Presentación de Asturias

Esta película necesita Flash Player 7

Para proyectarlo con la pantalla completa (full)

Las fotos

fotos_cuenca.jpg

Fin de la ruta

        A las 7.30 horas empezamos a recorrer las habitaciones para despertar a los/as alumnos/as. Algunos ya estaban recogiendo todas sus cosas y en algunas habitaciones había más alumnos que camas. A las 8.30 ya estábamos todos en el comedor. El ambiente era triste y en las mesas ya se mezclaban tinerfeños y asturianos. Caras de cansancio, de haber dormido poco, algunos casi nada. Subimos de nuevo a las habitaciones para ir bajando nuestro equipaje y las profesoras aprovechamos para inspeccionar las habitaciones y comprobar que todo tiene que quedar como se nos indicó.        

Comienzan las despedidas: abrazos, besos y, por supuesto lágrimas. Todos los participantes nos hacemos una foto para el recuerdo. A las 10 abandonamos Cuenca. Durante un buen rato, nuestros alumnos están comunicándose con los otros compañeros. Se oye alguna canción, gritos de ánimo. Transcurrido un tiempo, en el autocar reina un silencio total: el agotamiento y el sueño hacen acto de presencia.

 

rutas.jpg

         La hora de llegada a La Felguera está prevista para las 19 horas. Nos retrasamos unos quince minutos. Algunos familiares están esperando a los alumnos. Las preguntas de rigor: “¿Se portaron bien?”, “¿Hubo algún problema?”.

Nos despedimos de ellos recordándoles que al día siguiente había que ir a clase..

Letras castellanas

  Salimos a las 9.30 del colegio y nos dirigimos al monasterio de Uclés, donde llegamos a las 10.25. En la actualidad es el Seminario Menor Santiago Apóstol.

En este monasterio están enterrados Jorge Manrique y su padre. El castillo de Uclés y sus murallas se convirtieron en cabeza de la Orden de Santiago desde el año de su fundación. De esta Orden fue maestre don Rodrigo Manrique.

En el patio central, alrededor del brocal del aljibe, y nada más entrar, hicimos una foto de grupo. Menos mal, pues luego habría sido imposible ya que era el día del monaguillo y había niños haciendo juegos.

11.jpg

Rosa nos propuso adivinar en qué sala del monasterio estaba el sepulcro de Jorge Manrique. Para ello repartió unos panfletos. La primera que dio con la solución fue Olaya y como premio tuvo un libro que las monjas de clausura, que habíamos visto el día anterior, le habían dado.

Recorrimos las diferentes salas del castillo: la iglesia (donde leemos las tres primeras estrofas de las Coplas a la muerte de su padre, de Jorge Manrique), el coro, sala capitular… Finalizado este, dispusimos de tiempo libre para comer el pic-nic.

De nuevo al autobús y rumbo hacia Segóbriga para ver las ruinas de una de las ciudades romanas mejor conservadas. A la entrada del Parque Arqueológico se ha construido un moderno Centro de Interpretación. En el vestíbulo se explica el origen y la historia de la ciudad. También asistimos a la proyección de un documental en el que se informaba de cómo, cuándo y quién había hallado esta ciudad y los trabajos que se fueron haciendo hasta entonces.

Tuvimos que esperar un poco para realizar la visita guiada, tiempo que aprovechamos para hacer las últimas compras en la tienda de regalos.

Comenzamos la visita y vimos el anfiteatro, el teatro, la muralla, las termas, el foro, etc.

Permanecimos allí hasta más o menos las 14.00. Después de una hora de viaje, llegamos al restaurante (que se llamaba Jorge Manrique) y en el que habíamos parado unos días antes. De menú había sopa o macarrones, merluza o pollo al horno y tarta.

Por la tarde, visita a Castillo de Garcimuñoz, en donde leímos otras coplas (IV-V-VI) de Jorge Manrique y fragmentos de El conde Lucanor, del infante don Juan Manuel. Nos mostraron un manuscrito original firmado por los Reyes Católicos. Realizamos las actividades del cuadernillo y fin de la jornada.

