saltar a navegación

¿De donde viene el desprecio por las enseñanzas artísticas?

16 Abril 2007
Publicado por cristina en: Reflexiones bajo el flexo
Enviar un comentario | RSS 2.0 | Enlace URI

blue.jpgEstoy leyendo un libro que, a pesar de estar escrito en el año 2000, casualmente está muy relacionado con lo que ahora mismo está pasando en Asturias, se trata de “Educación y cultura visual” de Fernando Hernández, con el que coincido practicamente al 100% en todo lo que expone y cuyas ideas principales me parecen realmente interesantes. En él se hace un recorrido por la historia de las enseñanzas artísticas así como de los sucesivos currriculos por los que ha pasado la asignatura de Ed. Plástica y Visual, prestando especial atención al propuesto por la LOGSE, que coincide con el momento en que la asignatura pasa a llamarse como ahora la conocemos. En mi opinión todavía hoy existen profesores que no se han adaptado del todo a este último programa, por lo que todavía alguna vez hay alumnos que preguntan : ¿Pero qué tiene que ver el cine o la publicidad con la plástica?

El caso es que entre todo esto el autor va hablando también de cómo desde siempre las enseñanzas artísticas han tenido dificultades para alcanzar el prestigio que les corresponde y esta situación la achaca a diversas causas o mitos, expongo mis propias conclusiones:

Se sigue pensando que el artista es un genio, el que lo es posee un don con el que se nace (no se hace). ¿para qué sería necesaria entonces una educación artística?Sin embargo nadie se cuestiona que los alumnos deban aprender a leer o escribir, aunque la mayoría no vayan a ser en el futuro autores de referencia.

Se reclama una “sociedad productiva, competitiva y de eficacia”. La educación artística no se considera necesaria para conseguir esta productividad, la experiencia subjetiva se considera de segundo orden frente a”lo importante” y “lo necesario”.

Especialmente en el caso de Primaria, etapa en la que el autor critica más duramente los contenidos que se imparten en relación al arte, todavía predominan los libros de textos que proponen actividades manuales como en los años 50 u otras de carácter más procedimental (experimentación pictórica sin contexto).

El autor critica el currículo de 1990 considerándolo flojo en contenidos, por no reflejar el carácter antropológico de la asignatura, las relaciones con el arte contemporáneo, … aspectos que todavía hoy no están incluídos en las nuevas propuestas de Currículo, no existen tampoco las suficientes relaciones interdisciplinares entre materias tan relacionadas como la EPV y la filosofía, o las ciencias sociales.

Las eneñanzas artísticas no van por buen camino mientras que los alumnos sean vistos más como productores de objetos (dibujos, maquetas, imágenes publicitarias…) que como “constructores activos de un conocimiento crítico y tranferible a otras situaciones y problemas no necesariamente artísticos”.

El poco valor que se le da a “lo artístico” queda patente todavía en la actualidad, y una prueba de ello es que los tribunales de oposición están compuestos básicamente por ingenieros o aquitectos,lo que indica que desgraciadamente se le da más valor a los conocimientos técnicos que a los artísticos.

 

Además de hablar de los problemas de la educación artística, el autor habla de la problemática de evaluar las enseñanzas artísticas, proponiendo la opción del portfolio final. Finalmente se exponen en la publicación tres propuestas muy interesantes para todos los docentes relacionados con la educación y el mundo del arte.

Fotografía: ‘Blue & Brush‘de Marie M.

Comentarios»

1. Luciaag - 16 Abril 2007 

Muy interesantes las reflexiones que aporta Fernándo Hernández. Gracias por compartirlas con todos.

