Con la música a otra parte

22 06 2010
  • El curso toca fin, se avista el verano en lontananza. A los de sociales, como acostumbran a nombrarnos nuestros pupilos, nos queda todavía más de un mes porque este año, sea de un lado o sea del otro, aquí pringamos (casi) todos. Pero lo seguro, es que a la muchachada le decimos chao. A algunos volveremos a verlos en septiembre, ojalá no fuera así, pero nada es perfecto. Pero la mayoría se va, con su aprobado bajo el brazo, camino del merecido descanso. Es más, muchos ya se han ido sin darle a la profe la posibilidad de decirles adiós como es debido. No hay nada como despedirse con música, podía tirar del manido adiós con el corazón, pero no me creerían. Conste que si vosotros hicierais lo mismo yo tampoco lo haría muchachos.

Esta película necesita Flash Player 7

  • Confieso que a pesar de su desaforado verbo (jamás había tenido alumnos con tal incontinencia verbal ) supieron suplir la charlatanería con esfuerzo, prueba de ello son las magnificas notas de la mayoría. Fueron también los más politizados de todos cuantos he conocido hasta ahora, y lejos de bombardearme con el manido interés por mi estado civil y mi edad, trataron de adivinar de qué pie cojeaba en lo ideológico. ¡Me encantan! Y me cantan, porque más de una vez acabaron discutiendo sobre músicas de tiempos pretéritos y saludos marciales o revolucionarios. Creo que entendieron que la República no es un don de la  izquierda, que las banderas no dejan de ser trozos de tela y que la Historia es algo más que una batalla entre buenos y malos, también están los matices. Desde el respeto se puede danzar al son que más guste y no está de más que la irreverencia adorne los diecisiete. Ya sabéis, la profe dice que hay que crecer contra algo.

Esta película necesita Flash Player 7

Esta película necesita Flash Player 7

  •  Yo me despido y me voy con la música a otra parte. No sin antes dedicarles este artículo a tod@s y para tod@s. Para el que se dejó vencer por la vagancia y para el que no claudicó hasta que llegó al cinco; para la capitalista, para la socialista, para la facha, para la comunista, para el conservador y para la anarquista de corazón y cabeza (mucha cabeza); para el que me hablaba del caudillo del sur y nombraba al ausente por su nombre; para los seguidores de Intereconomía y para la que nunca ve la tele; para la diplomática, para el enamorado; para la que redacta con precisión de cirujano y para la de arrebatada prosa; para la que tiene la “desgracia” de parecerse a la profe y para la futura profe; para el que confesó que la Historia no estaba hecha para él y para la que quizás acabe dando clase de Historia; para la que siempre sonreía y asentía desde su asiento cuando servidora buscaba una mirada cómplice y para el que trataba de reventar la clase en cuanto me daba la vuelta; para el futbolero y para el futbolista, para la que juega al baloncesto, para el que juega al rugby, para la atleta y para el futuro periodista deportivo; para la que toca el piano, para la que lee a Safo, para la que hace dibujos después de los exámenes; para nuestra amiga limpiadora y sus interrupciones de los martes; para el que no habla y para el que no calla; para la señora de la Vega (qué para mí es más que la vicepresidenta); para los del Oviedo (tranquilos que un día de estos volvéis a primera) y para la del Sporting; para los de las camisetas subversivas, para la pija (léase con cariño), para el que quiere al corcho más que a mi; para la que juró no faltar ni una clase más y no volví a verle el pelo; para el del padre economista y para el futuro economista; para las bloggeras, para el abuelo de Kike y para Kike; para quienes se tomaban libre el viernes a última y para quienes no se lo tomaban; para el que sacrificó ¡dos findes! por estudiar historia, para la que me borraba la pizarra; para los que todavía están verdes y para las que ya maduraron; para el alérgico, para la que hace las portadas de los trabajos ajenos, para el que toca el saxo ¡que a mi me tocó tanto las narices!; para los de la penuria, para el que me endulzó la vida con tiramisú; para las que sacrifiqué y utilicé como Estados tapón… (gracias chicas); para el que me pasó el facebook de Hitler; para los ciudadanos de tercero, para el nadador que intenta hacer lo propio (o sea, nada); para los que perdimos por el camino; para la inocente a la que a golpes de realidad le fui desmoronando el mundo… para tod@s, lo dicho: señores, un placer.

Esta película necesita Flash Player 7

  • P.S.: No quiero irme sin tranquilizar quienes temen que la profe agobiada por opos, crisis, realidades y facturas haya caído en el desencanto. No se preocupen, la profe también sabe que lo hermoso es difícil y sigue apostando a las fichas caídas de cualquier dominó. La profe sabe que el bando perdedor no tiene por qué ser el bando equivocado. Y que muchas veces quienes vencen, no convencen. Salud.

 



PAU ¿Gasol?

14 06 2010
  • Hoy un buen puñado de seguidores de este blog están en capilla. Mañana empiezan en Asturias las pruebas de la PAU. Os aseguro que no es tan fiera la PAU como la pintan, pero si a alguien no le va tan bien como esperaba, que sepa que no será el primero al que le pasa. (Siento que no se pueda ver el vídeo directamente, pero al pinchar en él lo veréis en youtube, si usáis firefox. Si lo vuestro es el explorer pinchad sobre este enlace).