¿Es lo mismo software libre y software gratuito?

17 01 2007

Se libre, usa software libreDebido a que el término original en inglés es free software, se le suele confundir con software gratuito, ya que la palabra “free” significa al mismo tiempo gratis y libre. Pero es necesario tener en cuenta que el concepto de Software libre es un asunto de libertad y no de precio. Se le conoce también como software de código abierto (open source) al incluir el código fuente en la distribución del programa, en contraposición con el software freeware (gratuito) cuyo costo económico para el usuario final es cero, pero el hecho de ser gratuito es independiente de las condiciones de distribución y de uso que tenga, por ejemplo, pueden no garantizarse los derechos de modificación y redistribución de las versiones modificadas del programa.

Pongamos un ejemplo concreto. Has comprado el Sistema Operativo Windows XP con su caja correspondiente y con sus CDs originales y te has leído su licencia (sí, sí, eso que nadie lee, pero tú quieres estar bien informado y quieres saber a qué atenerte). Pues bien, la licencia sólo te permite instalar el sistema en un solo equipo (compra otra cajita para el ordenador de tu hija porque si no, estás violando su licencia). Imagina ahora que deseas modificarlo para que se adapte a tus necesidades, no podrás hacerlo porque su código fuente no es público y no puedes conseguirlo y, en un alarde de bondad decides distribuirlo copiándolo para tu hermano, otra vez violas sus licencias, la compañía Microsoft podría ejercer incluso acciones legales contra tí y, encima, te llamarán Pirata y hasta ladrón. Imagina también que ya no te interesa utilizar Windows XP porque te gusta más una distribución Linux y ya no lo necesitas, pues no podrás vender la susodicha cajita porque también estás violando su licencia, ya que los únicos que pueden hacerlo son sus distribuidores autorizados. Uno se pregunta entonces qué sentido tiene el pago realizado, no te parece?. En el mismo caso nos encontraremos aunque el ejemplo lo protagonice un programa gratuito, por el que no hayas tenido que pagar ni un sólo euro, la misma licencia, las mismas restricciones.

Te invitamos a leer el excelente artículo realizado por Luis Alberto Fernández Vallejo “Software libre para seres humanos. Una introducción al software libre para no informáticos“, publicado bajo licencia Creative Commons en el que explica a qué se denomina software libre y los motivos por el que deberíamos utilizarlo. Y si quieres saber más no dejes de acceder a la traducción del libro “Software libre para un sociedad libre” de Richard M. Stallman, que te clarificará estos términos.



Richard Stallman, padre del software libre

17 01 2007

Muchas gracias a Salvador (blogger de Seis de la mañana) por publicar la entrevista realizada a Richard Stallman en el programa la “Nit al Dia”, de TV Catalunya. Completamente en castellano resulta muy clarificadora para aquellos interesados en conocer qué significa software libre, la filosofía que lo inspira, el proyecto GNU/Linux, sus opiniones sobre las patentes de software, las implicaciones políticas y otras temáticas relacionadas con el software libre. Aunque la entrevista data de hace 2 años siempre es grato escuchar sus reflexiones personales.

Primera parte

Segunda parte

Tercera parte



Definiendo el software libre

17 01 2007

El término software libre (o programas libres) se refiere a libertad, tal como fue concebido por Richard Stallman en su definición.
En concreto se refiere a cuatro libertades:
1. Libertad para ejecutar el programa en cualquier sitio, con cualquier propósito y para siempre.
2. Libertad para estudiarlo y adaptarlo a nuestras necesidades. Esto exige el acceso al código fuente.
3. Libertad de redistribución, de modo que se nos permita colaborar con vecinos y amigos.
4. Libertad para mejorar el programa y publicar las mejoras. También exige el código fuente.
Estas libertades se pueden garantizar de acuerdo con la legalidad vigente por medio de una licencia. En ella se plasman las libertades, pero también restricciones compatibles con ellas, como dar crédito a los autores originales si redistribuimos. Incluso puede obligarnos a que los programas ajenos mejorados por nosotros también sean libres, promoviendo así la creación de más software libre.

Debido a la tercera libertad, cualquiera puede redistribuirlo sin pedir dinero a cambio ni permiso a nadie, lo que hace prácticamente imposible obtener dinero por distribuirlo, salvo la pequeña cantidad que se pueda cargar por grabarlo en un soporte físico y enviarlo, algo raramente demandado excepto para grandes volúmenes, como es el caso de las distribuciones Linux.

Recogido de “Introducción al software libre” - UOC - Curso de posgrado

Intuye sus ventajas:

  • Aquellos programas que utilizas en el centro, podrás utilizarlos también en tu casa: copiálos e instálalos.
  • Puedes distribuir copias a tus alumnos para que practiquen y lo empleen en sus equipos personales.
  • Puedes mejorar el programa y adaptarlo a las necesidades de tu grupo clase
  • Puedes obtenerlos libre y gratuitamente y descargarlos cómodamente de Internet
  • Puedes regalarlos a tus amigos, vecinos o compañeros de trabajo


Cambiáte al software libre y gratuito

17 01 2007

¿Software libre, software gratuito o software comercial? ¿Por cual me decanto? No es mi intención abrir viejas heridas entre ellos. Los hay que defienden encarecidamente a unos o a otros, los hay que critican o cuestionan su calidad e incluso sus intenciones… pero no cabe duda que los usuarios somos los grandes beneficiados en esta pugna. Más donde elegir ¿no creeis?. Cada uno de nosotros equilibrará la balanza por uno u otro según nuestros intereses y necesidades. Pero la que subscribe este Blog, más preocupada por su uso en el ámbito educativo, no deja de pensar en las ventajas e inconvenientes que cada una de estas aplicaciones puede tener en la escuela. Y no es posible obviar la relevancia, y en poco tiempo, yo diría que la necesidad, de que nuestros alumnos estén debidamente capacitados en Nuevas Tecnologías utilizando herramientas y programas libres o, al menos, gratuitos.