2. Juan Carlos San Pedro - 15 Mayo 2007 

En primer lugar me gustaría felicitaros por las aportaciones reflejadas en este blog, que leo y utilizo en mis clases a menudo, y también por hacer visible el debate de planteamientos teóricos sin el cual, nuestras materias no podrán ni mejorar, ni ganar en peso e importancia social.
Me hecho muchas veces la misma pregunta que aparece en el encabezado del post, y en mi caso, desde la docencia universitaria en Educación Artística y perteneciendo al mismo Área de conocimiento que el profesor Hernández, me gustaría hacer un breve comentario al respecto de lo apuntado.
Me ha llamado mucho la atención la soledad en la que nos hemos quedado respecto a las decisiones que se han tomado últimamente con la enseñanza artística en los niveles de secundaria y en primaria. Creo que nadie con la suficiente proyección ha salido en nuestra defensa y el panorama catastrofico que desde hace algún tiempo se venía adivinando, se ha visto plenamente confirmado y lo que es peor, con visos de empeorar más si cabe.
Llama la atención que no hace mucho, ante la posible conversión de la titulación de Historia del Arte en un postgrado, pudimos leer en la prensa manifestaciones y presiones que al final han contribuido a su permanencia (todo lo indica) como una licenciatura específica, desconectada una vez más de la titulación de historia y de la de Bellas Artes.
Creo que si la sociedad no percibe la importancia de la práctica artística y no se identifica con el trabajo desarrollado en nuestras aulas tomándolo como aspecto relevante e identificándose con él, corremos el riesgo de acabar completando el amplio cajón de las materias y actividades extraescolares.
En el único país en el que el modelo teórico de la denominada Cultura Visual ha sido desarrollado con una cierta extensión ha sido en los Estados Unidos y el resultado obtenido ha sido precisamente ese, la práctica erradicación curricular de los programas oficiales.
Creo que el problema es precisamente que es necesario un consenso más o menos generalizado del concepto de cultura antes de tomar partido por él. La denominada “cultura visual” no se identífica, a pesar del nombre, con la cultura expresiva, estética, plástica o visual que hasta el momento se ha tenido como referente. Ni busca propiciar ni defiender la alfabetización icónica o artística como objetivos fundamentales.
La cultura visual se contrapone a este eje de intenciones e intenta desplazarlo como motor y centro fundamental del curriculumartístico.

No hace mucho, en el sistema educativo del Reino Unido, tras la desatención que carácterizo el período de gobierno de Margaret Thatcher, se aposto en los 90 por una reforma radical de planteamientos didácticos. La globalización, la planificación curricular a partir de proyectos interdisciplinares y el trabajo por centros de interés, se demostraron como herramientas muy útiles para la mejora del aprendizaje. El resultado ha sido entre otros aspectos, un sistema con una mayor identificación social que la que hoy disfruta el nuestro, una mejora de resultados educativos notable, y en lo que a Enseñanzas Artísticas se refiere, una mayor presencia tanto de contenidos como de actividades desarrolladas en el ámbito escolar.
El propio Hernández tiene una publicación interesante al respecto. “La organización del curriculum por proyectos de trabajo” (editoral Grao), que cuenta desde el 1992 con numerosas reediciones.
La cuestión determinante a mi juicio en el relativo éxito y crecimiento del tratamiento de la Educación Artística en el modelo británico, y con eso termino pidiendo también disculpas por la extensión de este comentario, es que en ese caso no se tomo como referencia la propuesta de la denominada cultura visual. La apuesta en aquel caso fue seguir la estela de un planteamiento más pegado a la cultura artística que podeís encontrar, si tenéis interes, en las obras traducidas al castellano de Bren Wilson, (”Enseñando dibujo desde el arte”, “Evaluación del aprendizaje en Educación Artística”…).
La cuestión es, ¿que referencia tomamos en las enseñanzas obligatorias en el caso de las artes? …el bagaje artístico cultural desde las primeras marcas neolíticas hasta el último Barceló, estableciendo itinerarios de referencias comunes y buscando su proyección educativa en la actividad expresiva de nuestros alumnos… o el universo simbólico actual que nos rodea, absteniendonos en este último caso de formar un juicio crítico ni estético al respecto y sin entenderlo como la base del desarrollo directo del anterior.
Debemos escoger como punto de partida entre Kandinsky o Sebastiao Salgado y la campaña de Dolce y gabbana o el último video juego. Para algunos no cabrá duda en la decisión a tomar respecto a qué ocupa el centro y qué la periferia, por contra y este es el sentido del comentario, a mi tampoco me cabe.
Creo que, profesionalmente, nos va la vida en el acierto.
Un placer.

