“CONCIERTO DE BRANDEMBURGO Nº 4″ DE BACH

 

Concierto de Brandenburgo en sol M, BWV1048.

La producción de Bach en su etapa de Köthen, sobresale por su dedicación a la música instrumental. De esta manera, el bienestar material y familiar del que se beneficiaba, era un campo propicio para desarrollar su inventiva armónica, contrapuntística e instrumental, surgiendo los denominados conciertos de Brandenburgo, denominados así, no por Bach, sino por el musicólogo alemán Philipp Spitta, autor que publicó, alrededor de 1875,  una de la más importantes biografías de Bach. Siguiendo sus pasos, Henry Besseler fue quien ordenó en 1935 los seis conciertos, tomando como criterio razones estilística y no cronológicas. El concierto nº 4, en sol M. fue compuesto entre 1719 y 1720, manteniendo muchas similitudes con el planteamiento de los conciertos a sólo italianos, es decir, la línea solista contrapuesta a una masa orquestal que adquiere mayor presencia con los tutti. En su instrumentación, además de la cuerda y el bajo continuo, destaca la presencia de dos flautas dulces o de pico, que Bach denominó “flauti d´echo”, lo que algunos autores interpretan como que dichas flautas eran tocadas con ciertos efectos de eco, a la manera de los venecianos de San Marcos. Sin embargo, el protagonismo instrumental recae sobre el violín, más explícito a lo largo de toda la partitura, si exceptuamos el andante, donde los tres instrumentos participan por igual en su desarrollo.

 

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  2264  veces

Envía un comentario

YDebes estar autentificado para enviar un comentario.