Artículos de PERIODISMO

LA VUELTA AL MUNDO DE UN ARQUITECTO EN 30 FOTOGRAFÍAS

Martes, 3 Diciembre 2013

http://www.bilbaoarchitecture.com/la-vuelta-al-mundo-de-un-arquitecto-en-30-fotografias-2/

Los retratos del agua de Burtynsky

Viernes, 22 Noviembre 2013

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/11/22/album/1385129839_343851.html#1385129839_343851_1385131352

Fotógrafo retrató como avanzó el cáncer de su novia, hasta la muerte

Miércoles, 20 Noviembre 2013

http://www.sopitas.com/site/215133-fotografo-retrato-como-avanzo-el-cancer-de-su-novia-hasta-la-muerte/

NOAM CHOMSKY: LAS 10 ESTRATEGIAS DE MANIPULACION MEDIATICA

Domingo, 9 Diciembre 2012

1. La estrategia de la distracción.

El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción, que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. “Mantener la Atención del
público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales” (cita del texto ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas’).

2. Crear problemas, después ofrecer soluciones.

Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

3. La estrategia de la gradualidad.

Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que  condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez.

4. La estrategia de diferir.

Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento.

5. Dirigirse al público como criaturas de poca edad.

La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar
engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. ¿Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad” (ver ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas’).

6. Utilizar el aspecto emocional más que la reflexión.

Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido crítico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos…

7. Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad.

Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposibles de alcanzar para las clases inferiores” (ver ‘Armas  silenciosas para guerras tranquilas’).

8. Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad.

Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto, malhablado, admirador de gentes sin talento alguno, a despreciar lo intelectual, exagerar el valor delculto al cuerpo y el desprecio por el espíritu…

9. Reforzar la autoculpabilidad.
Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus
capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. ¡Y, sin acción, no hay revolución!

10. Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen.

En el transcurso de los últimos 50 años,los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídas y utilizados por las elites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la  mayor parte los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

¿Quién está detrás de los medios de comunicación en España?

Viernes, 31 Agosto 2012

http://www.elblogsalmon.com/sectores/quien-esta-detras-de-los-medios-de-comunicacion-en-espana-infografia-actualizada

La princesa y el lobo feroz

Miércoles, 6 Octubre 2010

ROSA PEREDA

EL PAÍS  -  Opinión - 06-10-2010 Hay que ver la tele. Y yo creo que hay que verla muy atentamente, porque en ese mundo virtual y paralelo están pasando cosas muy curiosas.

