Rakú

28 06 2009

raku.jpg

De todas las técnicas decorativas cerámicas que existen una de las más originales e impredecibles es la técnica del Raku. Técnica de origen japonesa, se podría decir que el Rakú se basa en la realización de un cuenco para la ceremonia del te. El descubrimiento y desarrollo de la cerámica Rakú data de finales del siglo XVI.

La técnica del Rakú, se ha adaptado y desarrollado en occidente hasta abarcar diversos métodos de cocción.

Tiene dos sistemas de realización:

  • uno, en donde la pieza se modela a mano, se calienta alrededor del horno y cuando está seca se esmalta, es por lo tanto una mono cocción. A continuación se introduce en el horno que está casi a la temperatura de fusión del esmalte y cuando se comprueba que este ha fundido, se extrae y se la hecha dentro de un cubo con agua o en un recipiente con serrín, papel de periódico, hierbas, hojas, ramitas, virutas, trapos… y se cierra herméticamente. Estos materiales, en contacto con la pieza incandescente, se queman, produciendo una cocción reductora, que influirá tanto en la pasta como en el esmalte.  Entre diez y quince minutos después este proceso se interrumpe volviendo a extraer la pieza y echándola en el cubo de agua, que la enfría con rapidez y también se puede dejar al aire.
  • En el segundo sistema, la pieza, realizada con cualquiera de las técnicas del modelado y torneado, después de seca se bizcocha y se esmalta, introduciéndose en el horno, en una cocción normal hasta la temperatura de fusión del esmalte. A partir de este momento el proceso es idéntico al explicado anteriormente. Bibiana Alonso (estudiante 2º Restauración de escultura)

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  2407  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image