STOCKS

ADMINISTRACIÓN y COMERCIO

EL PARO EN ESPAÑA

Publicado en FINANCIACION INTERNACIONAL por josemanl 11:01 am Viernes, 20 Marzo 2009

Trabajo realizado por Pelayo Abanzas Romero (1º Comercio Internacional)

DEFINICIÓN

 

 

 

            El desempleo es una situación en la que personas con edad, capacidad y deseo de obtener un empleo no pueden conseguirlo por diversas razones por lo que se ven forzados a estar en el paro en contra de su voluntad. Las causas del desempleo pueden ser de varios tipos:

 

  • Estructural: existe un crecimiento económico caracterizado por la disminución de la demanda, de la inversión y de la productividad y por el aumento de la inflación. Dicho caso se produce de forma cíclica, de forma que los períodos del auge en la economía van seguidos de una recesión o desaceleración del crecimiento, que se produce cuando hay más demanda por el empleo que ofertas debido a que los elevados salarios reales atraen a los desempleados a buscar trabajo e impiden a las empresas a ofrecer más dinero.
  • Estacional: es aquel que varía dependiendo de la estación del año en la que nos encontremos, ya que hay trabajos que sólo pueden realizarse durante una determinada temporada.
  • Fraccional: va unido al desempleo por desajuste laboral, y es aquel en los que los trabajadores cambian de trabajo para mejorar sus habilidades en el mundo laboral. Tiene la ventaja de que no representa un problema económico y el empleado se marcha muchas veces con una oferta de otra empresa bajo el brazo. Este tipo de desempleo es relativamente constante.
  • Cíclico: es aquel originado por una recesión económica (periodo de decrecimiento del Producto Interior Bruto). Se genera cuando la tasa de desempleo está por encima de la tasa natural de desempleo. Sus consecuencias pueden ser nefastas, como la violencia generalizada y la desobediencia civil en países con instituciones débiles o la provocación de vuelcos desde las políticas de Estado hasta la adopción de un sistema económico distinto como pena del debilitamiento institucional. Un ejemplo de desempleo cíclico ha sido la crisis mundial de 1929.

No debemos olvidar que las nuevas tecnologías hacen que se eliminen puestos de trabajo, lo que afecta directamente al mercado de contratación laboral, afectando sobre todo a los países más industrializados

 

Efectos del desempleo

 

            Puede suponer un problema tanto económico, ya que hay mano de obra inutilizada que podría generar recursos necesarios al país, como social, porque las personas que están en el paro tienen que vivir con una renta baja, en muchos casos deben de cuidar a su familia, lo que producen enormes sufrimientos, además de que no pueden utilizar el Derecho al Trabajo. Desde hace ya mucho tiempo, el paro es una de las principales preocupaciones de los ciudadanos, llegando a superar en muchos momentos a otros temas como el terrorismo o la inmigración. Para combatir el desempleo, el Ministerio de Trabajo tiene diversos contenidos que se pueden dividir en los siguientes grupos:

 

1)     Medidas para la creación y fomento de empleo

 

2)     Medidas de reparto de trabajo

 

3)     Medidas de protección a los trabajadores

 

4)     Medidas para la obtención de un adecuado sistema de colocación e información

 

Medición del desempleo

 

            La tasa de desempleo es la proporción de trabajadores en paro con respecto al total de la población activa. Se puede obtener mensualmente mediante una encuesta a la población activa, realizada por el Instituto Nacional de Estadística, en la que se le pregunta por su historial laboral reciente, cuyos resultados reciben el nombre de paro declarado. También se puede obtener por las personas que están registradas en el INEM y se encuentran sin trabajo, lo que se llamará paro registrado. Existen 4 grupos de población, todas ellas mayores de 16 años, ya que es la edad mínima para trabajar:

 

  • Ocupados: tienen un trabajo remunerado, aunque pueden estar ausentes temporalmente por enfermedad, huelgas o vacaciones.
  • Desempleados: personas no ocupadas que están esperando volver a trabajar. Dichas personas, para que esté considerada desempleada, deberá de declarar que ha hecho un esfuerzo concreto por encontrar un empleo.
  • Inactivos: son todas aquellas personas que no están buscando trabajo, ya sea por estudios, por jubilación o por otros motivos.
  • Población activa: comprende a los ocupados y a los desempleados, es decir, todas aquellas personas que, o bien están trabajando, o bien están buscando empleo.

