Gestiona la información en Ubuntu (2)

12 07 2007

Vas a realizar, a continuación, diferentes operaciones entre directorios y ficheros para comprobar la potencia de Nautilus y la sencillez en el manejo de información que te ofrece Ubuntu y que, como comprobarás, no se diferencia mucho de las operaciones habituales que realizas en Windows.


Practica 1. Explora el contenido de tu disco duro

Abre Nautilus accediendo a Lugares - Carpeta personal (recuerda que el sistema crea una carpeta propia para el usuario que configuraste al instalar Ubuntu). El contenido de tu carpeta personal se muestra en el panel central de visualización que, de momento, sólo contiene dos directorios: desktop (Escritorio) y Examples (un directorio con diferentes tipos de archivo). Podrás moverte entre los distintos elementos disponibles (observa todos los lugares de tu equipo en el panel lateral) simplemente haciendo doble clic sobre cualquiera de los elementos que aparecen listados en este panel lateral.

Panel lateral de Ubuntu Nautilus, Panel central de visualización

Visualizarás su contenido en el panel central de visualización. Si pulsas con el botón izquierdo del ratón sobre cualquier elemento que se encuentre en este panel de visualización, se seleccionará automáticamente (aparece resaltado) y se mostrará información relativa al mismo en la barra de estado situada en la parte inferior de la ventana. Así de sencillo es comprobar el contenido de los diferentes archivos de tu disco duro.

La navegación por estos archivos es muy fácil. Puedes pulsar sobre los botones Atrás - Adelante - Subir para acceder a los diferentes directorios por los que te has movido o puedes también, si observas la ventana de la barra de lugares, pulsar sobre los distintos botones de acceso que se muestran en la ventana:

Nautilus, botones de navegación

Practica un poco:

  • Haz clic sobre el menú Lugares - carpeta personal para acceder a Nautilus
  • Haz clic sobre la entrada existente en el panel lateral denominada Sistema de archivos
  • Observa en el panel de visualización los diferentes directorios y ficheros que puedes encontrar en el sistema de archivos de Ubuntu.
  • Haz doble clic sobre el directorio usr y observa la estructura de carpetas del mismo.
  • De nuevo haz doble clic sobre el directorio games para acceder a su contenido (en la barra de dirección observa la ruta completa /usr/games)
  • Pulsa sobre el archivo blackjack con el botón derecho del ratón y en el menú emergente selecciona la opción Propiedades.

Nautilus, propiedades de archivo

  • Observa que se abre la ventana Propiedades de blackjack que te ofrece diversos detalles del archivo seleccionado: tipo de archivo, cuánto ocupa, donde está, cuándo fue modificado por última vez, etc. Si haces clic en las diferentes pestañas podrás asignarle un icono personalizado (pestaña emblemas), escribir notas descriptivas sobre el mismo, cambiar sus permisos, etc.

Nautilus, detalles del archivo seleccionado

  • Cierra la ventana haciendo clic sobre el aspa situado en la parte superior derecha o pulsando el botón Cerrar de la parte inferior.

Práctica 2. Observa el contenido de los archivos

Nautilus incorpora visores para mostrar el contenido de algunos tipos de archivo, fundamentalmente texto e imágenes. Abre la carpeta Examples de tu carpeta personal (carpeta creada en la instalación en la que Ubuntu te muestra diferentes tipos de archivo de ejemplo). Observa en el panel de visualización que los diferentes archivos que puedes encontrar en esta carpeta se te muestran en pantalla como una pequeña miniatura.

Carpeta examples de tu directorio personal

Si haces doble clic sobre cualquiera de los archivos que aquí aparecen automáticamente se ejecutará la aplicación asociada, por defecto, a su visionado.

Por ejemplo:

  • Doble clic sobre Experiencie ubuntu.ogg. Se ejecuta Totem, la aplicación predefinida de Ubuntu para visualizar vídeos.
  • Doble clic sobre logo-Edubuntu.png. Es un archivo imagen con extensión png. Se ejecuta el Visor de imágenes. Si dispones de un ratón con rueda, al accionarla, la imagen se ampliará o reducirá en la ventana.
  • Si te sitúas sobre un fichero de texto (extensiones odt, rtf) y haces doble clic sobre él se mostrará su contenido (se ejecuta OpenOffice Writer) pero no tendrás la posibilidad de editarlo. Este mismo efecto puedes conseguir si te sitúas sobre el fichero y eliges la opción Abrir con visor de texto en el menú contextual que aparece al pulsar con el botón derecho del ratón.
  • Si Nautilus no puede mostrar un archivo seleccionado, lanzará la aplicación que lo creó, si se encuentra presente en el sistema, o la establecida como predeterminada en la asociación de aplicaciones con tipos de archivo.