12.jpg

         De vuelta al centro, Rosa nos dijo que la cena de ese día sería a la carta. Se despidió de nosotros y, por más que le rogamos que nos cantase algo (pues nos habíamos enterado de que formaba parte de un grupo), no hubo forma de convencerla.

Allí nos esperaba Jaime. Nos pasó una encuesta para rellenarla, pidiéndonos que fuésemos lo más sinceros posibles con el objeto de subsanar posibles fallos. Se despidió de nosotros y vino lo mejor: ¡cenaríamos en la capital y tendríamos tiempo libre hasta las 12:30!

         Vestimos nuestras mejores galas y nos dispusimos a disfrutar de la noche en Cuenca. A la hora indicada nos recogió el autobús y de vuelta al centro continuó la fiesta.

Tierra de hidalgos

  El final de la ruta se va acercando y el cansancio aumenta un poco más. El tiempo nos acompaña de nuevo. Luce el sol y ponemos rumbo a San Clemente. Antes de llegar conocemos el paraje de Rus, donde se encontraba la famosa venta de Lomas. Ahora es un área recreativa en la que se alza una ermita. Allí se ha situado la célebre aventura del mono adivino, el retablo de Melisendra y los sucesos de Maese Pedro narrados en El Quijote y procedemos a la lectura de los mismos. El tiempo invita a tumbarnos y tomar el sol mientras degustamos el bocadillo correspondiente.

9.jpg

         Seguimos nuestro camino y llegamos al punto de destino. Visitamos la iglesia y después una exposición. Llega la hora de la comida y nos llevan a un restaurante especializado en celebraciones de bodas.

         A continuación nos dirigimos a Villanueva de la Jara. A la entrada del pueblo recogemos a la guía y paseamos por el pueblo visitando diferentes lugares de interés. El primero es el convento de Santa Ana. Allí nos reciben las monjas de clausura, que, amablemente, responden a todas nuestras preguntas. Se procede a la lectura de un fragmento de Muero porque no muero, de Santa Teresa de Jesús. Respondemos a unas cuestiones del cuaderno.

         El siguiente punto de interés es la basílica de Nuestra Señora de la Asunción y, por último, la parroquia de Nuestra Señora de las Nieves. En ambos lugares, la guía nos dio todo tipo de explicaciones sobre los lugares que estábamos visitando. Concluimos las últimas actividades del cuaderno y damos por concluida nuestra visita.

10.jpg

         El viaje de regreso fue aprovechado por algunos para dar unas cabezadas. La tarde había resultado un poco pesada y todavía nos quedaba pendiente un recital poético.

         Una vez en el centro, unos jugaron un partido y otros, la mayoría, aprovechamos para descansar.

         Después de la cena, un grupo compuesto por tres hombres -faltaba uno que acababa de ser papá- llevó a cabo el recital antes mencionado. Duró una hora y a las once de la noche concluyó esta jornada.

         Por fin respiramos. Estábamos deseosos de reunirnos en las habitaciones con nuestros/as compañeros/as y armar un poco de juerga.

Letras de Cuenca

6.jpg  Hoy vamos a hacer pocos kilómetros, pues nos toca visitar la capital, Cuenca. La salida es, como siempre, a las 9.30. Nuestra primera parada es en el mirador del Castillo. Es lo que queda de la antigua alcazaba árabe. Desde aquí divisamos la imagen del Sagrado Corazón de Jesús, el parador   -que antes fue un convento de dominicos- y otros monumentos. En homenaje al poeta conquense Federico Muelas leemos su Soneto a Cuenca. Realizamos la primera actividad del cuaderno y nos dirigimos hacia la antigua cárcel de la Inquisición, en donde estuvo retenido Fray Luis de León. Ante ella leemos la oda A la salida de la cárcel. Seguimos caminando y nos asomamos al mirador de la Hoz del Júcar. Allí realizamos la lectura Romance del Júcar, de Gerardo Diego. A través de la Ronda llegamos al mirador de la Hoz del Huécar, donde se leerá el Romance del Huécar, también de Gerardo Diego.

