Mis experiencias en el Prado

19 11 2009

 mu.jpg

Semana 1

Escribo desde un atardecer madrileño, cuando la brisa caliente y mortecina en la capital se riega con buena música y una castiza plaza de toros hasta la bandera. Escribo a un nombre, como esas canciones que tanto nos gustan y que sin embargo no entendemos.

Yo no entiendo qué hago aquí, por qué mis manos se pasean anhelantes sobre mármoles o maderas, por qué mi rostro de norteña recorre cada mañana la distancia que separa mi casa de la mejor pinacoteca de Europa. El azar es , en ocasiones, un rincón luminoso.

Y digo todo esto porque aunque lo piense detenidamente tengo que pellizcarme para comprobar que todos los reyes, vírgenes o mitos que observo cada día son tan reales como imaginaba , hace ya algunos años, en aquellas largas mañanas de sueño y querencia en la facultad.

Decía Huidobro que toda la historia del arte no es más que la evolución del hombre espejo hacia el hombre -dios, hombre-artista. Y nunca unas palabras fueron tan certeras como en estos instantes , dentro del Museo del Prado, desde el corazón mismo de los talleres de restauración donde se observa al milímetro cada pequeño resquicio de todas esas obras que tanto hemos admirado.

Es posible que no llegue a transmitir todo el caudal de emociones que merecorre pues , como cualquiera de las pasiones que nos embargan , lo verdadero se queda siempre en la vivencia, y por eso añadiré ,tan sólo, que las vocaciones se viven ,en este paraíso restaurador, desde el esfuerzo, la inventiva y la calma que nos regala la sabiduría.

Semana 2

Escribo deprisa, como esas cartas que deseamos que lleguen a su destino incluso antes de ser enviadas.

El Prado es un engranaje pulido y reluciente. Todo se crea al milímetro.

Hoy los operarios de mantenimiento tenían más trabajo que nadie. La Reina llegaba a las doce en punto para inaugurar la exposición de Sorolla.

Salí a la calle por la puerta del Botánico a fomentar uno de mis malos vicios. Me vi rodeada de periodistas, cámaras, llamadas de última hora y hombres serios con pinganillos en las orejas. Los lunes son siempre geniales para los neófitos en museos. Los pasillos se vacían de esas hordas despeinadas ypalpitantes llamados visitantes para dejar paso a esa especie de colmena laboriosa y callada que conforma la masa uniformada de trabajadores de esta institución.

Los chicos de seguridad juegan al fútbol con una pelota de tenis, la brigada cambia el uniforme por ropa de calle, se hacen coloristas y ruidosos, pasando de ejército a cuadrilla de amigos y las chicas de la limpieza silban alguna canción pegadiza en los lavabos. Adoro los lunes en el museo.

El trabajo en los talleres es siempre el mismo y siempre diferente. Es un oasis en mitad de la marabunta. Estoy segura que el mundo se para mientras las horas se acumulan en estas salas de luz sin esquinas que imaginó Moneo.

El taller de escultura es pequeño, pero tiene la calidez de los buenos hogares. Nos revolvemos como podemos entre Barron, Sergel y una enorme replica en madera de roble del Museo del Prado. Las restauradoras son jóvenes y siempre están alerta. Nos arrastran a la cafetería con tanta alegría como lo hacen mostrándonos el búnquer o los archivos, o ese adorable y espacioso taller de papel.

Os preguntaréis qué de diferente encontramos entre estos muros que nos hacen resplandecer de gozo. Supongo que tendría que confesar que es uno de esos lugares que te recuerdan constantemente por qué hemos decidido dedicarnos a este oficio, que más que oficio es vocación.

Eva Dapena. Exalumna de ESAPA

Recordamos a los titulados de ESAPA que se abre un plazo de solicitud de prácticas en el Museo del Prado para el año 2010.

 ref=”http://www.micontador.es”>Contador gratis

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  1578  veces


Acciones

Informaciones

Un comentario a “Mis experiencias en el Prado”

21 11 2009
tico (20:08:19) :

Estupendo … vale … ,y entonces que dices que has hecho durante las prácticas??

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image