Tardes de cal viva

Aurelio González Ovies

banuguescasademaquinasllumeres.jpg

                                       (Bañugues. Casa de máquinas y oficina de las minas de Llumeres. Agosto de 2010)

Qué vergüenza decir que nuestros padres

trabajaban el campo,

cuando nos preguntaban de quién éramos hijos

y qué curso estudiábamos.

El pueblo se llenaba de vacíos veraneantes 

con dinero

que nos daban galletas de marcas extranjeras

por jugar con sus niños, pálidos y amedrentados,

y enseñarles un árbol

                                           o una hormiga.

‘Somos hijos, señora…

(Somos de esa mujer que canta,

del hombre que la sigue tirando de una mula,

ya ve cómo nos sabe el corazón a monte y tierra…)’.

                                                                                                               (De La Edad del saúco. 1987)

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  524  veces

Add A Comment

You must be logged in to post a comment.

eBlog | Login
Subscribe to Tardes de cal viva