“CONCIERTO PARA DOS PIANOS EN DO MENOR BWV1062″ DE BACH

 

 

Concierto en do menor para dos pianos BWV1062. J. S. Bach. Aunque todavía son muchos los datos desconocidos sobre el origen del género del concierto para instrumento de teclado en Bach, hay algunos antecedentes interesantes para comprender este tipo de composiciones. Es casi seguro que estas obras para uno o más teclados surgieran de las necesidades de una institución, el Collegium Musicum de Leipzig, cuyos estrenos reunirían ya muchas de las características del concierto burgués. Fue allí donde Bach, acompañado ocasionalmente por sus hijos mayores, Wilhelm Friedemann y Carl Philipp Emmanuel, ofrecía  con frecuencia sesiones musicales, de las que se tiene noticia por la prensa de la época. Se desconoce el momento preciso en el que el compositor presentó por vez primera un concierto con el teclado en funciones solistas, pero la abundancia de las páginas conservadas de dicho tipo inclina a pensar que los asiduos a las veladas del Collegium otorgaron a la forma su aceptación inmediata. Es posible que todo comenzara con el Quinto Concierto de Brandemburgo, ya que es éste el único precedente en su producción musical en el que se ve una decisión inequívoca del compositor en dotar de protagonismo al clave. Si bien es difícil afirmar que Bach es el inventor del concierto para teclado, dado que por los mismos años Haendel y el propio Vivaldi hacían obras parecidas para órgano y clave, no deja de resultar interesante que estos dos últimos compositores utilizasen en estas primeras obras los mismos recursos que el propio Bach, siendo a su vez sus obras, como las de Bach, fruto de la adaptación de otras piezas de otro repertorio instrumental. Este tipo de reutilización era común en la época que, y no tiene por qué restar coherencia a los discursos que toman a Bach como modelo de conducta. Es interesante observar que las versiones primitivas en las que se basó Bach, están un tono más alto que las transcripciones, en parte porque la extensión de los claves de que dispuso Bach llegaba hasta el re y en parte por la adaptación a tonalidades más clavecinísticas. El Concierto en do menor para dos pianos BWV1062 fue escrito hacia 1736, y adapta el Concierto para dos violines BWV1043. La ocasión para que Bach realizase este trabajo pudo encontrarse en una de las citadas sesiones del Collegium Musicum, en la que habrían intervenido el autor junto a su hijo Wilhelm Friedemann en los dos claves solistas. Las líneas de las manos derechas de los clavecinistas se corresponden con las de los dos violines de la obra original, en tanto que las izquierdas siguen a la orquesta y, de tanto en tanto, introducen material nuevo. Es curiosa una anécdota sobre la obra. Cuando  Bach escribió el Concierto para dos clavicémbalos y cuerda en Do menor BWV 1062 se encontró con que la partitura no llenaba por completo las hojas de su manuscrito. Al pie de cada página quedaban vacías tres líneas. Nuestro ahorrativo maestro pensó que una sonata para flauta y clave vendría de perlas para rellenar este espacio. Es la Sonata para flauta en La mayor BWV 1032. Por desgracia, los pies de las páginas 9 a la 14 fueron arrancados durante la II Guerra Mundial, habiéndose perdido irremediablemente cerca de 50 compases del primer movimiento.

Y ahora, toda la obra pero interpretada con clavecines

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  2691  veces

Envía un comentario

YDebes estar autentificado para enviar un comentario.