¡Mira cuántas faltas! ¿Las ves?

Las ojas secas crugian bajo mis pies mientras cruzava el bosque que avia al norte de la Universidad. La palida luz de la luna que se filtrava entre las ramas desnudas de los arboles no era suficiente para ber con claridad, pero avia recorrido aquel camino barias vezes en el ultimo ciclo i me lo savia de memoria. Olí el umo de leña mucho antes de oir las vozes i dibisar el resplandor del fuego entre los arboles.

Envía un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image