MIKHAIL BARYSHNIKOV

Mikhail baryshnikov

Mikhail Baryshnikov

Mikhail baryshnikov es uno de los más importantes bailarines de la historia. Quizás debería empezar por Rudolf Nureyev, el bailarín más conocido del siglo XX. Pero yo prefiero a Mikhail Baryshnikov. Por muchas razones, entre ellas, que todavía baila en la actualidad. Lo primero es saber algunas cosas de él en este enlace.

A muchos de vosotros seguramente os sonará porque, no hace demasiado tiempo, participó como actor -otras de sus vertientes- en la conocida serie Sexo en Nueva York.

Baryshnikov junto a Sarah Jessica Parker

Baryshnikov fue el bailarín ruso más destacado de la segunda mitad del siglo XX, pero llegó un momento en el que decidió pedir asilo político en Estados Unidos, país en el que, con el tiempo, se nacionalizó. Esto  no sentó demasiado bien a los rusos, pero permitió a Baryshnikov convertirse en la más importante estrella del American Ballet, una de las compañías de danza clásica más importantes del mundo. Baryshnikov plasmó su propia experiencia en Rusia y la problemática que había en este país respecto a sus artistas, en una preciosa película que se titula Noches de sol.

Cartel de la pelãula

Ahora me gustaría enseñaros algunos fragmentos dificilísimos del repertorio de la danza, bailados por él. Los primero es El corsario, un ballet que tiene una variación -así se llaman a las partes solistas, porques siempre admiten diferencias con el original dependiendo de la cualificación del bailarín- muy complicada.

Comparad su versión con la de Rudolf Nureyev, quizás el más grande del siglo XX.

Otra vez Baryshnikov, pero en una de las más complejas variacions de otro ballet, Don Quijote.

Este es un fragmento de los más impresionantes que he visto nunca realizados por un bailarín. Pertenece a la película de la que os hablé antes, Noches de sol. Por cierto, ¿cuántas piruetas es capaz de hacer, sin zapatillas de ballet, y con un solo impulso? ¿Podriais contarlas?

Aquí hay otro ejemplo extraordinario, de un chico que ha querido batir el record del ruso, y lo ha conseguido, pero con un poco menos de elegancia. ¿No creéis? ¿Cuántas hace?

Este caso sí es realmente extraordinario. He perdido la cuenta, pero la chica juega con ventaja, ya que está más que preparada, en una superficie apropiada y resbaladiza. Además, la belleza de su giros no está tan lograda.

Y ahora, fijaos en la belleza de estos giros. Realmente bellísimos.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  6437  veces

Envía un comentario

YDebes estar autentificado para enviar un comentario.