La penúltima semana de septiembre, al tiempo que se realizaba una contradictoria convocatoria a la huelga general -la derecha, la verdad, no sabía qué elegir, si el desgaste del presidente o el poderío de los sindicatos- y una no menos contradictoria cobertura de las primarias del PSOE, que parecen haber funcionado como una formidable campaña de los dos candidatos madrileños -quién no conoce ya a Tomás Gómez- asistimos al inicio de un experimento político: el lanzamiento de Belén Esteban, la princesa del pueblo, a la arena política. Parece de ciencia-ficción, pero no es así. El martes 21 se estrenó en la Gran Vía madrileña, y en olor de multitud, y el jueves siguiente en la pantalla pequeña, el documental titulado con el sobrenombre que hacía meses que su cadena venía dándole a Belén: La princesa del pueblo. En él se contaba la vida de esta chica de origen humilde que se fue convirtiendo en una estrella mediática a partir de su ruptura con Jesulín de Ubrique, un torero con carisma popular, del que tiene una niña. La espontaneidad de Belén Esteban, su presencia insistente en los medios del corazón, hasta su pelea abnegada y furiosa por sacar adelante a su hija, incluso a costa de su salud, la han vuelto una especie de presencia entrañable y le han dotado de una enorme popularidad. En el documental, fuertemente publicitado por la cadena, se incluye una encuesta, realizada al parecer por Sigma 2, que dice que el 8% de los encuestados votaría a Belén Esteban si esta se presentara a las elecciones generales. Un porcentaje, que, insisten, la convertiría en la tercera fuerza política del país. Me imagino que esta idea, que me parece perversa, comenzó a fraguarse a raíz de un episodio particularmente desafortunado, que valió a Belén la solidaridad popular, y debo decir que yo misma estaba de su lado. Hace unos meses, el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid enviaba a la Fiscalía, de oficio, su petición de actuar contra Belén Esteban en defensa de su hija, por la exposición pública de la vida privada de la niña, que la madre hacía de “plató en plató”. Efectivamente, el núcleo duro del discurso de Belén está en su lucha por su hija y contra el padre de esta, pero, como dice ella en su defensa, la institución que la amenazaba con quitarle a la niña debería ocuparse más bien de los padres que no atienden suficientemente a sus hijos. Aducía, además, que no ha “vendido” la imagen de su hija nunca, y que habla de sí misma. El caso es que hubo firmas populares, más de 50.000, pidiendo la dimisión del político madrileño y apoyando a la Esteban. A los pocos días, el Defensor del Menor del equipo de Esperanza Aguirre cesaba “a petición propia”, después de que le hubieran afeado, desde muchas tribunas, el que hubiera hecho pública su actuación ante la Fiscalía con una nota de prensa enviada a todos los medios, exponiendo a la niña tanto o más que su madre. Esa dimisión fue leída, naturalmente, como una victoria de Belén, y como, creo yo, la toma del pulso a su popularidad y a la identificación con esta chica que habla su lenguaje, pone voz y gestos al sentido común, y representa un sueño: el de la superación de unos condicionantes socioeconómicos, gracias a lo que se puede leer como una postura honesta y valiente. Porque, entre todos los personajes fabricados por los platós, Belén tiene algo. A lo mejor, esa suerte de descaro que le hace recurrir a latiguillos populares, o a popularizar otros; cierto patetismo en las duras, cierta ingenuidad en las maduras, y un fondo de buena persona. Y la sensación de que es auténtica y genuina. Por lo que sea, la gente se ha identificado con ella. Y parece que por más de un cuarto de hora. De hecho, ya está dando su nombre y su imagen a algunos productos. Antes, sartenes. Ahora, zapatos. Sinceramente, no creo que la cosa se quede ahí, porque esa chica es una mina. No es raro que, efectivamente, el lobo feroz mediático plantee el bonito juego de hacerle un pulso al sistema democrático. En Francia hubo un humorista, en Italia una streeper, en fin. Ha habido candidatos fabricados, como cuñas para desprestigiar a la clase política. Después han sido juguetes rotos. Que se cuide la princesa, y que nos cuidemos nosotros, del lobo feroz. Porque no creo que haya quien pare una oportunidad de probar el formidable poder de la televisión. El espectáculo está servido, y eso es, al final, lo que importa.