Después de reponer fuerzas, las callejuelas estrechas nos llevan hasta las ruinas de San Pantaleón, un antiguo templo que alberga una imagen del poeta Federico Muelas. Seguimos callejeando, pasamos por delante de la catedral -hacemos una foto de grupo-, del Ayuntamiento y llegamos a la plaza de la Merced, en la que está ubicado el Seminario Conciliar. Contestamos las cuestiones correspondientes y a continuación visitamos el Museo de las Ciencias. Recorremos las distintas salas y asistimos a una sesión en el Planetario Acabada esta, nos vamos a comer a la zona universitaria y hacemos un poco de sobremesa.

7.jpg

Vuelta al autocar, que nos traslada de nuevo hacia el casco antiguo, que, junto con sus hoces, es Patrimonio de la Humanidad desde el año 1996. A las 4 de la tarde y con un sol de justicia, nos dirigimos andando hasta el puente de San Pablo. Antes de cruzarlo y teniendo de fondo el barrio de San Martín, leemos un fragmento de Cuenca, de Pío Baroja.

Repuestos de la pequeña caminata, llega el turno de visitar el Museo de Arte Abstracto. Para muchos era la primera vez que veían “in situ” este tipo de pintura. La primera impresión no fue muy buena, puesto que hubo “un pequeño intercambio de opiniones sobre los cuadros con la guía”, pero al final resultó una experiencia enriquecedora.

 

A la salida dispusimos de tiempo libre para descansar, tomarnos algo en la plaza de la catedral y del ayuntamiento, y realizar algunas compras. Iniciamos el camino de regreso al autobús contemplando las casas colgadas y el resto del paisaje creyendo que tardaríamos mucho en volver.

Ya en el autocar, Rosa nos comenta que con motivo del Día del Libro, después de la cena se leerían capítulos de El Quijote. Los/as alumnos/as no las tenían todas consigo y pensaban que eso iba en serio. Al final, resultó ser una broma en la que participamos las profesoras acompañantes, pero no se enteraron de ello hasta el final de la actividad que estaba prevista.

Después de la cena, “una romancera” -como ella prefiere que la llamen- nos ofreció un recital poético. Al principio quedamos sorprendidos, pues la entrada fue espectacular y durante un buen rato nos reímos a mandíbula batiente. Al final se hizo un poco pesado

Una vez aclarado el tema de la lectura de El Quijote, todo el mundo se retiró a sus habitaciones.

Andanzas serranas

  Era el segundo día que salíamos a “ver mundo”. Aunque todavía no había mucha confianza con nuestros amigos de Tenerife, ya les empezamos a coger cariño.

A las 9.30 y con un calor casi inaguantable para nosotros, iniciamos la excursión.

Íbamos a la Ciudad Encantada y, mientras tanto, en el autobús, Rosa (la guía) nos explicó que el Parque Natural Serranía de Cuenca es centro de especial protección.22-abril.jpg

Durante el viaje íbamos contemplando el paisaje: los pinares (que eran la base de economía en Cuenca), un monumento que representaba a un pastor en los pinares y, sobre todo, nunca perdimos de vista el río Júcar, con su particular color verde, sus zonas de baño y sus zonas de pesca (con la devolución de los peces al río, ¡que estábamos dentro del parque!)

Por fin llegamos a la Ciudad Encantada, donde nos comentan que estábamos en un mar, ya que antiguamente eso era. Rosa nos dijo que las rocas tenían esa forma porque el agua y el aire las deformaron. Procedemos a la lectura de un soneto de Federico García Lorca (Sonetos del amor oscuro) en el que el poeta pregunta a su amor por la Ciudad Encantada de Cuenca.

4.jpg

Disponemos de una hora para hacer un recorrido por ese singular paraje observando el peculiar modelado de las rocas. Finalizado este y después de realizar algunas compras, nos dirigimos al autocar donde estaba el control de avituallamiento: ese día nos habían puesto dos bocadillos, dos piezas de fruta, un zumo y una botella de agua. ¡Menú de montañero!

Después de reponer fuerzas, nos dirigimos hacia el nacimiento del río Cuervo (un espacio de 1.709 hectáreas y declarado Monumento Natural en 1999). Una vez allí, caminamos un poco y en una zona donde había una pequeña cascada Rosa nos explica unas cosas que luego nos servirían para responder a las cuestiones que se nos planteaban en el cuaderno. Es el lugar perfecto para leer el romance Serranas del Júcar, de Luis de Góngora. Hicimos una pequeña ruta y, concluida esta, dispusimos de tiempo libre para comer.

