Tardes de cal viva

Aurelio González Ovies

banuguesquintana.jpg

(AGO. El Llugar y La Quintana. Bañugues. Agosto de 2010)

Cinco simples vocales

distintas en mi nombre.

Cinco sentidos frágiles

entre el cuerpo y el alma.

 Amé como me amaron

desde que yo recuerde;

sentí como sintieron

los que me rodeaban.

Un pueblo marinero,

un paisaje de campo.

Jamás lo tuve todo.

Nunca me faltó nada.

Yacen aquí mis huellas

de identidad: fui un día

hijo de un camionero

y de un ama de casa.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  802  veces

Add A Comment

You must be logged in to post a comment.

eBlog | Login
Subscribe to Tardes de cal viva