Secundaria es otra Historia

Blog de Geografía e Historia

¿Por qué nuestro planeta es azul?

Publicado por rocioof el 10 Noviembre 2016

Cuando vemos la Tierra desde el espacio, la vemos como una gran bola azul. Posiblemente ya sabéis por qué: la mayor parte de su superficie, dos tercios, es agua. El conjunto de todas las aguas que hay en la Tierra se llama hidrosfera. No incluye sólo los mares y océanos, que es lo que vemos desde el espacio, sino también los ríos, los lagos, el agua congelada en los polos y en los alto de las montañas, e incluso el vapor de agua que está en la atmósfera.

La cantidad de agua que existe en la Tierra es siempre la misma. Incluso en las zonas que se han convertido en secas, el agua no desaparece, se evapora y pasa a forma gaseosa, pero sigue ahí. Es lo que llamamos el ciclo natural del agua, y que seguramente conocéis de Primaria. No obstante, vamos a repasarlo viendo esta animación (id pulsando en la flecha para avanzar). A continuación, haz la actividad nº5 de la página 43 en tu cuaderno (puedes ayudarte con las definiciones que aparecen en esa misma página).

Según dónde la encontramos, las aguas pueden distinguirse entre oceánicas (las de los mares y océanos)  y continentales (las que encontramos en la corteza terrestre, como ríos y lagos). La mayor parte del agua del planeta es salada, el agua dulce representa menos de un 3%. Esto es importante, porque el agua dulce es la que necesitamos para beber o regar los cultivos. Por eso, es importante no malgastarla. Dado que su distribución en el planeta es desigual, hay zonas donde hay gran necesidad de agua potable, ya que el agua en malas condiciones puede producir enfermedades. Todos debemos esforzarnos en ahorra agua.

¿Se te ocurre cómo podrías hacerlo tú? Escribe en tu cuaderno una lista con cinco cosas que podrías hacer para no malgastar el agua.

 Las aguas oceánicas.

Como ya hemos visto, la mayor parte de las aguas de la Tierra la forman las aguas oceánicas. Su principal característica es que es salada. ¿A qué se debe? Fundamentalmente, la salinidad de los mares se debe a la presencia de rocas disueltas que son arrastradas por los ríos hasta el mar. Sin embargo, no todos los mares tienen la misma cantidad de sal. Cuanto más pequeños y cerrados, mayor es su salinidad, porque el agua se evapora con más facilidad. Así por ejemplo, encontraremos más sal en el Mar Mediterráneo que en el océano Atlántico. El caso más destacado es el del Mar Muerto, tan pequeño que en realidad es un lago salado, pero nos sirve para ilustrar lo que ocurre cuando la salinidad es muy grande: el agua se hace más densa. Por ello, flotar en el Mar Muerto es más fácil que en cualquier otro lugar. Otra consecuencia de ser tan salado es que no hay peces: por eso se llama Mar Muerto.

Las aguas marinas están en constante movimiento a causa de las corrientes, las mareas y las olas. Las corrientes marinas son como grandes ríos que discurren por los océanos. Sus aguas suelen tener una temperatura y densidad diferente que las aguas que las rodean. Los peces pueden aprovecharlas para desplazarse más rapidamente. ¿Recordáis la película Buscando a Nemo? En una escena unas tortugas aprovechaban la gran corriente de Australia Oriental para viajar más rápido. En este enlace podéis volver a ver la escena. En el siguiente mapa podéis ver las principales corrientes marinas de la Tierra:

Las mareas son subidas y bajadas del nivel del agua del mar a causa de la atracción de la Luna sobre el agua. Podéis ver una explicación en este video de Youtube. ¿Difícil? Probad a ver este otro vídeo, hecho por una chica de instituto como vosotros que ha construido una maqueta. Para comprobar que lo has entendido, escribe en tu cuaderno un breve resumen explicando, con tus propias palabras, por qué se producen las mareas.

Por último, nos encontramos las olas. Su explicación es mucho más sencilla: las olas se forman cuando el viento agita la superficie del mar. Las olas suben y bajan en un movimiento circular (seguro que os suena ver esa forma en imágenes de surf) y rompen en el fondo, así que en realidad no avanzan hacia la playa, aunque pueda parecerlo.

Para repasar esta parte de la explicación, haz el ejercicio nº1 de la página 44, y los ejercicios 4, 5 y 6 de la página 45 en tu cuaderno.

Por último, la actividad final consiste en hacer una lista con todos los usos que el ser humano puede darle a las aguas oceánicas, explicando brevemente en qué consiste cada uno. Puedes ayudarte consultando la página 45 de tu libro y buscando información en internet. ¡Procura que sea lo más larga posible!

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image