“Queda terminantemente prohibido…”

22 11 2015

A don Paco, maestro. In memoriam.

  • Toulo vindo, toulo vindo enchido, grandón, coloradón y contento. Toulo vindo feliz, orgulloso dos sous nenos, de nosoutros. De centos de nosoutros que pasamos polas súas maos pra fernos grandes y miyores. D’esos qu’hoi desde primeira hora da mañá, encenderon as redes sociales cúa triste nova del sou adiós. Fai días lin úa necrolóxica de Carlos Bousoño, úa antigua alumna fía d’él úa descripción que me pareceu sublime: entraba en clase como un miura joven. Nun se pode decir máis con tan pouco. Describe al docente de raza, a ese que conoce a os sous alumnos un por un, a ese al qu’a enseñanza ye corre polas venas, al qu’é pura alegría de vivir dentro del aula, a usté don Paco, a usté. Usté foi el noso miura, el de tantos que como eu, choran hoi apenaos a súa marcha. Hoi hasta á paloma verde, símbolo da nosa infancia, se ye escapóu úa lágrima.

 

  • Todos los años, en algún momento, la muchachada me pregunta porqué los trato de usted. Todos los años les respondo con alguna evasiva y una sonrisa, no sé como haré este año para que no se me arrasen los ojos de lágrimas. La Paloma despide hoy a don Paco, servidora dice adiós a la persona que me envenenó de Geografía e Historia hasta la médula y sembró la semilla de la profe que soy. Cierto que tras él otros la regaron, pero a don Paco le debo el oficio. Decía Rilke que nuestra patria es la infancia y la mía tuvo la suerte de tener por bandera una escuela pública de vanguardia, con maestros entregados, apóstoles de la enseñanza. Mi infancia es don Paco y los que como él sacrificaban sus tardes y sus fines de semana por nuestras actividades extraescolares. Aquellos autobuses con críos vestidos de verde camino del partido o el campeonato de atletismo. Aquel Escord que nos recogía los sábados por la mañana para ir a ensayar teatro hoi tampouco chego pa ir de compras, vaime matar a de Serantes. Don Paco era las voces y la risa; las mesas del comedor, el segundo turno, los esquemas, el comprender no memorizar, el teatro, los carnavales, la excursión de octavo a Madrid y su famoso proyecto, el queda terminantemente prohibido, las semanas culturales… el colegio del que nunca nos fuimos. Era un maestro con mayúsculas. Si José Antonio Marina lo hubiese conocido nos hubiéramos ahorrado tantas chuminadas; entendería que a la hora de enseñar el único requisito para hacerlo bien es querer, sobra la palabrería.

 

 

 

 

  • Condo alguén se nos vai, acostumbramos a pensar na última vez lo vimos. Al pensar en usté véuseme á cabeza nel pico d’un escenario, na semana cultural de Barres el ano pasao, como director del grupo de teatro dos xubilaos das Figueiras. Saliu recibir a ovación final, el aplauso al trabayo ben feito, as gracias del público. Sabe, gústame despedirme d’usté con ese recordo, entre aplausos y risas. Gústame despedirme dándoye as gracias por pasarme un pedacín de formento da súa vocación, darye as gracias por regalarme a alegría de poder entrar nel aula, cada día, como un miura joven.

  • P.S.: Reconocimientos varios a don Paco en la prensa y un corazón en el que muchos lo llevaremos siempre.

 

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  413  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image