“Queda terminantemente prohibido…”

22 11 2015

A don Paco, maestro. In memoriam.

  • Toulo vindo, toulo vindo enchido, grandón, coloradón y contento. Toulo vindo feliz, orgulloso dos sous nenos, de nosoutros. De centos de nosoutros que pasamos polas súas maos pra fernos grandes y miyores. D’esos qu’hoi desde primeira hora da mañá, encenderon as redes sociales cúa triste nova del sou adiós. Fai días lin úa necrolóxica de Carlos Bousoño, úa antigua alumna fía d’él úa descripción que me pareceu sublime: entraba en clase como un miura joven. Nun se pode decir máis con tan pouco. Describe al docente de raza, a ese que conoce a os sous alumnos un por un, a ese al qu’a enseñanza ye corre polas venas, al qu’é pura alegría de vivir dentro del aula, a usté don Paco, a usté. Usté foi el noso miura, el de tantos que como eu, choran hoi apenaos a súa marcha. Hoi hasta á paloma verde, símbolo da nosa infancia, se ye escapóu úa lágrima.

 

  • Todos los años, en algún momento, la muchachada me pregunta porqué los trato de usted. Todos los años les respondo con alguna evasiva y una sonrisa, no sé como haré este año para que no se me arrasen los ojos de lágrimas. La Paloma despide hoy a don Paco, servidora dice adiós a la persona que me envenenó de Geografía e Historia hasta la médula y sembró la semilla de la profe que soy. Cierto que tras él otros la regaron, pero a don Paco le debo el oficio. Decía Rilke que nuestra patria es la infancia y la mía tuvo la suerte de tener por bandera una escuela pública de vanguardia, con maestros entregados, apóstoles de la enseñanza. Mi infancia es don Paco y los que como él sacrificaban sus tardes y sus fines de semana por nuestras actividades extraescolares. Aquellos autobuses con críos vestidos de verde Leer más »



#WHYSYRIA by WHYMAPS

19 11 2015
  • Si me dicen hace años que un vídeo de manos (sic) acabaría siendo viral en las redes sociales me hubiera dado la risa. Creo que a estas alturas ya no quedará nadie entre la muchachada sin verlo, pero por si acaso fuera así, aquí lo dejo.



Begin the beguine

18 11 2015
  • Confieso que he estado a punto de cerrar el chiringuito. De dejar 1789 en la fecha emblemática que es y olvidarme de un blog del que sólo consigo quebraderos de cabeza. Estoy harta de encontrarlo lleno de spam cada vez que trato de moderar comentarios, harta de mandar mensajes al cgsi y que pasen de mi, harta de corregir enlaces una y otra vez porque cada curso se me van al traste las presentaciones, imágenes y documentos que tengo en él (esta vez dimito, ni puñetera idea de cómo insertar ahora todo el material que tengo en Google Drive), ¡a punto de cascar todo, oigan! Cuando de pronto, un exalumno que a estas alturas del asunto debe haber acabado la carrera y una desconocida que dice ser alumna del Menendez Pidal de Avilés van y me lían de nuevo. Cómo negarle mi trabajo al hermano de Nacho, sería una verdadera penuria Guiño. Cómo no compartir tu trabajo con una alumna desconocida, que envía un correcto correo pidiéndote por favor unos apuntes que tenías bajo contraseña… así que volvemos a la carga, toca volver a empezar en ese lugar en el que comenzó todo, ese que me confirmó que podría vivir de muchas cosas, pero la que me haría feliz sería esa que llaman docencia.

  • Por cierto, salvo algunas caras, el tamaño de mi mesa y el color de las cortinas, le doy la razón a Gardel y su famoso tango y confirmo también lo que decía aquel portero reconvertido en cantante: la vida sigue igual.