Cumplimos un añito

17 01 2008

birthday-girl.pngPues eso, que hoy estamos de cumpleaños. Cuando hace un año me puse por primera vez delante de mi ordenador y escribí el primer artículo de este blog no sabía cuál iba a ser el camino que iba a seguir ni siquiera sabía si mi ánimo me mantendría en él. Lo difícil de ser bloguera no es el ponerse a escribir, lo verdaderamente complicado es mantenerse en la brecha, continuar con el ánimo con el que se inició y decirse a sí mismo que esto merece la pena y que hay que seguir.

Un año pasa muy pronto, con tanta rapidez que uno ni se da cuenta. Pero, ¿ha pasado mucho desde entonces?, ¿toca hacer balance cuando una tiene la tarta de cumpleaños delante de las narices?. Un año de aprendizaje, pues al menos yo he aprendido muchísimo con el blog, un año en el que he desterrado muchos de los programas que me tenían esclavizada, jejeje. ¡Pero donde se quedó Potoshop o las aplicaciones Macromedia, profusamente utilizadas!, por no tener… ni el Nero, ni el Office, que, a veces, ni me acuerdo cómo se utiliza y cuando un profe me pide ayuda… ¡caramba, que tengo que estrujar la memoria!.

En mi pequeña historia con esto de la informática, un año más en el que desperté a un mundo nuevo: un mundo donde las licencias Creative Commons se han abierto paso (hasta para escuchar música, que la hay y de excelente calidad en la Red), donde en el equipo que tengo con Windows XP los programas gratuitos y libres son los únicos presentes (si no contamos al propio sistema, claro), un año en el que tengo en mis marcadores decenas de sitios Web que me ofrecen servicios on line que si me lo dicen hace tres años, ni me lo creo… Un año en el que he visto como una distribución Linux, Ubuntu, crecía y se desarrollaba hasta convertirse en la distribución líder del mundo linux y mi sistema operativo favorito (una se pregunta si los responsables educativos de mi Comunidad se han enterado de ello porque se empecinan en mantener una distribución Linux, Suse, en el doble arranque de los equipos de las aulas de informática que ni siquiera advierte que tengo una memoria flash instalada en el puerto USB o que no reconoce mi disco duro externo, como para animar a su uso, vamos…).

En fin, al margen de avances y retrocesos, un año con el ordenador a cuestas que ha sido un placer compartir con todos vosotros al tiempo que, desde esta plataforma, se extiende el agradecimiento a esa extraordinaria comunidad de usuarios que existe en la Red dispuestos a compartir igualmente sus conocimientos con los demás. A todos ellos, sin excepción, les dedico el trabajo realizado este año y, aunque una tiene vida al margen de este blog, espero seguir celebrando algún cumpleañitos más.