Un noble español para asustar a los niños

Tizian 060.jpg 

Fernando Álvarez de Toledo, tercer duque de Alba, se ganó a pulso su fama de implacable. Genio militar y leal a la corona  fue utilizado en ocasiones como apaga fuegos en los conflictos más duros del reinado de Carlos I y su hijo Felipe II.

Después de numerosos triunfos por toda Europa fue enviado a Flandes, donde los herejes empezaban a hacer de las suyas. El duque de Alba debía reprimir la sublevación flamenca y posteriormente realizar una campaña de clemencia, fase esta de su actuación que nunca se llevaría a cabo.

El Duque adquirió mala fama por haber creado el Tribunal de los Tumultos, posteriormente conocido como Tribunal de la sangre. Allí no se salvó nadie, fueron tales los desmanes y la represión efectuada que todavía hoy perdura en el recuerdo, donde las madres para asustar a sus niños en lugar de decirles: ¡que viene el coco! o ¡que viene el hombre del saco! dicen “¡Que viene el duque de Alba!”.

Cf.: COMPTE MASIÁ, C., Anécdotas de la historia, pág. 248s, Ed. Albor, Madrid 2006.

ALTAMIRA

ALTAMIRA

La Cueva de Altamira, descubierta por Marcelino Sanz de Sautuola en 1879, está ubicada en una de las colinas que circundan el valle que da cobijo a la villa de Santillana del Mar. La estancia principal, denominada sala de policromos, ha sido considerada como la “Capilla Sixtina del arte cuaternario”. En su techo se representan casi un centenar de animales y signos, destacando los 21 bisontes en distintas actitudes, acompañados de otros animales como ciervos, caballos, cabras, bóvidos, además de signos, manos y figuras humanas, a veces superpuestos, efectuados con técnicas diversas – grabado, silueteado, pintado, raspado y efectos de sombreado - que dan como resultado una composición de gran movimiento y belleza, única en el arte paleolítico. Su realización data de hace 14.000 años. El resto de la cueva contiene numerosos grabados, incluso más antiguos, y un importante yacimiento arqueológico en el vestíbulo.

CUEVAS RUPESTRES DE ASTURIAS

El arte Románico:

http://www.arteguias.com/arquitectura.htm

http://www.educared.net/universidad/asp_problemas/problemasvisualizar.asp?idAsignatura=9&idProblema=376

http://nancymonzon.tripod.com/elromanico.html

http://www.homines.com/arte/escultura_romanica/index.htm

http://www.conocimientosweb.net/zip/article1192.html

El Románico en Avilés

http://www.arteguias.com/aviles.htm

http://www.pdixital.org/rutromanico.htm

http://www.arteguias.com/romanico_cantabria_asturias.htm

Minería y ferrocarril en Asturias

    

   A mediados del siglo XVIII tiene lugar en Inglaterra la I Revolución Industrial, fenómeno que se extenderá por toda Europa a partir del siglo XIX, aunque no de igual forma en todos los países. Supuso un giro en los modos de producción, hasta entonces basados en la mano de obra humana y unos rudimentarios instrumentales de funcionamiento mecánico de tracción animal. A partir de este momento, las protagonistas en el proceso productivo serán las máquinas, unos artefactos que utilizaban como fuente energía el vapor de agua y como combustible el carbón. Estas máquinas permitirán disminuir el tiempo en la realización de los trabajos y un aumento considerable de la producción, pero también provocarán la reducción de mano de obra y por tanto de personal humano. James Watt, en 1769, patentó una máquina de vapor que hizo posible revolucionar los métodos de producción industrial, pero antes que Watt hubo otros intentos como la máquina de vapor atmosférica de Thomas Newcomen y algunos ingenios aplicados a la industria textil que utilizaban la fuerza de molinos de agua como fuente de energía. Los primeros sectores industriales en mecanizarse fueron el textil y el siderúrgico.

   Con la Revolución industrial se produjeron muchos cambios en todos los ámbitos, pero uno trascendental fue la aplicación de la máquina de vapor a los medios de transporte, ya que gracias a ello se agilizan las comunicaciones, se acortan y se hacen más seguros los trayectos y se potencia el comercio. En 1929 Stephenson aplicó la máquina de vapor al ferrocarril, un sistema de transporte que utiliza unos raíles de hierro para desplazarse y que ya era utilizado en las minas con tracción animal para transportar el mineral y sacarlo al exterior de los yacimientos. Esa primera locomotora de Stephenson permitió aplicar este medio de locomoción al trasporte de mercancías y personas. La primera línea de ferrocarril fue la Liverpool-Manchester inaugurada en 1830.

   Asturias, en el siglo XIX, era una región que basaba su economía, al igual que la mayor parte de España, en el sector primario, muy limitada económicamente por una orografía complicada, unas comunicaciones muy deficientes y por falta de inversiones. El descubrimiento de yacimientos de carbón, combustible necesario para el desarrollo industrial, y la promulgación de Ley de Minas (1825) hará posible la inversión de capital extranjero en la región para su explotación.

   La explotación minera en la zona central de Asturias exigió inversión en infraestructuras que facilitasen el transporte del mineral a los puertos marítimos de Gijón y Avilés, para su exportación, y hacia la meseta para consumo nacional, a través del puerto de Pajares. El ferrocarril llega de la mano de la explotación de yacimientos mineros y la primera línea de ferrocarril de Asturias y cuarta de España es la Gijón-Langreo de 1852, que transportaba el carbón de los yacimientos de la cuenca del Nalón hasta el puerto de Gijón. Así pues, las empresas mineras fueron las primeras en utilizar el ferrocarril, primero para facilitar la extracción del mineral en la propia mina y después para trasportarlo hacia los puertos y fábricas. La mayor parte de las líneas de ferrocarril surgen por iniciativas privadas y aunque en algunos casos eran de servicio público, el uso al que estaban destinadas era el trasporte de carbón y los productos transformados por la incipiente industria asturiana. A partir de las redes ferroviarias mineras se va creando todo un entramado industrial y comercial que será el núcleo originario del desarrollo económico de Asturias.

Alumnos de Ciencias Sociales 4º ESO - CPEB “Príncipe Felipe” - Navelgas (Tineo)