Cerca del aparcamiento había un área recreativa donde podíamos comer lo que nos quedaba del pic-nic o bien ir al bar cercano y comprar lo que nos apeteciera.

5.jpg

 

En el viaje de regreso, realizamos una visita guiada a la piscifactoría. Nos estaban esperando dos monitores, por lo que nos dividieron en dos grupos (los de Tenerife por un lado, y nosotros, por otro), cosa que no nos gustó. Después de las explicaciones, el monitor intentó que alguno de nosotros pescase alguna trucha, ¡pero se vio que no es lo nuestro!

Por otro lado, tuvimos suerte, puesto que desde ese mismo lugar pudimos observar bastante cerca al águila y a la pareja de halcones. Un poco más allá, y en una especie de laguna, divisamos distintas clases de patos.

De regreso hacemos una parada en la espectacular Ventano del Diablo, desde donde hay una magnífica panorámica, todo después de realizar unas cuantas fotos y leer un fragmento de El río que nos lleva, de José Luis Sanpedro.

  

De vuelta en el centro, hicimos un pequeño ensayo, puesto que esa noche nos correspondía hacer la presentación de nuestra comunidad. Nos duchamos, cenamos y de nuevo al salón de actos.

Después de solventar unos cuantos problemas (no encontrábamos les casadielles ni funcionaba el ordenador…), llegó el momento de dar a conocer a nuestros compañeros de Tenerife, a Rosa y a Jaime (el responsable de la Ruta en Cuenca) el Principado de Asturias. La presentación no resultó tal como esperábamos.

A continuación procedimos a la entrega de regalos: una camiseta para nuestros compañeros; para las profesoras, un pisapapeles, un llavero con el logotipo de nuestro centro, un pin con el escudo de Langreo, y para el centro, un pequeño obelisco de cristal que llevaba grabado el nombre del CEO de Tenerife y el logotipo de nuestro instituto. El Departamento de Lengua les entregó un ejemplar de la novela La aldea perdida, de Armando Palacio Valdés También les repartimos folletos con todo tipo de información sobre nuestra comunidad.

La Delegación de Cuenca recibió un pisapapeles con el logotipo del centro, y Rosa y a Jaime, además de folletos propagandísticos, recibieron un llavero grabado con el logotipo de nuestro centro.

 

En un lugar de La Mancha.

Primer día en Cuenca. Nos levantamos temprano (¡hay que compartir duchas!), muy cansados (estuvimos hablando con nuestros compañeros) y ¡a desayunar! Un gran desayuno para coger fuerzas y todos, asturianos y canarios, al autobús en dirección a Belmonte y Mota del Cuervo. Rosa (nuestra acompañante durante toda la estancia en Cuenca) nos va hablando un poco de los distintos pueblos por los que vamos pasando: Villar de Olalla, Mota de Altarejos, San Lorenzo de la Parrilla.

1.jpg

El primer pueblo conquense que visitamos es Belmonte, localidad natal de Fray Luis de León. En una pequeña plazuela hay un busto del insigne poeta. En ella leemos un fragmento de Canción a la vida retirada y contestamos una de las cuestiones que se plantean en el cuaderno de trabajo. A continuación hacemos un pequeño tour y pasamos delante de la Casa de los Leones, donde, según la tradición popular belmonteña, nació Fray Luis de León. De ahí nos dirigimos hacia la Colegiata. Antes de entrar leemos un fragmento de La perfecta casada y comentamos brevemente (hacía un aire polar) el papel y la figura de la mujer en esa época.

Ya dentro, Carlos -nuestro guía belmonteño- nos va explicando la historia, mostrándonos las diferentes capillas, el coro, los pasos que salieron en la Semana Santa de Cuenca, etc. Allí tuvimos que dibujar el escudo de los fundadores. Nos despedimos de él y paseamos por el pueblo.