Nativos digitales

Sábado, 2 Octubre 2010

TOMÀS DELCLÓS

EL PAÍS  -  Sociedad - 02-10-2010 La llegada de las nuevas tecnologías supuso que los ciudadanos tuvieran que inmigrar a un planeta digital que muchos contemplaban como algo inhóspito. Y ayudaba una informática poco amigable. En la medida que manejarla no exige rutinas ingenieriles y que su empleo es forzoso en lo laboral y ayuda en la vida cotidiana, la cacharrería digital ha entrado en los hogares. Es más, muchos ni tan siquiera advierten que tienen tratos con la informática, un caso, cuando conducen un coche o acuden a un hospital. Cada vez se hace más invisible.Hasta ahora Internet, por ejemplo, ha sido un espacio para las personas, pero ya se habla del Internet de las cosas, todas interconectadas y, gracias a ello, con una inteligencia superior de funcionamiento. Pero en el planeta digital hay unos habitantes que ya han nacido en él: los nativos. El empleo de ordenadores entre la población infantil (de entre 10 y 15 años) es prácticamente universal, un 94,6%, y la mayoría de ellos trata con Internet. Y un dato saludable, no hay diferencia de sexos en el empleo de los ordenadores y si la hay, en el caso de la telefonía móvil, es a favor de las chicas. Pero no todo está hecho. Además de mejorar los porcentajes de equipamiento por zonas y franjas de edad hay que profundizar la cultura de uso para que el ordenador sea algo más que un mueble moderno. Más de 11,5 millones de personas de 16 a 74 años disponen de DNI o de otros certificados de firma electrónica. Pero de ellos, solo el 4,7% ha usado el DNI digital en sus relaciones con las Administraciones. Y apenas un 17,4% acude a las tiendas en línea. Uno de los factores retardatarios para el uso frecuente y tranquilo de los ordenadores e Internet es la seguridad. Más del 72% teme ser víctima de un virus y, aunque apenas un 1,7% ha tenido problemas en este terreno, a un 62,6% le preocupa que los niños puedan acceder a páginas inapropiadas o a contactos con indeseables. Estos miedos razonables son inhibitorios y la encuesta refleja que distintos porcentajes de población se han retraído en determinados usos de la Red por este motivo. La batalla contra la brecha digital no puede consistir solo en mejorar el equipamiento de la población y que el acceso a Internet sea más veloz y asequible económicamente. También hay que combatir los miedos y ello implica a una industria que debe ofrecer máquinas y servicios fiables y una cultura de uso que, consciente de los riesgos, no los argumente para desentenderse de algo que ya es vital para su vida diaria.

“Toda dominación social está basada en la asimetría de la información”

Viernes, 1 Octubre 2010

España prepara una Ley de Transparencia y hemos estado con varios expertos para analizar su importancia

Su conclusión: sin información pública, la democracia se convierte en un juego de sombras chinescas

01.10.2010 · Juan Luis Sánchez

“Incluso en una versión básica de la democracia, incluso en una democracia que consista sólo en votar cada 4 años, es indispensable el acceso a la información para poder decidir”, dice José Luis Martí, profesor de Filosofía del Derecho de la UPF. “Toda relación de dominación social está basada en la asimetría de la información”, y pone un ejemplo: “cómo va a poder decidir por sí mismo un ciudadano si está de acuerdo con que se ponga una guardería en su zona de la ciudad en vez de un polideportivo si no tiene datos sobre cuáles y cómo son las guaderías o los polideportivos que ya hay”.

Si haces click en este enlace te descargarás el anteproyecto de Ley de Transparencia del Gobierno de España. No lo busques en la-moncloa.es porque no está. No lo busques en la página de la vicepresidencia del Gobierno, que ha coordinado el documento, porque tampoco lo encontrarás.

Hasta ahora, sólo un medio de comunicación “ha tenido acceso” al texto a través de una filtración, en una práctica habitual en la relación entre el periodismo y sus fuentes pero que en esta ocasión ha suscitado una indignación especial en círculos especializados: “que un anteproyecto de ley sobre transparencia política y acceso a la información pública salga a la luz a través de una filtración exclusiva a un periódico es paradigmático”, nos dice Helen Darbishire, directora en España de Acces Info Europe, una de las organizaciones que trabaja por la transparencia democrática y que ha organizado esta semana las jornadas Del secretismo a la transparencia.

Mapa de leyes de transparencia en Europa

Formas aparte, la Ley de Transparencia pone las reglas del juego para que la información publica sea accesible por el común de los ciudadanos. Viene a tapar un hueco importante y como tal es bienvenida, pero no se trata de una iniciativa social de vanguardia sino más bien una cuenta pendiente de España, el único país de Europa con más de un millón de habitantes que no tiene una ley de este tipo.

Yendo al contenido, los críticos citan tres puntos negros en el texto preliminar: que no especifica a qué administraciones afecta, de manera que se puede intuir, dicen, que no se aplicará a muchas empresas públicas, ni a los poderes legislativo y judicial; que el plazo máximo para responder a las solicitudes de información es uno de los más largos de Europa; y que la información que está excluida del alcance de la ley “es demasiada”, incluyendo defensa o política exterior.