<!–[if gte mso 9]> Normal 0 21 false false false <![endif]–><!–[if gte mso 9]> <![endif]–><!–[if !mso]> st1\:*{behavior:url(#ieooui) } <![endif]–> <!–[if gte mso 10]> /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:”Tabla normal”; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-parent:”"; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:10.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-ansi-language:#0400; mso-fareast-language:#0400; mso-bidi-language:#0400;} <![endif]–>

HISTORIA DEL PARO EN ESPAÑA

 

 

 

            A continuación repasaremos la historia del paro de España, desde los años posteriores a la guerra civil hasta nuestros días, que llegó a ser del 25% en 1994 y que se movió por encima del 16% durante los años ochenta y noventa debido a que no se creaba empleo al mismo ritmo que se aumentaba la población activa. Los que más sufrieron el problema del paro fueron los jóvenes, las mujeres, los trabajadores con niveles de estudios bajos.

 

 

 

Los años del desarrollo (1950-1973)

 

            Tras la Segunda Guerra Mundial, Europa estaba sumergida en una enorme crisis ya que quedó prácticamente destruida. Es entonces cuando intervino Estados Unidos con el “Plan Marshall” para reconstruir el viejo continente, a la vez que estaba destinado a contener un posible avance del comunismo. Esto generó un alto crecimiento económico y una intensa creación de empleo, con tasas de inflación bajas y sin grandes desequilibrios en la balanza de pagos. Ese entorno internacional influyó positivamente en España, que aumentó su producción durante los años sesenta y primeros de los setenta, lo que dio lugar a un proceso de industrialización, urbanización y modernización. Gracias a ello, el empleo en España aumentó considerablemente a pesar del crecimiento continuo de la población activa por varias razones, como el traslado de parte de la población de la agricultura a las grandes ciudades.

 

            Durante los años de la dictadura franquista, los sindicatos libres estaban prohibidos y no se reconocían muchos de los derechos de los trabajadores actuales como es el derecho de ir a la huelga o la libre asociación y representación. El Gobierno era quien regulaba todos estos aspectos, siempre mirando sus intereses, y fijaba los salarios de los trabajadores siempre un poco por encima de la inflación. Gracias a este modelo, las empresas disfrutaban de costes salariales bajos, a cambio de mantener la ocupación, por lo que los trabajadores encontraban empleo con más facilidad que en la actualidad, tenían su puesto casi asegurado y tenían salarios que aumentaban cada año. Las desventajas eran un sueldo bajo y la renuncia a posibles conflictos y a la sindicación libre. Para aumentar los salarios, muchas personas eran pluriempleadas, hacían horas extras y largas carreras profesionales.

 

 

 

La explosión del desempleo (1974-1985)

 

            España estaba inmersa en un acelerado proceso de cambio, caracterizado por un elevado crecimiento del Producto Interior Bruto, la transformación de su estructura productiva, la modernización de la sociedad y la rápida evolución de sus valores. Todo esto también tenía su parte negativa: inflación, déficit exterior, déficit público, cambio político (transición), etc. Todo ello se vio incrementado por la famosa “crisis del petróleo”, por lo que España pasó de tener un 1% escaso de población activa en el paro a tener el 23% a mediados de los años ochenta.

