Regreso (al futuro)

26 10 2010
  • Cuando era pequeña me daba por imaginar que viajaba en el tiempo. Pensaba cómo sería la vida cien, doscientos, trescientos años atrás (mucho más allá no iba, con razón dice una colega que lo mío ni es Historia ni es nada). Siempre fui algo rarita porque no me interesaban los faraones, ni los reyes, ni las batallas, ni los amoríos dinásticos… (los marxistas a esto lo llaman de otra forma). Sólo pensaba en la gente, en sus casas, en sus vidas, en su día a día, en su cotidianidad. Soñaba con una máquina que me permitiera viajar a través del tiempo y vivir otras vidas, ver otras realidades. Mediados los ochenta, disfruté del bueno de Michael J. Fox protagonizando mi sueño en la gran pantalla. El tiempo pasa demasiado deprisa, el 2015 al que viajaba McFly en la segunda entrega de la saga, ya está a la vuelta de la esquina y Regreso al futuro me sorprende en mi presente, celebrando sus bodas de plata. Al final, la máquina para viajar en el tiempo se llamaba Historia y servidora vuelve a llamarse profe. El artículo, como siempre, no es más que un pretexto. En este caso para celebrar que la profe respira de nuevo en su ecosistema favorito. Ese que me consume y me regenera a partes iguales, ese alejada del cual, dicen por ahí que estoy insoportable.

  • P.S.: Por los pasillos del Alfonso me veréis correr este curso. Es la alcurnia, que le dicen. Guiño

Esta película necesita Flash Player 7