2.500 páginas de medievo

27 04 2013
  • No es la profe muy dada a leer novela histórica, pero no puede negar que como casi todos, ha caído en las redes de Ken Follett y su mítica novela Los pilares de la tierra; también en los de su segunda parte, Un mundo sin fin. Además de transportarnos a un mundo de reyes, damas, caballeros, monasterios y castillos, nos enseña mucho sobre la construcción de catedrales y el sistema gremial. Conviene saber un poco de arte hasta para leer bestsellers.

  • El contrato de mantenimiento de la catedral se había suscrito con Elfric, carpintero por formación y constructor de oficio. Merthin lo seguía pegado a sus talones, en calidad de aprendiz. Varias hileras de pilares dividían el extremo oriental de la iglesia en cuatro secciones o crujías. El hundimiento había afectado a las dos más próximas al crucero. La bóveda de piedra de la nave meridional había quedado destruida por completo en la primera crujía y parcialmente en la segunda. Había grietas en la galería de la tribuna y varios parteluces habían caído de las ventanas del triforio.
  • -La falta de consistencia de la argamasa provocó el derrumbamiento de la bóveda y eso a su vez originó las grietas de los pisos más altos. Concluyó Elfric.