Artículos de Audiovisuales

Animales de la imagen

Jueves, 18 Octubre 2012

Zoo nace en El Natahoyo con el objetivo de «divulgar las artes audiovisuales»

Cuatro reconocidos fotógrafos inauguran una sala en la que enseñarán y producirán fotografía y vídeo

Formación, divulgación y producción son los pilares del nuevo proyecto Zoo

De uno de los espacios cuelgan algunas de sus mejores obras; en otro, de fondo blanco, unos paraguas fotográficos ocultan un taburete listo para la modelo y en un tercero, oscuro, una leve luz roja permite vislumbrar algo que asemeja a bebederos sobre los que descansan pinzas. El Zoo que abría ayer sus puertas en la calle de Vicente Jove del Natahoyo no tiene jaulas. Es un espacio abierto para el arte que también cobija animales, pero en este caso, de la imagen. Así es como les gusta definirse a sus creadores. Pedro Timón, profesional de la fotografía los últimos 20 años; Eduardo Guerra, titulado en Grabado y Estampación, y fotógrafo por vocación, que en 2007 recibió una de las becas de la semana de arte contemporáneo AlNorte de EL COMERCIO; el también fotógrafo Darío M.R. y el experto digital Héctor Torra forman el colectivo Zoo.

«Queremos que sea un lugar de encuentro en el que la imagen seala auténtica protagonista», asegura Timón. Para ello cuentan con una sala de exposiciones donde darán a conocer obra de ellos mismos o de otros artistas; un estudio, lugar donde producirán contenido para otros, y un espacio para impartir formación.

El Zoo abrirá todo el día, en horario de mañana y tarde con una actividad incesante. «Aquí estaremos alguno de los cuatro generando contenido o mostrándolo o planeándolo», dice. Para el próximo 6 de noviembre ya están listos los primeros cursos de sesenta horas: iniciación a la fotografía digital, proyecto personal, y fotografía analógica. «Ahora que está en desuso todo lo analógico hemos querido que nuestros alumnos empiecen de cero y aprendan a revelar en la sala oscura», dice Timón.

La exposición ‘Pan y Naturaleza’, con obra de los cuatro integrantes del colectivo, recibe ya a los visitantes al Zoo. Desde el primer día, píxeles y negativos rugen hambrientos.