La guardia suiza

28 03 2010
  • Al hablar de la cuestión romana y los Tratados de Letrán y explicar que El Vaticano es un Estado independiente, un alumno se interesó por saber si tenían ejército. Pues sí, lo tienen: la guardia suiza. Al saber que sus miembros eran altos, guapos y… suizos mostró interés por ingresar en sus filas. Pues bien, no seré yo quien quite la vocación a nadie, sino al contrario.

  • Requisitos para ingresar en la guardia suiza:

-Estado civil: soltero (creo que este lo cumples sin problemas)
-Medir como mínimo 174 cm de estatura (para esto nos falta poco, creo)
-Tener entre 19 y 30 años de edad (es cuestión de tiempo).
-Tener el título de Graduado en Educación Secundaria (ni siquiera piden el bachillerato)
-Ser católico (obviamente)
-Ser suizo (bueno, Miguelito el de Mafalda también quería se suizo… por el chocolate)
-Haber pertenecido al ejército suizo y presentar un certificado de buena conducta.

  • Si cumples todos los requisitos y al final te vemos al servicio de su Santidad, tendrás el honor (no así el sentido del ridículo) de poder lucir este fabuloso uniforme. El actual ha sido diseñado por el Comandante de la Guardia Jules Répond (1910-1921) a partir del modelo que se atribuye a Miguel Ángel hecho en 1505, por lo que es considerado una de las vestimentas militares más antiguas del mundo, siendo mucho más vistoso, alegre y brillante que el del siglo XIX: el yelmo, ornado con una pluma roja; los guantes blancos, la coraza, que aún tiene una reminiscencia medieval, y el casco, que es una copia del que llevaban los soldados españoles en el siglo XVI. El color rojo fue introducido por el Papa León X, en referencia al escudo de los Médicis. Los guardias suizos no usan propiamente botas, aunque sí medias adherentes a las piernas, sujetas a la altura de la rodilla por una liga dorada. Este uniforme expresa la alegría de ser soldado, de combatir y de estar al servicio del Papa.


Laika

11 03 2010
  • Era rusa y se llamaba Laika…  Al final, después de varias clases, de derrocar el régimen zarista, de hacer una revolución, de hacer otra, de vivir bajo la férrea dictadura comunista, de ver desmoronarse el imperio soviético, de la perestroika y de la llegada del capitalismo a las frías tierras siberianas… ustedes siempre recordarán a Laika y compararán la propaganda estalinista con los anuncios de Ariel ¡es para matarme! Pero la profe sabe, que si algún día participan en algún concurso televisivo y les preguntan quién fue el primer ser vivo que llegó al espacio, contestarán sin dudarlo: ¡Laika! De modo que, si para algunos París bien vale una misa, para mi, Laika bien vale un artículo.

  • Como dice Mecano, era rusa y se llamaba Laika. Era una de tantos perros recogidos en las calles de Moscú por el programa espacial soviético, para convertirse en piezas clave de la carrera espacial. Tan solo un mes después del gran éxito informativo que supuso el lanzamiento del Sputnik, la Unión Soviética completaba su segundo objetivo, la puesta en órbita alrededor de la Tierra del primer ser vivo, el 3 de noviembre de 1957, coincidiendo con el cuarenta aniversario de la revolución de octubre. Por más que la propaganda rusa trató de ocultar detalles escabrosos sobre cual iba a ser el fin de Laika, era evidente que sus posibilidades de supervivencia eran mínimas. La perra fue trasladada al cosmódromo de Baikonur (Kazajstan) para terminar con su preparación y finalmente, fue lanzada al espacio, protagonizando lo que sería un viaje sin retorno. El Sputnik 2 iba equipado con un sistema de soporte vital capaz de generar oxígeno y de absorber dióxido de carbono. El interior de la pequeña cápsula era capaz de controlar su temperatura a partir de un ventilador automático y Laika disponía de comida suficiente como para sobrevivir unos siete días. Aún así, las cosas no salieron bien. El fuerte estrés que tuvo que soportar fue detectado desde los instrumentos de tierra: alrededor de 240 latidos por minuto durante el despegue, acompañado de un ritmo respiratorio que triplicaba el normal. ¡Lo flipó, vamos! Ya en órbita uno de los bloques del cohete que tenían que separarse del módulo principal, no lo hizo. Además parte del aislamiento térmico del segundo Sputnik se perdió calentando hasta los 40 grados el interior de la cápsula. Lo que vulgarmente se llama Ley de Murphy. La información oficial, por supuesto, además de apoyar el tremendo éxito de la misión, científicamente importante para el conocimiento de las técnicas necesarias para sobrevivir en el espacio, habló de que Laika había muerto varios días después del despegue. La realidad la desveló Dimitri Malashenko, uno de los científicos involucrados en el proyecto, en el año 2002. La prisa impidió a su equipo construir un equipo de control de temperatura suficientemente avanzado para tal misión y Laika, como ya se había supuesto, moría unas cinco horas después del despegue, víctima de la confusión total provocada por el lanzamiento, que la estresó mucho más que ninguna prueba previa, y del sobrecalentamiento de la cápsula espacial. ¡La asaron! Esa es la cruda realidad. Pero esta mini historia que acabo de contaros, es mucho mejor que la escuchéis cantada por Mecano.

Esta película necesita Flash Player 7

  • ¡Atención! pregunta: ¿Por qué en los países comunistas se habla de cosmonautas mientras en los países capitalistas se habla de astronautas? ¿Hace medio puntito más en el examen?
  • Y aprovechando este viaje interestelar, para quienes quieran saber más sobre lo que pasa ahí fuera y sobre lo que hacen esos que están en la Luna (literalmente, no como los de letras que acostumbramos a estarlo, pero de otro modo) dense una vuelta por ¡Eureka! Sí, ya sé que es un blog de Física y Química, pero prometo que sus efectos secundarios no son demasiado dañinos Guiño.
  • Por cierto, lo del perrito caliente ¡sublime!


Rectifico: aún quedan héroes.

4 03 2010
  • La profe recibe un correo con un enlace y unas palabras a modo de presentación: “Es una entrevista a José Luis Sampedro. Comienza con Benedetti/Serrat, termina con Sabina y alude a valores de la Revolución Francesa. Comprenderás que tenía que mandarte el enlace”. A partir de aquí, escribo yo: tenía que colgar el enlace en el blog, tenía que desdecirme de lo dicho en el artículo anterior, ¡vaya si quedan héroes! Supongo que con los exámenes ya hechos, tendréis más ganas de tiraros a la calle que de dedicar veinte minutos a escuchar la entrevista, pero os aseguro que merece la pena. Y por cierto, ahora que estáis tan interesados en la política (para que luego digan que pasáis de ella) no os sobrará nada escucharla. La política, es más que el sistema bipartidista que os ha tocado vivir. Hay que mirar más allá: mirar hacia el futuro, sin olvidar el pasado.

  • Hay canciones, que bien merecen ser escuchadas enteras. Es más, hay discos que deberían ser escuchados enteros.

Esta película necesita Flash Player 7