 

Las causas de este aumento son muy diversas:

 

  • La “crisis del petróleo” aumentó la demanda mundial de energía, por lo que aumentó su precio, el de materias primas y, sobre todo, del trabajo.
  • El aumento de los costes laborables fue consecuencia de una “batalla por el reparto de las rentas” que, aunque afectó a toda Europa, tuvo especial importancia en España por culpa de la transición política.
  • Recién llegada la democracia, las empresas tuvieron que adaptarse a las nuevas reglas que imponían los nuevos Gobiernos, teniendo que adaptar su empleo, tecnología, capital y organización a los nuevos precios, por lo que muchas compañías despidieron a muchos empleados para hacer frente a los nuevos gastos.

<!–[if gte mso 9]> Normal 0 21 false false false <![endif]–><!–[if gte mso 9]> <![endif]–><!–[if !mso]> st1\:*{behavior:url(#ieooui) } <![endif]–> <!–[if gte mso 10]> /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:”Tabla normal”; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-parent:”"; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:10.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-ansi-language:#0400; mso-fareast-language:#0400; mso-bidi-language:#0400;} <![endif]–>

 paro1.JPG

El ciclo económico (1984-2000)

 

            La coyuntura económica cambió por completo a partir de 1985, ya que la demanda creció bastante por lo que las ofertas de empleo eran cada vez más abundantes. El paro se redujo, pero la población activa creció por lo que era difícil que el paro descendiese. Las empresas llevaron a cabo un intenso proceso de capitalización, pero el crecimiento de la ocupación fue también muy rápido, de modo que la relación capital/empleo se estabilizó.

 

            1986 fue un año importante en la historia de España. Después de varios intentos y de que se instaurara la democracia en nuestro país, por fin vio las puertas abiertas para su entrada en la Comunidad Económica Europea. La integración aceleró el proceso de liberalización, desregulación y flexibilización de la economía y fomento de la competencia, ya que muchas empresas de otros países de la CEE se instalaron en España, lo que hizo que aumentase el empleo. También animó la adaptación de la estructura productiva hacia nuevos bienes y servicios, atrajo capitales exteriores y aceleró las reformas. Gracias a ello la inflación descendió y los salarios seguían siendo estables.

 

            La balanza comercial acusó el impacto de la liberalización, pero seguía siendo superávit y las inversiones extranjeras seguían llegando en grandes cantidades. El gasto público se aceleró, pero los ingresos eran bastantes grandes, por lo que el déficit público empezó a moderarse.

 

            Debido a todos estos cambios, los trabajadores pocos cualificados se habían protegido de los jóvenes y mujeres, que apenas tenían derechos, mediante contratos temporales, elevados costes de despido en los contratos indefinidos y un seguro de desempleo generoso. Hubo una nueva batalla por el reparto de las rentas en 1987, las causas fueron las siguientes:

 

  • La conciencia del mayor poder de mercado de los empleados, paralela a la reducción del desempleo y al aumento de los beneficios.
  • El aumento de la demanda de trabajo, fruto de la expansión del producto. También ayudó el uso de nuevas tecnologías.
  • El sentimiento de los trabajadores que habían quedado fuera de la bonanza económica.
  • La tasa de inflación se aceleró, pero el gobierno anunció una reducción de la misma para 1989. Los sindicatos interpretaron esto como una ruptura de las reglas del juego de la negociación colectiva ya descritas.
  • Hubo otras razones para el cambio en la actitud sindical, como el rechazo a la reforma de las pensiones, la inactividad de los partidos de la oposición, la publicidad de los primeros casos de corrupción política, la protesta del ala izquierda socialista por el incumplimiento del ideario del partido, etc.

            El 14 de diciembre de 1988 se convocó una huelga general después de que se aprobase una propuesta de un contrato de trabajo para jóvenes con un salario mínimo al legal. El gobierno subestimó la amenaza de la huelga, se vio sorprendido por la elevada participación, admitió su derrota y se puso a negociar con los sindicatos.