Práctica 3. Copia y mueve archivos o carpetas

Nautilus ofrece varias alternativas para copiar y/o mover archivos o carpetas. En primer lugar, debes seleccionar los archivos o carpetas que deseas copiar en el directorio de origen haciendo clic sobre ellos.

Si deseas realizar una selección múltiple de archivos o carpetas tienes dos formas diferentes para realizarlo:

  • Elegir los elementos, uno a uno. Mantén pulsada la tecla Control para seleccionar los elementos aislados que hayas elegido con una pulsación del botón izquierdo del ratón.
  • Si deseas efectuar una selección múltiple de un grupo de archivos consecutivos, bastará que elijas el primero y el último manteniendo pulsada la tecla Mayúscula.

En el menú Editar elige la opción Copiar archivos o Cortar archivos si lo que quieres es moverlos. A continuación, dirígete hacia el directorio destino y elige Pegar archivos. Esta es la forma “natural” de copiar o mover elementos utilizando los menús de Nautilus aunque, como ocurre en sistemas Windows, tienes otras maneras de realizarlo. Elige la que te resulte más cómoda:

  • Puedes también usar el menú contextual del botón derecho del ratón: elige Cortar - Copiar o Pegar en cada caso o
  • Emplear las teclas de acceso rápido para hacerlo: Ctrl + C para copiar, Ctrl + X para cortar o Ctrl + V para pegar.

Nautilus, copiar entre directorios

También puedes usar la característica de “arrastrar y soltar” entre dos ventanas abiertas de Nautilus, una mostrando el directorio origen y la otra, el directorio destino. Si tomas un elemento y lo arrastras hasta la ventana del directorio destino (sin soltar el ratón):

  • Mueves el elemento, es decir, lo cambias de ubicación
  • Lo copias si mantienes la tecla Control pulsada durante la operación, es decir, el archivo permanece en su carpeta de origen y creas una copia en la carpeta destino
  • El sistema te pregunta si deseas mover, copiar, crear un enlace simbólico o usar como fondo (si es una imagen), si mantienes pulsada la tecla Alt mientras efectuas la operación. Aunque esta acción puede ser diferente dependiendo de si las carpetas, original y destino, se encuentran en particiones o unidades extraíbles distintas, las opciones descritas anteriormente son siempre accesibles pulsando la tecla ‘’Alt”.

Práctica 4. Renombra archivos

Cuando trabajes con archivos, seguro que habrá ocasiones en las que necesitarás cambiarle su nombre, bien porque no sea lo bastante explícito, bien porque su contenido haya variado, etc. Para ello selecciona el archivo que deseas renombrar. Pulsa con el botón derecho del ratón y selecciona Propiedades. Aparecerá el nombre resaltado en la pestaña Básico de la ventana Propiedades. Teclea el nuevo nombre y pulsa intro. El nombre del archivo habrá cambiado. Puedes hacerlo con cualquier fichero y además puedes usar nombres largos.

Observaciones sobre nombres de directorios (carpetas) como ficheros. Tienes que seguir ciertas reglas a la hora de nombrar archivos:

1. El nombre puede tener como máximo 256 caracteres
2. Se puede usar cualquier carácter, incluyendo letras, números, y el espacio en blanco, con la excepción del carácter barra “/”
3. En los nombres se distinguen las mayúsculas de las minúsculas, de modo que los nombres Ejercicio1, ejercicio1, ejerCicio1, por poner un ejemplo, representan archivos diferentes.
4. Los caracteres que se escriben después del último punto suelen ser pocos, y reciben el nombre de extensión.
5. Los archivos tienen una extensión que indica qué tipo de fichero es. Por ejemplo, extensión odt para ficheros creados con OpenOffice Writer, png para ficheros de Gimp…
6. Los directorios (carpetas) no llevan (no suelen llevar) extensión.

