A  continuación vas a imaginarte que eres un investigador al que le dan una serie de datos, obtenidos por distintos métodos, de la litosfera  oceánica. Después de leerlos detenidamente tienes que dar una hipótesis para explicarlos.

A mediados del siglo XX, entre 1956 y 1960, con los avances tecnológicos y científicos, distintos equipos de científicos exploraron los océanos. Construyeron mapas topográficos de los fondos oceánicos y determinaron el relieve en el que se observan zonas elevadas que recorren longitudinalmente los oceános: dorsales oceánicas y profundas fosas oceánicas. Obtuvieron muestras de las rocas de los fondos marinos pudiendo determinar sus  características y su edad:

1. Las dorsales están formadas por enormes acumulaciones de coladas de lava de composición basáltica.

2. Los materiales del fondo marino son de tipo basalto (roca volcánica) y los que tienen la misma edad se encuentran a ambos lados y con distancia semejante del eje de la dorsal.

3. La edad de los materiales, determinada mediante métodos radiactivos, aumenta con la distancia respecto al eje de la dorsal.

4. Los materiales detríticos sedimentarios, situados sobre los basaltos, faltan por completo en la zona próxima a la dorsal,  apareciendo después con escaso espesor, el cual aumenta a medida que nos alejamos de la dorsal.

5. El flujo térmico a través de la dorsal oceánica es muy elevado comparado con el flujo medio en las llanuras abisales.

6. Con métodos astronómicos y rayos láser se calculó que el Atlántico Norte aumenta, por término medio, 2 cm/año y el Pacífico Sur hasta 9 cm/año. El aumento de estos oceános no ocasiona un aumento en el perímetro de la Tierra.

7. Las rocas más antiguas que se encontraron tienen unos 225 millones de años, son por lo tanto “muy recientes” si tenemos en cuenta que en la listosfera continental se pueden encontrar rocas con edades de unos 3.500 millones de años.