La voz de Allende

11 09 2013
  • Desde que somos europeos, la Historia de América ha desaparecido de nuestros temarios. Esa gente pobre, esas repúblicas bananeras (imagino la voz de nuestros ínclitos hacedores de currículos adornados con competencias básicas) no tienen cabida en nuestro sistema educativo. Pero como la profe es bastante cabezota, se empeña en seguir sin dar la espalda a un continente al que, nos guste o no, siempre estaremos unidos (quien no tenga un pariente en América, que tire la primera piedra). Por eso, tal día como hoy, no renuncio a recordar el golpe de Estado que, el 11 de septiembre de 1973, acabó con la democracia en Chile. Tampoco olvido aquel día del curso 2001-2002, en el que mi tutora de CAP me dejó explicarlo en clase. Quizás porque aquel día, mientras la voz de Allende hizo callar un aula de 1º de Bachillerato, yo supe que sin lugar a dudas, no había equivocado la carrera.
  • (…) Ante estos hechos, sólo me cabe decirle a los trabajadores: ¡Yo no voy a renunciar! Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi vida la lealtad del pueblo. Y les digo que tengo la certeza de que la semilla que entregáramos a la conciencia digna de miles y miles de chilenos, no podrá ser segada definitivamente. Tienen la fuerza, podrán avasallarnos, pero no se detienen los procesos sociales ni con el crimen… ni con la fuerza. La historia es nuestra y la hacen los pueblos.

Esta película necesita Flash Player 7

  • Éstas son mis últimas palabras y tengo la certeza de que mi sacrificio no será en vano. Tengo la certeza de que, por lo menos, habrá una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.