Ahora practica un poco:

  • Muestra el contenido del directorio Examples de tu carpeta personal (/home/”usuario”/Examples) y arrastra el archivo logo-edubuntu.png a tu Escritorio manteniendo la tecla Ctrl pulsada (ahora tienes una copia de este fichero en el Escritorio).
  • Pulsa con el botón derecho del ratón sobre el fichero logo-Edubuntu.png del Escritorio y selecciona Propiedades.
  • Cambia el nombre del archivo a logo.png. Observa cómo se refleja el cambio de nombre en el icono mostrado en el Escritorio.

Práctica 5. Duplica, borra o enlaza archivos y carpetas

El procedimiento para duplicar, borrar o enlazar archivos y carpetas es muy simple. Basta seleccionar el elementos y en el menú de Nautilus o en el menú contextual del botón derecho del ratón, elegir la opción deseada:

  • Duplicar: Utiliza la opción copiar - pegar en el mismo directorio para generar una copia identica del archivo manteniendo el original. El sistema le dará un nombre característico añadiéndole los caracteres (copia).
  • Borrar: elimina el fichero o la carpeta y la mueve a la papelera, desde donde puedes eliminarlo definitivamente.
  • Enlazar: genera un vínculo al archivo seleccionado.

Práctica 6. Crea una carpeta o archivo

Cuantos más archivos vas teniendo en tu equipo, más carpetas tendrás que crear con el fin de darle una estructura lógica a la información que vas almacenando. Crear una nueva carpeta es muy sencillo

  • Abre Nautilus y visualiza en él tu carpeta de usuario
  • Pulsa con el botón derecho del ratón en cualquier espacio vacío del espacio central
  • Selecciona Crear una carpeta del menú emergente

Nautilus, crear una carpeta nueva

  • Se muestra una nueva carpeta resaltada y dispuesta para que le des un nombre (por omisión, se llamará “carpeta sin título”)
  • Teclea el nombre que deseas. Puedes crear, por ejemplo, diferentes carpetas llamadas Documentos, Imagenes, Musica, Videos… para guardar tus archivos

Práctica 7. Diferentes formas de ver las carpetas y archivos

En esta práctica vas a probar diferentes formas de presentación de carpetas y archivos. Observa la parte superior derecha inmediatamente encima de la lista de archivos.

Nautilus, vista de archivos

Dispones de un zoom para aumentar o disminuir el tamaño de los iconos (signos más y menos de la lupa) y de un botón que te permitirá ver los ficheros en una lista o como iconos.

Si eliges el modo lista se mostrará en pantalla información que no aparece en el modo iconos: emblemas, nombre, tamaño, tipo y fecha de modificación, Por tanto, la presentación en modo lista es mucho más completa.

Nautilus, vista de archivos en modo lista

Además, en este modo, también puedes elegir la forma de organizar la información: por tamaño, por orden alfabético, por fecha de modificación… según las necesidades que tengas en cada momento. Para ello sólo tienes que hacer clic sobre cada encabezado: Nombre, Tipo, etc.

Observa

  • Pulsa sobre la etiqueta Nombre. Observa que el símbolo a su derecha se ha invertido. Esto quiere decir que antes del pulsar teníamos los ficheros ordenados por nombre y de forma ascendente (de la a a la z). Al invertir el símbolo, los habrás ordenado de forma descendente (de la z a la a).
  • Si pulsas sobre cualquier otro botón de los disponibles, los ficheros se ordenarán por ese campo, inviertiendo la ordenación si vuelves a pulsar el botón. Por ejemplo, si pulsas ahora sobre el botón tamaño, los archivos quedarán ordenados de mayor a menor en vez de por orden alfabético y si vuelves a pulsar sobre el mismo botón, lo harán de menor a mayor.

Práctica 8. Cambia los permisos de archivos y carpetas que te pertenezcan

Las distribuciones GNU/Linux y, también Ubuntu, son sistemas multiusuarios. La posibilidad de crear diferentes usuarios permite que diferentes personas puedan utilizar el mismo equipo y se asegure tanto la confidencialidad de los datos como la estabilidad del propio sistema. Por ello, en Ubuntu cada archivo posee un dueño que, normalmente, es la persona que creó el archivo y cada usuario del sistema pertenece a un grupo, aunque sea el formado por él mismo como único componente. Y además Ubuntu, para proteger los archivos de usuarios particulares de la manipulación por parte de otros, proporciona un mecanismo conocido como permisos de archivos y carpetas. Este mecanismo permite que estos ficheros y directorios “pertenezcan” a un usuario en particular.