¿Cambio o no al software libre y gratuito por razones económicas?

En la actualidad, el software que se utiliza mayoritariamente en nuestras aulas es software de licencias propietarias y, más en concreto, de la empresa Microsoft, ya que la presencia de otros fabricantes de software de licencia propietaria es prácticamente residual. Y el software de licencias propietarias sigue un método de venta por licencias que nuestros alumnos, y nosotros mismos, no nos podemos permitir:

  • Es necesario pagar una licencia por cada ordenador en el que se instala el programa.
  • Si deseamos que un alumno continúe su formación fuera del ámbito escolar usando el programa que está utilizando en el centro, en su ordenador personal, en el de su casa, también deberá pagar la licencia específica para su uso.
  • Si deseamos instalar el programa en un nuevo ordenador (por ejemplo, si añadimos un nuevo equipo al Aula de Informática o al aula-clase) también tendremos que pagar una nueva licencia.

Utilizando software propietario en las aula estamos obligando al alumno a la compra de determinadas licencias, y como ello no es posible en la mayor parte de los casos (pensemos en la inversión real en software propietario que nos supone la variada cantidad de programas informáticos que utilizamos) le obligamos también al fomento del consumo irresponsable o a la utilización de determinadas prácticas picarescas, amorales e incluso ilegales (copiado, redes peer to peer, piratería, etc.). ¿Es este el modelo de alumno que queremos?

¿Cambio o no al software libre y gratuito por razones de uso?

Uno de los principales argumentos que se esgrime frente al uso del software libre en las aulas es el de su uso: muchos docentes argumentan que sólo se debe enseñar aquello que el futuro trabajador se va a encontrar en el mundo laboral (así nos va en esta sociedad actual, qué cabida tiene en esta línea de pensamiento mostrar al alumno las consecuencias de la Revolución francesa o ciertos valores de comportamiento… con mostrar cómo funciona una determinada máquina pues, ya es suficiente).
Esto es un gran error. En las aulas no se debe enseñar a utilizar un software en particular, sino que se debe enseñar a utilizar las clases de aplicaciones que existen y los conceptos en los que se apoyan. Recuerda que cuando sacaste el carnet de conducir utilizaste un coche determinado en tus clases prácticas, pero ¿es ese el único coche que sabes conducir?

No se trata de saber manejar el procesador de textos de una determinada marca en concreto sino saber manejar procesadores de textos en general. Luego, más adelante, cuando se salga al mundo laboral, si se sabe eso, da igual que sea minoritario el procesador que se encuentre en su lugar de trabajo, puesto que la adaptación será fácil. Aquellos que llevamos muchos años aprendiendo y utilizando programas informáticos hemos pasado de una versión de un procesador de textos a otra sin traumatismos de ningún tipo, de un fabricante a otro sin sobresaltos, de Works a Wordperfect, a Word o a OpenOffice sin ninguna dificultad.

La costumbre, en este caso, es el peor aliado.

No cabe duda que en muchas ocasiones las reticencias al cambio en el hábito de trabajo y la costumbre son uno de los principales escollos a la innovación y a probar “nuevas cosas” y, más aún, en las Aulas de informática de los centros educativos (”ya me costó mucho aprender a utilizar Word y ahora tengo que dedicar tiempo a otra herramienta”, o “total, si van a hacer lo mismo, para que aprender otra nueva”). La administración en general, y en particular la administración educativa debe de apostar por su uso. Mientras tengamos en las estaciones de trabajo de nuestros centros, software propietario seguiremos utilizando también estos mismos programas en nuestras casas. Mientras enseñemos a nuestros alumnos a utilizar un programa de una determinada marca, seguirán utilizando este mismo programa en su casa.

Sí al software libre y gratuito por razones educativas.

En realidad lo que está en juego en todo este debate sobre el software libre (y sobre las licencias libres) es la concreción del modelo de la Sociedad de la Información o del Conocimiento que aún está en proceso de definición:

  • Un modelo colaborativo y abierto de creación y distribución del conocimiento, basado en la propiedad compartida de la información y de la innovación, que sólo el software libre puede ofrecer.
  • O un modelo privativo y cerrado, donde los que dictan la dirección de la innovación son las grandes corporaciones, en este caso los propietarios del software, pero que puede claramente extrapolarse a otros sectores, ya sean económicos, sociales o culturales.

En nuestras manos está elegir qué modelo queremos seguir. Aquellos que apostamos por el primero consideramos que deben prevalecer líneas de actuación que demuestren al docente, y por ende, al alumno, que la utilización de software libre y gratuito en las aulas es posible, fácil y con excelentes ventajas para toda la Comunidad Educativa: se hacen necesarias líneas de formación específica en software libre, ejemplos prácticos de experiencias de utilización, manuales sencillos que indiquen y guien al maestro en la utilización de estas herramientas con alumnos. Este es el compromiso, y el reto, que este Blog quiere afrontar.