LA TORRE Y LA ISLA

9 04 2017

Título: LA TORRE Y LA ISLA

Autores: Ana Alonso y Javier Pelegrín

Editorial: Anaya

Año: 2011

Número de páginas: 379

ISBN: 978-84-667-5216-9

Datos de los autores:

Ana Alonso (Tarrasa, 1970) ha residido prácticamente toda su vida en León. Bióloga de formación, es profesora de Enseñanza Secundaria, escritora y traductora. Autora de cinco poemarios, ha recibido, entre otros, el accésit del Premio Adonais de 2003 por Vidrios, vasos, luz, tardes y el primer Premio Poesía de Hiperión de 2005 por Atlas, por el que también recibió el premio Ojo Crítico 2006; Zapatos de cristal, le ha valido el Premio de poesía en castellano 2008 de la Diputación de Valencia. Ha publicado la novela Los cabellos de Santa Cristina, y ha traducido a Robert Louis Stevenson, Henry James y Nathaniel Hawthorne.

Javier Pelegrín (Madrid, 1967). Es filólogo y profesor de Enseñanza Secundaria de Literatura española, y un profundo conocedor de la literatura juvenil y del género fantástico en general.

Ambos autores han recibido el Premio “Barco de vapor” 2008 por El secreto de If.

Sinopsis: La torre y la isla es el primer volumen de “La llave del tiempo” una serie que combina la magia de los relatos de fantasía con el apasionante mundo de la ciencia ficción.

Busca la llave del tiempo… ¿Qué significado ocultan estas misteriosas palabras que Martín escucha una y otra vez en sus sueños? En 2121, La Corporación Dédalo logra reunir a cuatro jóvenes con un sistema inmunológico que los hace invulnerables frente a cualquier enfermedad. A cambio de su colaboración para la producción de vacunas, Dédalo les ofrece un brillante futuro en una isla paradisíaca… Pero tras su aparente generosidad, la Corporación oculta un oscuro propósito. Dispuestos a desenmascararla, nuestros protagonistas se embarcarán en una peligrosa aventura que, inesperadamente, les conducirá al descubrimiento del misterio que rodea su propio origen.

Así comienza: Capítulo I: Una máquina de fabricar sueños.

Los relojes de la estación suburbana marcaban, en grandes cifras luminosas, las doce menos veinte de la noche. Faltaba apenas un cuarto de hora para que la red subterránea del monorraíl cerrase sus puertas hasta el día siguiente, pero en uno de los andenes todavía podía observarse cierta actividad. El último tren llegaba retrasado, y las escasas personas que esperaban su llegada no tenían, precisamente, cara de buen humor. Solo un chico delgado, de pelo oscuro y ojos castaños, levemente rasgados, permanecía sentado en su confortable banco de agua sin alterarse, observando con curiosidad a la gente que le rodeaba y tratando de imaginarse lo que casa uno estaba pensando en aquel momento, una ocupación que, en los últimos meses, se había convertido en su pasatiempo favorito.

La verdad es que ni él mismo te nía muy claro si sus deducciones, al observar a los demás, procedían de un razonamiento estrictamente lógico o eran, más bien, puras fantasías sin el más mínimo fundamento que brotaban espontáneamente de su imaginación. Más de una vez había comprobado el acierto de sus hipótesis, pero seguía sin comprender su mecanismo. Solo sabía que, al mirar a una persona, su mente se llenaba de imágenes y pensamientos que parecían proceder de ella, y suponía que aquel curioso fenómeno correspondía a lo que, en los libros, suele llamarse intuición. Él tenía su propia teoría acerca del asunto: si su cerebro captaba más información de lo normal sobre los pensamientos de los demás, era porque se encontraba más desocupado; […]

Datos extraídos de:

Alonso, Ana y Pelegrín, Javier. La torre y la isla. Editorial Anaya. 2011.

https://www.casadellibro.com/buscador/busquedaLibros?lang=es&busqueda=LA%20LLAVE%20DEL%20TIEMPO%20I:%20LA%20TORRE%20Y%20LA%20ISLA&nivel=5&auto=1

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  101  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image