 

            La política fiscal fue, en consecuencia, expansiva a partir de 1989, impulsada por el gasto social, la inversión pública y la falta de capacidad. La política monetaria se hizo restrictiva. La peseta entró en el mecanismo de cambios del Sistema Monetario Europeo en un intento de imponer la estabilidad, por lo que el Banco de España puso en práctica un control directo del crecimiento del crédito, medida poco ortodoxa pero efectiva. Con tipos de interés altos, la peseta se apreció en términos reales, lo que incidió negativamente en el saldo de la balanza por cuenta corriente.

 

            La combinación de políticas monetaria, fiscal y cambiaria no era sostenible a principios de los años 90, por lo que la peseta sufrió tres devaluaciones. En 1993, la economía sufría una depresión corta pero profunda. Las empresas tuvieron que recortar sus plantillas, por lo que el paro volvió a subir de manera considerable.

 

            La adhesión de España al Tratado de Maastricht en 1992 exigía un esfuerzo extraordinario para cumplir las condiciones preestablecidas. La política monetaria volvió a ser expansiva a partir de mayo de 1993: la reducción de los tipos de interés contribuyó positivamente a la recuperación económica. El gobierno intento pactar una reforma del mercado de trabajo, pero la oposición de los sindicatos impidió el acuerdo, por lo que el gobierno llevó a cabo la reforma por decisión propia en 1994.

 

            La salida de la recesión fue rápida porque la situación financiera de las familias y de las empresas era sólida. Los beneficios volvieron a crecer en 1994 y la creación de empleo se recuperó pronto. En 1998 el déficit público se había reducido al 1,8% del PIB y la inflación había bajado al 1,4% sin que por ello el crecimiento se viera perjudicado (3,8% en 1998). La creación de ocupación fue intensa en todos estos años.

 

 

 

 

 

 

 

ACTUALIDAD

 

 

 

            El desempleo en España está aumentando año tras año. Entre 2004 y 2007 el paro oscilaba entre los 2.000.000 parados y los 2.200.000 según la época del año, pero a partir del año pasado se ha disparado totalmente. En 2007 el desempleo, que comenzó siendo más bajo que años atrás en la misma época, terminó subiendo en casi todas las comunidades autónomas, especialmente en Andalucía y en la Comunidad Valenciana, bajando tan sólo en el norte (Asturias, País Vasco y Galicia). En diciembre de dicho año, el paro volvió a aumentar por tercera vez consecutiva con 32.302 personas más, de las cuales el 92% pertenecían al sector de la construcción. Este mismo mes en 2006 se vivía un descenso de 291 ya que, tradicionalmente, suele tratarse de un mes en el que se realizan más contrataciones.

<!–[if gte mso 9]> Normal 0 21 false false false <![endif]–><!–[if gte mso 9]> <![endif]–><!–[if !mso]> st1\:*{behavior:url(#ieooui) } <![endif]–> <!–[if gte mso 10]> /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:”Tabla normal”; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-parent:”"; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:10.0pt; font-family:”Times New Roman”; mso-ansi-language:#0400; mso-fareast-language:#0400; mso-bidi-language:#0400;} <![endif]–>

 paro2.JPG

 

            Lo peor estaba por llegar. En 2008 España fue el país de la Unión Europea donde más subió el paro, al situarse con el 14,4% en la tasa de desempleo, y es que el número de desempleados aumentó un 66,4% con respecto al año anterior, es decir, 1.280.300 personas, alcanzando los 3.207.900 en total, una cifra a la cual no se llegaba desde el primer trimestre de 1996. Todo esto es debido a la destrucción de 620.000 empleos en dicho año, lo que equivale al 3% del total, por culpa de la crisis económica que está atravesando el mundo. Esto significa que el total de los ocupados volvió a situarse por debajo de la barrera de los 20 millones de personas.

 

            La solución hay que buscarla lo antes posible, ya que estos datos se traducen en que 827.200 hogares tienen a todos sus miembros sin empleo, un 87,2% más que en 2007.