La Coalición Pro Acceso, que agrupa a 41 asociaciones de transparencia democrática, ha publicado nueve principios que deberían inspirar la ley, donde reclaman por ejemplo que la denegación de información y el secretismo sean la excepción, no la regla.

Balanza de la información pública que permanecerá reservada (izquierda) o accesible para los ciudadanos con la nueva Ley de Transparencia, según la Coalición Pro Acceso

Es interesante que alguien que ha sido director de la Agencia Española  de Protección de Datos diga en público que “la protección de datos se ha instrumentalizado políticamente y se usa para evitar proporcionar información”, en palabras de José Luis Piñar, director de la agencia desde 2002 a 2007.

La perspectiva latinoamericana estuvo presente en el debate. Una perspectiva incómoda, confusa, en especial cuando los expertos, más de una docena, tuvieron que hablar sobre México, un país que “tiene una de las mejores leyes de transparencia del mundo”, dijeron varios, pero que a la vez tiene serios problemas de corrupción que ponen trabas a su aplicación. Expertos como el abogado Andrés Monroy destaca en este artículo de Bottup el caso de Colombia, con “una las leyes más antiguas sobre acceso a la información en el continente americano” y donde se ha puesto en marcha la alianza “Más información Más Derechos” frente a la cantidad “abusiva” de “documentos reservados” que establecen las autoridades públicas.

Tecnología e intermediarios

Llegados al hipotético mundo donde todo es transparente y los datos públicos lo son de verdad, Álvaro Ortiz, del colectivo Pro Bono Público, se pregunta “¿sería capaz el Estado de dar a basto si todos comenzamos a hacer consultas? Tenemos que ser capaces de que la transparencia sea escalable”, es decir, que funcione incluso cuando se hace uso de ella masivamente, “y usable”, es decir, que no esté presentada de forma farragosa y solo apta para técnicos.

Para esto, según Pro Bono Público, está la tecnología y los intermediarios. “Hay que pensar en lo público como un procesamiento de datos. Los periodistas deben empezar a hacer su oficio de un modo nuevo, saber programación informática”, afirma Furilo, “para transformar y remezclar bases de datos”, porque esa será la nueva forma de contar las cosas.

Política de maniquí

Domingo, 26 Septiembre 2010

IGNACIO CAMACHO

Día 22/09/2010

LA política contemporánea se ha vuelto casi completamente bidimensional: huérfana de ideas y a menudo también de principios, en ella sólo importan el alto y el ancho de las imágenes. Los programas se han convertido en spots, los proyectos apenas sirven como soporte de decorados de atrezzo y los discursos han sido sustituidos por fotogramas. No es un problema exclusivo de la escena española, aunque el zapaterismo ha alquitarado esa tendencia de banalidad formalista en la esencia de un estilo de gobernar. La posmodernidad política ha licuado los debates hasta transformarlos en un ejercicio de escaparatismo.

El presidente del Gobierno tiene tan interiorizada esa prioridad aparencial que la formula con una naturalidad irreverente, sin importarle que se le vea el cartón de sus intenciones. Su frase ante Mohamed VI en Nueva York —«lo importante es la foto»— la suscribiría en su fuero íntimo cualquier otro líder posmoderno, desde Obama a Sarkozy, pero sólo a él se le ocurre expresarla con esa espontaneidad demoledora que quintaesencia su manera de entender la política como un permanente posado ante una cámara. No se trata ya de que el medio sea el mensaje, sino de que el mensaje no existe más allá del cartón del photocall. Por eso se le ve tan a gusto en foros como la asamblea de la ONU, donde prevalece una retórica de galería y estupendismo que permite a los próceres del mundo retratarse por su perfil más solemne y favorecido. Naciones Unidas es un teatro de vanidades en el que los gobernantes se hacen a sí mismos un liftingde universalidad sobre las arrugas de desgaste que envejecen la fachada de su política doméstica.