No pudimos visitar el castillo puesto que lo están rehabilitando. Lo vimos desde el pueblo. Rosa nos cuenta que en él se rodó la película de El Cid Campeador, cuyos protagonistas fueron Sofía Loren y Charlton Heston y que muchos lugareños participaron en ella como extras (les pagaban 10.000 pesetas en aquella época).

2.jpg

Después de descansar, visitamos una cooperativa vinícola. Antes de entrar leímos un fragmento de El Quijote (la batalla que Don Quijote tuvo con los cueros de vino). A continuación nos llevaron hasta donde se ubican los molinos de viento. Desde ese paraje aprovechamos para contemplar el horizonte y localizar diferentes puntos de la geografía manchega (Pedro Muñoz, El Toboso…). Zacarías -el guía que nos acompaña- nos hace un pequeño resumen de los cuatro que hay y procedemos a la lectura del capítulo VII de El Quijote (la aventura de los molinos de viento).

Nos mostraron el interior de uno y pudimos observar los diferentes utensilios y piezas que necesita el molinero para realizar su trabajo.

Un poco de tiempo libre para hacer las pertinentes compras y fotos, y finaliza nuestra primera jornada en estas tierras. Solo tenemos que poner un pero: cuando nos mostraron el interior del molino, nos separaron en dos grupos -Tenerife por un lado, y nosotros, por otro-. Creo que lo más lógico hubiese sido mezclarnos para que así nos fuésemos conociendo mejor.

3.jpg

Llegamos al centro hacia las 8 y, mientras nuestros compañeros preparaban su presentación, nosotros jugamos al fútbol. Después, una ducha y ¡a cenar! ¡Qué cena! ¡¡¡Sopa y hamburguesa con patatas!!!

Después de comer tanto y tan bien, un poco de tiempo libre y al salón de actos. La presentación de la comunidad canaria nos esperaba. El acto comenzó con unas palabras a cargo de una de las profesoras -Ana Mercedes- y a continuación fueron mostrando imágenes y recitando poemas que hacían alusión a las diferentes islas. Estuvo muy bien. A nuestro centro le obsequiaron con el típico balcón canario; y a las profesoras y a nosotros, con un libro. Para rematar la noche degustamos sus postres típicos.

Y, después de un día tan largo, ¡a dormir!, aunque eso de dormir…

Planificamos

La idea de participar en una Ruta Literaria es consecuencia de las inquietudes de una parte del alumnado de 4.º de la ESO que ya desde el curso pasado había mostrado mucho interés en ello debido a la publicidad que en el centro se dio al resultado de la Ruta Literaria de Cervantes (concretamente “El Madrid de los literatos”), para la cual el instituto había sido seleccionado en el curso 2006-2007.

pensar.gif         Apenas una semana después del comienzo de las clases, los/as alumnos/as preguntan si este año habrá o no esta actividad. Cuando se les informa de que hay que trabajar fuera del horario escolar, una de las profesoras -que había participado en la actividad del curso 2006-2007- queda gratamente sorprendida al comprobar que, de un grupo de dieciocho alumnos, quince están dispuestos a hacerlo. Se comenta con la otra profesora tal circunstancia y la respuesta que recibimos al día siguiente es que nueve alumnos se suman al proyecto.

         La experiencia que sacamos de la Ruta del curso 2006-07 nos demostró que este programa representa un complemento para la formación que adquiere el alumnado en la ESO. Son también importantes los aspectos relacionados con el trabajo en equipo y la convivencia con personas de otras comunidades.

         En vista de esto, el Departamento decide presentar el correspondiente proyecto si dicha actividad es convocada por el Ministerio de Educación y Ciencia. Una vez publicado en el BOE, procedemos a su elaboración, y fue presentado en el Registro de la Consejería de Educación del Principado de Asturias.

A mediados de enero, la Dirección del centro nos comunica que habíamos sido seleccionados. El escrito nos informaba de:

  • Ruta concedida: Por tierras y letras de Cuenca.
  • Comunidad Autónoma de la Ruta: Castilla-La Mancha.
  • Fecha de participación: 20-26 de abril.
  • Número de participantes: de 20 a 24 alumnos y 2 profesoras.
  • Centro con el que participa: CEO Bethencourt Y Molina de Santa Cruz de Tenerife.