3. cristinana - 15 Mayo 2007 

Muchas gracias por todas la aportaciones realizadas, me alegro de que utilices el blog para tus clases Juan Carlos, un placer para mi también contar con estos lectores. Tengo este espacio un poco abandonado porque el poco tiempo que tengo lo dedico al blog donde trato el tema de la publicidad (http://blog.educastur.es/publi/), pero espero poder dedicarle más tiempo pronto.

4. hector casu lopez - 17 Mayo 2007 

felicidades por el blog, es muy completo y yo tb lo usaria, doy clases de fundamentos de diseño en una academia particular en madrid, el diseño se ha colocado dentro de los ciclos formativos de grado medio y superior, y yo preparo para el examen de ingreso, he hecho incapie en la educacion visual y la retorica como herramientas fundamentales del diseño, a pesar de que no estuviera incluida en el temario de estudios.

5. enrique - 24 Mayo 2008 

Buenas tardes:

Soy una persona que terminó sus estudios de Artes decorativas, en su día las únicas enseñanzas en toda España que había de esta profesión “Decorador”, se impartían en las Escuelas de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos, los Graduados en Artes aplicadas decoradores o diseñadores de interior desaparecieron hace más de una década como estudios y en su lugar pusieron los Ciclos superiores de especialidades de Decoración o Diseño de interior, posteriormente reinventaron los estudios Superiores de Diseño de Interior con nivel académico equivalente a diplomado, sorprendentemente estos estudios de tres años sirven para ejercer el mismo oficio que yo realizo y estudié en su día (cinco años) y lo raro es que a mi y a muchos como yo, aun no se nos reconoce academicamente como profesión de diseño superior, cuando hay un Real Decreto que explicitamente reconoce que el diseño es una atribución y función dentro del ejercicio de decorador y diseñador de interior y concebimos los mismos (o sea creamos, no interpretamos). Laboralmente no me afecta, pues la Ley es clara y nadie puede cambiar lo establecido, aunque el estado tiene la obligación y el deber de defender los derechos de todos los ciudadanos, pero si me afecta pues nos confunden con estudios de ciclos (de dos años) y mis compañeros de diseño ESDI recientemente titulados, tienen muchos más derechos que yo siendo reconocidos como enseñanzas superiores. Me pregunto, ¿ que le hemos hecho al Estado, para que nos jorobe tanto? o es que no saben de oficios y profesiones reguladas, colegios profesionales, enseñanzas artísticas. Ahora en Europa esperemos no pasen por alto nuevamente a los profesionales del diseño de interior de estudios anteriores a la LOGSE.

Un cordial saludo a todos.

6. richi - 30 Junio 2008 

Un detalle sobre el último comentario que me parece importante, yo haría una pregunta más a los administradores y responsables del ordenamiento educativo ¿que piensan hacer con los profesionales titulados en artes aplicadas, que ya tenían su bachillerato, FP o terminada su carrera universitaria? viendo que el asunto de equiparaciones de Diseño Superior parece no existir con las extintas enseñanzas anteriores a la LOGSE, es más ¿Porqué obligaban entonces a realizar pruebas de acceso para estas enseñanzas como en las actuales ESDI? si al final se trata de situarlas como estudios mínimos. ¡¡¡me parece una aberración que esto continue igual!!!.

7. emilio - 8 Abril 2010 

El conocimiento artístico no es algo que surga de la nada y aparezca repentinamente, la inteligencia se debe cultivar y disciplinar para expresarse artísticamente las enseñanzas de artes contienen muchos mecanismos para el desarrollo humano sin ser necesario que seamos unos superdotados, conseguimos ser más inteligentes, creativos y sensibles. Pienso que el desprecio a las enseñanzas artísticas viene por la ignorancia de los necios que con sus métodos enseñanza arcaicos generan una forma única de pensamiento y temen la libertad de lo infinito.
Nos abandonamos para cumplir programas y olvidamos que nosotros somos lo importante.



*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image