Santa María de Zalón

9 08 2013
  • Hay placeres estivales a los que se llega por carreteras secundarias. Hallazgos inesperados al borde de cunetas envueltas en zarzas. Entre el puente del infierno y la capital de Ayande, un indicador llamó la atención de la profe. Zalón, se superponía en graffiti sobre el Celón del cartel oficial. Sin prisa y con ganas de perderme, enfilé la carretera cuesta arriba. Coqueta por fuera, Santa María de Zalón destaca a la entrada del pueblo. Románico tardío, de la primera mitad del XIII, es una iglesia rural de fábrica sencilla. La portada, con detalles decorativos propios ya del gótico, el relieve del testero, los capiteles tallados, el típico sogueado del arte asturiano, etc invitan a entrar al interior.

  • En estos casos, la llave acostumbra a custodiarse en el bar del pueblo, así que entré en Casa Benito, la tienda-bar que recibe al visitante al pie de la iglesia. Sustituí el vino de la tierra de Cangas por un vulgar refresco (por aquello de la conducción) y tras confraternizar con los parroquianos pedí la llave. No estaba allí, sino en el otro bar del pueblo: Casa Cienfuegos. Para allá se fue la profe, que por fin pudo entrar en la iglesia acompañada por una colega, profesora de inglés en Burgos para más señas, y amabilísima, por cierto. Si Santa María de Zalón sorprende por fuera, lo hacé más aún por dentro. La nave única cubierta con armadura de madera, el arco toral apuntado con semicolumnas pareadas, la cabecera cuadrangular con bóveda de cañón, el retablo barroco, la virgen románica… pero sobre todo, las magníficas pintura murales que decoran el presbiterio. Secuencias de la pasión de Cristo y la Coronación de María, pintadas allá por el siglo XVI por un artista conocido como el Maestro de Celón. Según Javier Gonzáles Santos, reproducen composiciones del grabador alemán de finales del siglo XV Israhel val Meckenem el Joven.

Esta película necesita Flash Player 7

  • Un buen sitio para perderse y encontrarse luego degustando el afamado repollo relleno de la Pola.


¡Enseñanza Pública!

9 05 2013



2.500 páginas de medievo

27 04 2013
  • No es la profe muy dada a leer novela histórica, pero no puede negar que como casi todos, ha caído en las redes de Ken Follett y su mítica novela Los pilares de la tierra; también en los de su segunda parte, Un mundo sin fin. Además de transportarnos a un mundo de reyes, damas, caballeros, monasterios y castillos, nos enseña mucho sobre la construcción de catedrales y el sistema gremial. Conviene saber un poco de arte hasta para leer bestsellers.

  • El contrato de mantenimiento de la catedral se había suscrito con Elfric, carpintero por formación y constructor de oficio. Merthin lo seguía pegado a sus talones, en calidad de aprendiz. Varias hileras de pilares dividían el extremo oriental de la iglesia en cuatro secciones o crujías. El hundimiento había afectado a las dos más próximas al crucero. La bóveda de piedra de la nave meridional había quedado destruida por completo en la primera crujía y parcialmente en la segunda. Había grietas en la galería de la tribuna y varios parteluces habían caído de las ventanas del triforio.
  • -La falta de consistencia de la argamasa provocó el derrumbamiento de la bóveda y eso a su vez originó las grietas de los pisos más altos. Concluyó Elfric.


Habemus Capilla Sixtina

12 03 2013
  • Los católicos andan hoy pendientes de la elección del jefe de Estado del Vaticano, del obispo de Roma, del vicario de Cristo… del Papa, en definitiva. En 1789, poco dados al seguimiento de dogmas y verdades reveladas, aprovechamos la ocasión para deleitarnos con placeres mundanos como la contemplación de una de las obras cumbres del Renacimiento. Celebran los cardenales el cónclave, celebremos nosotros el genio de los Miguel Ángel, Botticelli, Perugino o Ghirlandaio, entre otros. (Pinchando sobre la imagen, podéis hacer un recorrido virtual por la Capilla Sixtina).



