Senderismo y naturaleza en Asturias

Educastur Blog

Subida al pico Fario (circuito)

Publicado en General, Sierras interiores — 16 Mayo 2007 @ 8:50

El pico Fario, con sus 732 m de altura, permite contemplar, en los días claros, una esplédida panorámica de la bahía de Gijón. Hacia el sur podemos ver el centro de Asturias: Oviedo y la Sierra del Aramo, el macizo de las Ubiñas, el Sueve y hasta los Picos de Europa. Con esta ruta circular pretendemos acercar al caminante una parte de la zona rural del concejo de Gijón: las parroquias de Caldones, Baldornón, Fano, Lavandera y Deva estarán a nuestra vista durante la mayor parte del recorrido.

Distancia: 12,9 km
Altura máxima: 732 m (Pico Fario)
Altura inicial: 289 m (Rioseco de Caldones)
Altura final: 289 m (Rioseco de Caldones)
Subidas acumuladas: 551 m
Bajadas acumuladas: 551 m

Track de la ruta

Esta ruta circular discurre íntegramente por el concejo de Gijón, siguiendo el pequeño recorrido PR-118, cuyas marcas han desaparecido casi por completo. Tan sólo un cartel la anuncia en el pequeño área recreativa que encontramos, ya al final, en la carretera entre Rioseco de Baldornón y Rioseco de Caldones. Esta hermosa ruta necesita que la vuelvan a señalizar.
Comienza en Rioseco de Caldones, aldea a la que se llega desde el alto El Infanzón, cogiendo la carretera que va a Peón y la desviación, a la derecha, que sube hasta el cementerio de Deva. Se sigue por la carretera hasta que termina el camino asfaltado en el Alto de la Olla. De allí sale a la derecha la desviación hacia Monte Deva (áreas creativas, observatorio astronómico y túmulos prehistóricos) que no hemos de seguir. Continuamos de frente por la pista de tierra que, después de tres kilómetros, nos deja en Rioseco de Caldones, donde dejamos el coche.
El camino sigue por la margen derecha del arroyo de Rioseco, en dirección sur, hasta llegar y atravesar Rioseco de Baldornón, donde encontramos un lavadero a la salida. Aquí comienzan las cuestas más duras, por una pista cementada, que se revuelve en seguida a la izquierda, para ganar altura, en medio de un bosque de pinos recientemente talados. Las restos de la tala han quedado en el monte y forman un combustible ideal para el fuego. Algún organismo oficial debería controlar el monte propiciando su limpieza y haciendo o manteniendo los cortafuegos.
Llegando a la parte más alta, sale una desviación a la derecha que no hemos de tomar. Seguimos caminando hacia norte, aparentemente en sentido contrario al de nuestra ruta, disfrutando de las panorámicas sobre el valle de Rioseco y la Cordal de Baldornón, al otro lado del valle. Desde lo más alto de este monte (llamado Llagón, que pertenece al Cordal de Deva), se avista Gijón y el mar, si el tiempo lo permite. El camino llega a un cruce, en la cima de la cordal. Debemos girar bruscamente a la derecha para seguir, ahora sí, en dirección sur. Atravesamos un hermoso pinar, que va dejando crecer algún que otro roble o abedul. Esta zona es más llana de la ruta y, llegando a la Peña de los Cuatro Jueces, nos muestra el valle de Argañoso y Peón, por donde discurre el río España. La Peña de los Cuatro Jueces se llama así porque allí se reunían los representantes de los cuatro concejos que confluyen en este punto -Gijón, Villaviciosa, Sariego y Siero- para resolver los problemas de los pastos y el ganado. Desde aquí vemos ya las antenas de TV y telefonía que identifican el Pico Fario.
El camino, ahora sendero, cruza una alambrada, entrando en una finca de pastos, por entre unos pinos, que nos deja, al salir, a los pies del Fario. Debemos subir por la pista que viene desde las antenas y culminar así esta pequeña ruta.

Desde los alto del pico Fario se puede ver -si el día está despejado- al norte Gijón y el mar, al sur la sierra del Aramo y más allá la sierra de las Ubiñas y la Cordillera Cantábrica. Al este el Sueve y, en los días con mucha visibilidad, los Picos de Europa. Al oeste la sierra de Pangrán. Muy cerca al suroeste tenemos un montículo con unas casetas y algunas pequeñas antenas. Es el Cerro Gavio o Cimero, que algunos llaman Fario y a éste, en el que nos encontramos, lo llaman Cima.
Se debe bajar por el lado sur del pico, siguiendo la pista que traemos en dirección al Cerro Gavio, desde donde se ve la ciudad de Oviedo. El camino de regreso lo haremos por la Cordal de Baldornón. Para coger este camino, viniendo del pico Fario (el de las grandes antenas), se debe bajar en dirección al Cerro Gavio y coger el que sale a la derecha, a unos 300 m de la cima. En este cruce encontré la primera marca de la ruta PR-118. Ahora bajamos por la cordal, en medio de un gran pinar, con algunos abedules que van emergiendo poco a poco, como restos del primitivo bosque anterior a la tala y repoblación posterior con pinos. A la derecha el valle de Rioseco, por el que subimos, y a la izquierda el valle atravesado por la carretera de Pola de Siero, con las parroquias de Baldornón, Fano, Lavandera (al lado del Pico El Sol), Caldones y La Camocha. El camino no tiene ninguna pérdida; sigue en continuo cresteo, descendiendo, hasta llegar a la carretera que viene desde Caldones.
Justo en este punto hay una pequeña área recreativa y un panel indicador de la ruta. Se debe seguir por la carretera, hasta el cruce a la derecha, que desciende hasta Rioseco de Caldones, de donde partimos unas tres horas antes.
Lorenzo Sánchez (Gijón)

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  10133  veces

RSS 2.0 | Enviar un comentario | Enlazar

No hay comentarios »

Aún no hay comentarios.

Envía tu comentario

(requerido)

(requerido)



*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image