Begin the beguine

18 11 2015
  • Confieso que he estado a punto de cerrar el chiringuito. De dejar 1789 en la fecha emblemática que es y olvidarme de un blog del que sólo consigo quebraderos de cabeza. Estoy harta de encontrarlo lleno de spam cada vez que trato de moderar comentarios, harta de mandar mensajes al cgsi y que pasen de mi, harta de corregir enlaces una y otra vez porque cada curso se me van al traste las presentaciones, imágenes y documentos que tengo en él (esta vez dimito, ni puñetera idea de cómo insertar ahora todo el material que tengo en Google Drive), ¡a punto de cascar todo, oigan! Cuando de pronto, un exalumno que a estas alturas del asunto debe haber acabado la carrera y una desconocida que dice ser alumna del Menendez Pidal de Avilés van y me lían de nuevo. Cómo negarle mi trabajo al hermano de Nacho, sería una verdadera penuria Guiño. Cómo no compartir tu trabajo con una alumna desconocida, que envía un correcto correo pidiéndote por favor unos apuntes que tenías bajo contraseña… así que volvemos a la carga, toca volver a empezar en ese lugar en el que comenzó todo, ese que me confirmó que podría vivir de muchas cosas, pero la que me haría feliz sería esa que llaman docencia.

  • Por cierto, salvo algunas caras, el tamaño de mi mesa y el color de las cortinas, le doy la razón a Gardel y su famoso tango y confirmo también lo que decía aquel portero reconvertido en cantante: la vida sigue igual.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  230  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image