Libertad guiando al pueblo

17 12 2012
  • Alguna vez me han dicho que la cabecera de mi blog es errónea porque la imagen y el título no son contemporáneas. Me explico, el blog como sabéis se titula 1789 (fecha de la revolución francesa) pero Delacroix no pintó la Libertad guiando al pueblo para conmemorar ese evento sino la revolución liberal de 1830. Suelo defenderme diciendo que he elegido esa obra por su fuerza expresiva, no porque no sepa cuándo ni porqué se pintó. Tanto la fecha como el cuadro son debilidades de la profe, como el fútbol, como los libros, como la radio, ¡y como Mafalda!

  •  Desconozco el nombre del artista que ha reinterpretado las criaturas creadas por Quino, pero es una de esas veces en las que servidora sólo puede decir: ¡sublime! Ah, si fuera alumno le pondría un 10 (vosotros, actuales y ex- sabéis de lo que hablo).


Cría fama…

3 12 2012
  • Os Alba tein a colección catalogada. Imagina la profe que la frase no necesita traducción, explicación quizás. La pronunció esta mañana, a modo de saludo, la directora de mi IES cuando servidora aterrizó en la sala de profesores. ¿Por qué?

  • Pues porque la profe tiene ganada la mala, al tiempo que incierta fama de apropiarse de bienes ajenos, en concreto de libros u otros documentos históricos. ¡Falacias! Cierto también que ganas no le faltaron. Porque cuando me vi delante de manuscritos de Colón (don Cristóbal), una primera edición del Quijote, cerámica de la antigua Grecia, un privilegio rodado de Juan II de Castilla y cuadros hijos de la mano de Goya, El Greco, Tiziano, Chagall, Rembrant, o Fra Angélico (entre otros)… ¡ganas (repito) no me faltaron! La incisiva mirada de los encargados de la seguridad del recinto, al tiempo que mi natural indecisión y falta de arrojo, confieso que minaron mi espíritu delictivo. Quizás si me hubiera tomado el cafetín en el Gijón antes de entrar a la exposición y no después, me hubiera atrevido. Y no porque la cafeína afectara mi ánimo sublimando mi espíritu y dándome fuerzas para poner en práctica mi plan, sino porque compartí vecindad de mesa con Álvaro de Luna, el mítico Algarrobo. Sin duda el recuerdo de Curro Jiménez, ese Robin Hood a la española que aderezó de sentimiento patrio y conciencia de clase mis infantiles tardes televisivas, me hubiera dado las alas necesarias para poder estar ahora acariciando las páginas de la primera edición del Ingenioso Hidalgo y no las teclas de mi maltrecho ordenador, mientras me consuelo pensando que podré leer mi edición de Cátedra, comprada honradamente con el sudor de mi frente, cuantas veces quiera. Valga este artículo, eso sí, para que algunas se echen unas risas, para que la retranca siga campando a sus anchas por las salas de profesores porque es sin duda síntoma de inteligencia y sobre todo, para animaros a que si tenéis ocasión y os caéis por Madrid de aquí a marzo, paséis por la exposición. Merece la pena.


Visita inesperada

30 05 2011
  • Una de las pocas licencias que se ha permitido este año la profe en clase de Arte ha sido dedicar unos minutos a analizar La dama del armiño, aunque el temario de la PAU invite a obviarla. Hoy el noticioso vespertino me sorprende con el anuncio de su visita a España, algo de lo que sin duda me alegro, siempre regocija poder contemplar la belleza. No me extraña que quien ha podido conservarla a través de los avatares de la Historia afirme: Si se pierde, me muero. Ese es su precio.

  • Recuerdo que al verla en clase discutimos sobre cual de las dos damas de Leonardo nos gustaba más. Mi elección está clara. Pero para gustos hay colores.



El rey pasmado

1 04 2011
  • El programa de Arte nos obliga a cometer sacrilegios que sin duda merecen el restablecimiento de la Santa Inquisición; como despachar a Velázquez con cincuenta minutos de clase. Pero el temario aprieta y la PAU, que se vislumbra ya en lontananza, ahoga. Hoy confesé a mis pupilos que por más retratos que Velázquez le haya hecho a Felipe IV, yo no puedo evitar ponerle la cara de Gabino Diego en El rey pasmado. Del mismo modo, mi Olivares será siempre Javier Gurruchaga aunque los libros de texto sigan ilustrados con el retrato ecuestre que le hizo don Diego. En este caso, contradigo el dicho y es la ficción la que supera la realidad.