 

            El sector que más sufre las consecuencias del paro es el de servicios, con 393.000 parados más que el año anterior, seguido de la construcción como comentábamos antes, que en 2008 dejó sin empleo a 358.900 personas. Tampoco se queda atrás el sector de la industria con 155.500 desempleados más.

 

            Desagregando los datos por nacionalidades, el paro de los españoles aumentó en 908.600 personas, lo que equivale un 59,78% más, pero quien más lo sufre son los extranjeros, ya que aumentó un 91,18%, lo que equivale a 371.000 personas. La tasa del paro de los españoles se situó en el 12,52%, unos nueve puntos menos que la de los extranjeros, que es del 21,26%.

 

            La mayor parte del empleo destruido el pasado año fue a tiempo completo, destruyendo 716.000 empleos, un 3,96% menos, frente a la creación de 95.900 contratos a tiempo parcial, con crecimiento interanuales del 4%. Por su parte, los trabajadores por cuenta propia descendieron el pasado año en 58.200 personas (-1,6%), lo que situó el número total de empleados por cuenta propia en 3.535.000 personas.

 

 

 

PREVISIÓN DEL PARO EN EL FUTURO

 

 

 

            Las previsiones que la Comisión Europea da sobre el futuro del paro en España no son muy alentadoras. Se cree que el PIB caiga en 2009 un 2%, que la recuperación económica sea a partir de 2011, y que España tardará más en salir de la recesión por el ajuste de la vivienda. Todo esto hará que la tasa de desempleo aumente hasta la escalofriante cifra de 19% el próximo año, siendo la cifra más alta de toda la Unión Europea y doblando la media comunitaria. Además, Bruselas vaticina que la destrucción de puestos de trabajo seguirá hasta alcanzar el 1,2% el próximo año.

 

            El déficit público también tendrá consecuencias negativas. Tras situarse en el 3,4% del Producto Interior Bruto el pasado año, el déficit alcanzará el 6,2% este año como consecuencia del aumento de las prestaciones por desempleo y del paquete de estímulo fiscal adoptado en noviembre de 2008, que incluye 8.000 millones de € para los ayuntamientos. En 2010 se estimula que el déficit decaiga hasta el 5,7%, todavía lejos del límite del 3% fijado por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

 

            La única buena noticia será la caída de la inflación, situándose al 0,6% frente al 4,1% del año pasado, aunque volverá a aumentar en 2010 hasta el 2,4%

 

            Otro punto es la recesión, en la que la Comisión vaticina que en España sea más larga que en la UE y la eurozona. Se prevé que el PIB caerá un 1,8% para la UE y hasta un 1,9% para la eurozona, recuperándose el próximo año con un crecimiento del 0,5%. Se cree que esto se debe al ajuste en el sector de la construcción, actualmente en crisis en nuestro país.

 

            Las previsiones según el Gobierno de España son más alentadoras, ya que se cree que la economía española aumente un 1,2% el próximo año, frente al 0,2% de caída que prevé la UE. Además, el paro no aumentará hasta un 19%, pero sí hasta el 16%.

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

 

 

http://www.gestiopolis.com/recursos/experto/catsexp/pagans/eco/43/desempleo.htm

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Desempleo

 

http://www.finanzaspublicas.com.ar/efectos_del_desempleo.php

 

http://www.eumed.net/cursecon/14/14-1.htm

 

http://www.iese.edu/research/pdfs/DI-0398.pdf

 

http://www.elmundo.es/mundodinero/2009/01/19/economia/1232359745.html

 

http://rayandolalinea.blogspot.com/2008/01/el-paro-en-espaa-aumento-en-2007.html

 

http://www.libertaddigital.com/economia/espana-cierra-2008-con-una-tasa-de-paro-del-14-la-mas-alta-en-9-anos-1276348925/

 

 

No existen comentarios »

Suscripción RSS a los comentarios del artículo.
Enlazar URI

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image