Por otro lado, cuando realizaste la instalación de Ubuntu se crearon automáticamente dos usuarios, el que “bautizaste” con el nombre que quisiste en la instalación y el administrador del sistema o root. Por lo general, siempre entras en el sistema como usuario normal, pues el root es todopoderoso y un error trabajando como administrador podría llevarte a colapsar el sistema para siempre. Sin embargo, existen determinadas tareas y funciones que sólo el root puede ejecutar como instalar programas, impresoras, etc. y, en ciertos casos, tendrás que manipular ficheros y directorios que no te pertenecen como root (moverlos, renombrarlos, copiarlos, etc.). Todo ello te obliga a conocer básicamente como se produce la gestión de usuarios en Ubuntu para que, cuando necesites actuar como administrador en tu equipo, sepas hacerlo.

El sistema establece tres tipos de acceso para los ficheros, lectura (r - read), escritura (w - writer) y ejecución (x), según se trate del propietario del fichero, pertenezca al grupo dueño del fichero o sea, simplemente, un usuario reconocido por el sistema. Pues bien, sólo la persona dueña de un fichero puede establecer esta jerarquía de niveles de acceso y permitir o denegar que otras personas puedan leer, editar o ejecutar su archivo.

Para comprobar los permisos de un determinado archivo pulsa con el botón derecho del ratón sobre él y selecciona la opción Propiedades. Obtendrás una pantalla informativa con las características del fichero seleccionado y una pestaña en la misma titulada Permisos donde podrás establecer para tu archivo el nivel de acceso que desees.

Comprende mejor estos conceptos practicando un poco:

En primer lugar, vas a acceder a un archivo del sistema. Por ejemplo, sigue la ruta siguiente. Selecciona en el panel lateral sucesivamente Sistema de archivos - bin y a continuación, haz clic sobre el fichero arch. pulsa sobre él con el botón derecho del ratón. En el menú emergente haz clic sobre Propiedades y, a continuación sobre la pestaña Permisos.

Nautilus, permisos de archivos

Fíjate en esta ventana. Te ayudamos a interpretarla:

  • El propietario de este archivo es root
  • El grupo al que pertenece también es root
  • Como root es el propietario de este fichero sólo él puede cambiar los permisos del fichero. Observa como las entradas que te permiten cambiar los permisos están desactivadas. El sistema no te dejará cambiarlos a no ser que te identifiques ante él como el superadministrador, root.

Ahora accede a un archivo personal tuyo. Por ejemplo:

  • Crea un archivo de texto nuevo en tu carpeta personal. Para ello sitúate en dicha carpeta y utilizando el botón derecho del ratón selecciona en el menú contextual emergente la opción Crear un documento.
  • Nómbralo como prueba_permisos.txt.
  • Ahora selecciónalo con el botón derecho del ratón y pulsa sobre Propiedades y, a continuación, sobre la pestaña Permisos.

Nautilus, permisos de archivos
Observa ahora los cambios en la ventana emergente:

  • El propietario de este archivo es tu usuario
  • El grupo al que pertenece también es tu usuario
  • Cambia los permisos del archivo a tu gusto. Sin problemas, ¿verdad? Tú eres el propietario del fichero, tú puedes cambiar sus permisos.

Una aclaración, tienes que darte cuenta de que los permisos de un fichero también dependen de los permisos del directorio en el que residen. Así si quieres restringir el acceso a todos los ficheros de un directorio bastará con restringir el acceso al directorio que los contiene. En otras palabras, para acceder a un archivo, tendrás que tener permiso de ejecución de todos los directorios a lo largo del camino de acceso al fichero, además de permiso de lectura (o ejecución) del fichero en particular.


Práctica 9. Conéctate a un servidor FTP

Recogido de la Wikipedia: “Un servidor FTP es un programa especial que se ejecuta en un equipo servidor normalmente conectado a Internet (aunque puede estar conectado a otros tipos de redes, etc.). Su función es permitir el intercambio de datos entre diferentes servidores/ordenadores. Por lo general, los programas servidores FTP no suelen encontrarse en los ordenadores personales, por lo que un usuario normalmente utilizará el FTP para conectarse remotamente a uno y así intercambiar información con él”.

