¡¡¡BÉSAME SCHUMANN!!!

 Beeesameee, beeesame, Schuuuuuumaaaaannn, ...

 

 Muchísimas de las más conocidas canciones pop son, simplemente, copias o adaptaciones de obras clásicas. Es un recurso muy usado por los autores pop, copian los acordes de una obra de un gran compositor, le ponen otra melodía y ya está. En la mayoría de los casos, siempre puede decir que es casualidad. Les suele funcionar. La gente se lo cree. Simplemente les gusta la canción y pasan por alto la copia, que normalmente hace millonario al autor. La realidad es que la mayoría de los autores pop sólo recuerdan melodías conocidas cuando hacen las suyas. Muchas veces lo hacen inconscientemente, y otras, símplemente nacen de la pequeña variación de alguna obra conocida. Esta es la razón de por qué algunas canciones nos recuerdan mucho a otras. ¡Hay una razón de peso para que sea así! Están basadas en otras, consciente o inconscientemente. Lo cierto es que muchas veces resulta muy fácil rastrear el original. Aquí lo haremos mucho. Ahora os dejo un Concierto para piano en la menor de Robert Schumann -que recordaréis de El carnaval-, un gran compositor que sí inventaba melodías y sonoridades. Es un experimento, porque al mismo tiempo oiréis  Besame mucho, una canción escrita en 1940 por una autora mexicana llamada Consuelo Velázquez. Veréis las similitudes. ¿Casualidad o plagio? También os dejo la canción, que es muy bonita.

 

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  809  veces

Envía un comentario

YDebes estar autentificado para enviar un comentario.