Entre esas candilejas de superficialidad nuestro hombre se mueve con una soltura complaciente; en el escenario reparte sonrisas luminosas y brinda con generosa galantería al sol de la solidaridad internacional, y en los encuentros bilaterales se entrega sin tapujos al arte de la representación iconográfica. Con su técnica de vaporización y reducción al vacío, al modo de los alquimistas de la nueva cocina, Zapatero destila la diplomacia —ya de por sí relacionada con el protocolo— en un alambique de fotogenia donde se depuran los contenidos y hasta las palabras para extraer tan sólo la esencialidad figurativa. Aunque últimamente a su entorno se le escapan los detalles y permite que le madruguen los símbolos; el séquito alauita se adelantó a colocar en primer plano de la instantánea una bandera de Marruecos para marcar el territorio de las prioridades. Puestos a hacer política de maniquíes, Mohamed estuvo más atento a la oportunidad de apropiarse del escaparate.

http://www.abc.es/20100922/opinion-colaboraciones/politica-maniqui-20100922.html

Culpable inocente

Miércoles, 2 Diciembre 2009

El cruel juicio paralelo al acusado de la muerte de Aitana vulnera todos los derechos

EL PAÍS  -  Opinión - 02-12-2009 Un increíble error de diagnóstico médico -ver un desgarro vaginal y anal donde no lo había y achacar a maltrato físico unas manchas en la piel producidas por una crema-, amplificado después por la ruptura del deber de sigilo y confidencialidad de la actuación policial, está en el origen del juicio paralelo, mediático y popular, padecido por Diego P. V., de 24 años, acusado falsamente de maltrato físico y sexual a la pequeña Aitana, de tres años, hija de su pareja y fallecida posteriormente en la localidad de Arona, al sur de Tenerife

. Esta concatenada vulneración de derechos de la persona -al honor, a la intimidad y la imagen, y a la presunción de inocencia- se ha producido incluso antes de que declarase ante el juez y sin darle oportunidad de explicarse ante las infundadas sospechas de su culpabilidad. Un cruce de papeles que ha colocado al Estado de derecho del revés: el tratado como delincuente era inocente, mientras que sus acusadores se comportan como si fueran delincuentes a los que no les importa llevarse por delante la honra ajena e imputar gravísimos delitos antes de que se produzca la más mínima comprobación judicial.

La autopsia de la niña confirmó, y la justicia ha ratificado, que no sufrió ninguna agresión física y sexual y que su muerte se debió a una hemorragia interna, no diagnosticada médicamente en su momento, producida cinco días antes al caerse del tobogán mientras jugaba en el parque, como había declarado Diego. El daño moral infligido al falsamente acusado es de difícil reparación. Necesitará para superar el tremendo golpe toda la asistencia que las autoridades sanitarias canarias puedan prestarle. Pero también el reconocimiento público del error cometido.

Error propiciado por los médicos que no diagnosticaron correctamente la lesión (un coágulo en la cabeza) y que en un segundo examen, ante el empeoramiento de la niña, vieron lo que no había. Pero error amplificado luego por los medios de comunicación, escritos y digitales, que no sólo dieron por bueno sin mayor comprobación el diagnóstico filtrado, sino que lo presentaron en algunos casos de la manera más truculenta. ¿En virtud de qué análisis introspectivo se puede determinar que la mirada temerosa y extraviada de alguien falsamente acusado es la del “asesino de una niña de tres años”, o concluir que tenemos a un monstruo entre nosotros?

La profesión periodística, tan crítica con quienes desempeñan otras actividades con repercusión pública, tiene en este desdichado episodio una muestra del desastre a que puede conducir la ligereza a la hora de medir las consecuencias de lo que se dice o escribe. Mal camino tomarían los medios si se convierten en meros difusores de lo que digan otros, sin pasarlo por el tamiz de su disciplina profesional, que es ante todo la de la comprobación de la exactitud de los hechos; o si sus juicios sobre las personas responden a ideas preconcebidas o a un mero afán sensacionalista.

http://www.elpais.com/solotexto/articulo.html?xref=20091202elpepiopi_1&type=Tes&anchor=elpepuopi