Senderismo y naturaleza en Asturias

Educastur Blog

Ruta: Hoces del río Esva

Publicado en General, Sierras del Occidente — 25 Marzo 2007 @ 21:55

Los senderos señalizados de pequeño recorrido en Asturias, etiquetados como PR-AS1 y PR-AS2, discurren por las hoces del río Esva, paisaje declarado Monumento Natural por el Principado de Asturias. El río Esva nave en el concejo de Tineo de la confluencia de los ríos Navelga y Bárcena y desemboca en el Cantábrico en Canero. Entre las localidades de Ese de Calleras (Tineo) y San Pedro de Paredes (Valdés) forma un impresionante desfiladero, con dos grandes meandros, entre las sierras Villagermonde y Andornoso y por él que discurre el sendero PR-AS2.


Distancia: 11,4 kmAltura máxima: 557 m (en Adrado)Altura inicial: 116 m (En San Pedro de Paredes)

Altura final: 112 m

Subidas acumuladas: 762 m

Bajadas acumuladas: 771 m

Fecha: 24/III/2007

Track de la ruta



Como ambas rutas son de baja dificultad y se cruzan en un punto, las hicimos en una sola jornada. Comenzamos a caminar en la iglesia de San Pedro de Paredes, cruzando el puente sobre el Esva, que ese día llevaba un impresionante caudal fruto del deshielo y de las lluvias de los últimos días. Inmediatamente sale a la derecha un empinado camino señalizado y recientemente desbrozado, que hemos de seguir y que contiene la mayor parte de la subida de la ruta. Sin descanso, entre robles, abedules y eucaliptos, subimos hasta la majada de Adrado. Durante este tramo encontramos algunas “cortines” o construcciones circulares en piedra de cierta altura utilizadas para proteger las colmenas de los animales. A la vez apreciamos la espectacularidad del gran meandro encajonado que forma el río, quedando nuestro camino en medio de los dos ramas del meandro y la localidad de San Pedro en su vértice.Adrado es una braña donde vivían los vaqueiros de alzada en invierno antes de partir hacia los pastos de verano en Tineo y Somiedo.Después de la braña, el camino gira bruscamente hacia la derecha, descendiendo por un bosque con grandes castaños, robles jóvenes y abedules, algunos caídos por los vendavales de este invierno. En las zonas más despejadas, ya cerca de las hoces, abunda el brezo ya en flor, a pesar de que estamos todavía en marzo; debido seguramente a las altas temperaturas de este invierno. Desde lo alto se pueden observar bosques de pinos y eucaliptos correspondientes a pasadas repoblaciones. En este descenso, bajando por el Cabanón, se obtienen magníficas vistas de las hoces del otro meandro del Esva, a ambos lados del sendero. Hacia la izquierda el río que viene impetuoso desde Tineo; a la derecha, lo vemos después de hacer una curva cerrada de casi 360º y pasar por la localidad de El Suco, para seguir hasta el siguiente meandro en San Pedro de Paredes.En la zona más estrecha entre ambas ramas del meandro se sitúa una construcción abandonada, llamada el Cabanón, con suelo de madera, que servía de almacén a la Central Hidroeléctrica del Esva, abandonada hace más de 20 años. Antes de llegar a este edificio, el sendero se cruza con la ruta PR-AS2, que viene desde Bustiello. Seguimos esta ruta, desviándonos a la izquierda, por uno de los parajes más espectaculares: el camino excavado en la roca, cuelga a media altura, dejando a nuestra derecha el vacío hasta el caudaloso río. En esta zona la vegetación predominante es el pino, aunque también hay ejemplares de árboles autóctonos. Después de subir por unas escaleras de hormigón, a las que acaban de poner una barandilla de madera, se llega a la antigua presa de la central, por donde el río, encajonado, se acelera en su vertiginoso descenso. En este punto se termina el camino. Pero río arriba, a unos 50 m, se ve el sendero que se está construyendo desde el pueblo de Calleras (Tineo), para dar continuidad y final a esta ruta.

Pretendimos seguir por un camino de cabras difícil y peligroso, para enlazar, pero tuvimos que darnos la vuelta. Paramos a reponer fuerzas, observando como pescaban dos cormoranes (hemos leído que hay bastante nutrias, pero no vimos ninguna) y emprendimos el camino de regreso. Al llegar al punto de confluencia de las dos rutas, seguimos hacia el Cabanón. Un poco más adelante sale otro camino a la derecha que lleva hasta la antigua central hidroeléctrica, que tiene aún casi toda su maquinaria oxidada y sólo válida para el desguace (en el pueblo nos dijeron que hace unos años una empresa catalana extrajo de las turbinas y el alternador los aceites de refrigeración y lubricación). La central tenía dos grupos accionados por sendas tuberías de agua que llegaba desde el embalse por un túnel perforado en la roca, a través de la montaña que separa las dos ramas del meandro y por la que hemos descendido, desde Adrado. Como todo está abandonado y en ruinas, el agua que viene por el túnel, en lugar de salir por la turbina, se sale de ésta e inunda la estancia.

Vuelta de nuevo al camino, una pequeña subida, en medio de un bosque de eucaliptos, y descenso, a través de los prados, que estaban segando los ganaderos, para la comida de sus vacas estabuladas, hasta llegar a Bustiello. Bustiello de Paredes es un pequeño pueblo, rodeado por el segundo meandro del Esva, con algunos hórreos típicos de la zona y que encontramos en otros pueblos de nuestro camino como Longrey y el mismo San Pedro (que es la localidad más grande de este valle). Están situados encima de las cuadras hechas de piedra. Sobre estas paredes se apoyan las patas de madera de los hórreos y paneras (sobre todo vimos paneras con sus dos pegollos). En Bustiello está el antiguo molino abandonado Casa de Mariello, en medio de un prado, cuyo desagüe se conserva a través del prado.

El camino sigue ahora hormigonado primero hasta cruzar el río por un puente al lado del bar El Suco y después asfaltado como carretera, que atravesando Longrey, y desviándonos después a la derecha, nos conduce al punto de partida, al lado de la iglesia de San Pedro.

Lorenzo Sánchez (Gijón)

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  9459  veces

RSS 2.0 | Enviar un comentario | Enlazar

1 comentario »

  1. Pilar:

    Buenas tardes,
    Junto con mi pareja y unos “amiguitiviris” amigos hemos echo hace unos días, en concreto el día 17 de julio, la ruta de las Hoces del Rio Esva. Nos ha encantado ha sido imprensionante la experiencia, por el paisaje, lo que vivimos con la fauna del lugar, por la naturaleza, por la sidra de la llegada, … por todo en general recomiendo la ruta y comparto todo lo que en esta página se dice de la misma aunque particularmente la consideraria de dificultad media no baja. Muy agradecida por el trato en Asturias, en Busto y en San Padre de Paredes, por toda la información de la ruta encontrada en internet y en mayor medida Gracias a mis compañeras/os de ruta. Un besazo.

Envía tu comentario

(requerido)

(requerido)



*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image