Nautilus te permite conectarte a un servidor FTP y acceder a los archivos disponibles como si fuese un directorio de tu propio equipo. Pruébalo:

  • En Nautilus, teclea la siguiente dirección FTP (tal cual está escrito). ftp://ftp.cica.es. Vas a conectar con el servidor FTP del Centro Informático de Andalucía. En él localizarás manuales sobre OpenOffice.
  • En la ventana que emerge selecciona la opción navegación anónima (en muchos casos, para acceder a servidores FTP necesitarás una contraseña y un nombre de usuario; en otros, podrás hacerlo de manera anónima pero, tal vez, sólo a determinadas carpetas o archivos).
  • Observa el listado de carpetas existentes en este servidor. Navega sucesivamente por los directorios guadalinex - descargas - cursos
  • Los archivos comprimidos que aparecen en este directorio son manuales básicos y avanzados de OpenOffice. Puedes copiar estos archivos a tu carpeta personal, por ejemplo, si deseas acceder a esta información, por los procedimientos ya conocidos hasta ahora, igual que si fuera un directorio de tu equipo.

Nautilus, conexión a servidor FTP


Práctica 10. Personaliza Nautilus

Nautilus, como todo el sistema, es altamente configurable. Para acceder al menú de personalización elige dentro del menú Editar la opción Preferencias.
Se mostrará entonces una ventana con diferentes pestañas para que puedas adecuar el comportamiento de Nautilus a tus necesidades. Todas sus opciones de configuración son bastante intuitivas y puedes modificarlas de forma muy sencilla.


Práctica 11. Busca un archivo o carpeta

Aunque intentes organizar concienciudamente tu disco duro, puede llegar un momento en que archives indebidamente una información o desconozcas el paradero de un fichero que creaste hace tiempo. Para ayudarte a encontralo dispones de la herramienta de búsqueda de Gnome a la que llegarás fácilmente si escoges la opción Lugares del menú principal de Gnome y a continuación, la entrada Buscar archivos.

Aparecerá la siguiente pantalla:

Búsqueda de archivos y carpetas en Ubuntu

Por defecto, la herramienta de búsqueda, comenzará la misma a partir de la carpeta /home/”usuario”. Ello se debe a que el usuario que tiene una sesión abierta en este momento sólo tiene permisos totales sobre esa carpeta. Si quieres ampliar la búsqueda del archivo que necesitas a todas las carpetas de tu disco duro deberás situarte sobre otras opciones de búsqueda.

Practica un poco:

  • Teclea en la línea El archivo se llama el texto: kal
  • Selecciona en la línea Buscar en la carpeta, Sistema de archivos, para que el sistema busque en esta ubicación.
  • Haz clic sobre el botón Buscar.
  • Pasados unos segundos, en la parte inferior de esta ventana en la ubicación Resultados de la búsqueda aparecerá el listado de todos los ficheros que contienen kal en su nombre.
  • Como ves en la imagen siguiente, la aplicación ha encontrado un fichero llamado kalzium.png en el directorio /usr/share/app-install/icons.

¿Cómo puedo encontrar un fichero si no recuerdo su nombre?

Para ello puedes hacer uso de los comodines siendo el más usual el asterisco. Por ejemplo, repite la búsqueda pero ahora escribiendo en El archivo se llama los caracteres Kal*

Le estas solicitando a la aplicación que busque todos los ficheros sin extensión cuyo nombre empiece por Kal, cualquiera que sea su nombre (el asterisco hace esa función).

Imagina que tienes que buscar un archivo que no recuerdas su nombre pero sí su extensión. Usa el comodín para sustituir el nombre del archivo. Por ejemplo en la ventana de búsqueda teclea ahora *.bmp. En resultados de la búsqueda aparecerán ahora todos los archivos imagen localizados que sean bmp.

Puedes hacer diferentes combinaciones de comodines:

  • co*.* Localizará todos los archivos cuyo nombre comience por co sin importar su extensión. Así en resultados de búsqueda puedes localizar un archivo como colegio.txt, cole.bmp, corazon.odt, etc.
  • c?.* Localizará todos los archivos cuyo nombre comience por c sin importar su extensión. Así en resultados de búsqueda aparecerán archivos como casa.txt, cereza.gif, crisol.bmp, etc.