24 Abril 2009

♣ El maravilloso mundo de las hormigas ♣

Publicado en General por teodorohf a las 8:19 h.

Las hormigas son insectos sociales, que viven en grupos muy numerosos. En sus sociedades, las leyes son estrictas, y cada individuo tiene una tarea muy precisa que cumplir. Las hormigas viven en nidos llamados hormigueros. ¡En un hormiguero puede haber más de medio millón de hormigas

hormigas1.jpgLas hormigas

Las hormigas son insectos pequeños y sociales, es decir, viven en grupos o colonias, que pueden ser muy numerosos. En la fotografía puedes ver a una hormiga buscando comida entre las hojas.

Los hormigueros son las ‘casas’ donde viven las hormigas, y pueden tener formas muy diversas. Los más conocidos son los hormigueros excavados en el suelo. Sin embargo, hay hormigas que hacen sus nidos en los árboles o debajo de las piedras. Otras construyen los hormigueros sobre el suelo, como si fueran torres; son los llamados nidos de montículo, que ¡pueden sobrepasar el metro y medio de altura! Las hormigas rojas, por ejemplo, construyen un montículo con agujas de pino y abeto, y con ramitas y pequeños frutos.

El hormiguero está formado por varias habitaciones que reciben el nombre de cámaras.galerías. Las cámaras están unidas entre sí por una especie de pasillos que se llaman Cada cámara se utiliza para una actividad específica, que puede variar según la época del año.

CADA HORMIGA TIENE UNA TAREA

hormiga11.jpg   Se pueden distinguir varios grupos de hormigas, y cada     uno de ellos se encarga de realizar una tarea determinada.

La reina: es la hembra encargada de poner huevos. Es la única hembra fértil, capaz de reproducirse y poner los huevos de los que nacerán nuevas hormigas. ¡Es la mamá del hormiguero!

Los machos: se aparean con la reina; después se mueren. Las obreras: son hembras estériles, es decir, incapaces de reproducirse, que desempeñan diferentes tareas en el hormiguero: se encargan de su limpieza, de la alimentación de las larvas, etc.

Los soldados: en numerosas especies, hay otro grupo de hormigas, llamadas soldados, especializadas en la defensa del hormiguero contra intrusos, e incluso, contra otras hormigas vecinas.

hormigas3.jpg

 EL VUELO NUPCIAL

En la primavera, la reina pone unos huevos especiales, de los que nacen unas hormigas con alas: se trata de hembras y machos fértiles que abandonan el hormiguero volando.

El apareamiento del macho y la hembra tiene lugar en el aire. El macho, más pequeño que la reina, se cuelga a su abdomen durante el vuelo y muere después de que tenga lugar el apareamiento. Las hembras fecundadas son las encargadas de formar nuevas colonias. Pierden sus alas y se convierten en reinas.

 

LA REINA, CENTRO DEL HORMIGUERO

h51.jpg

La reina suele vivir en una cámara real, situada en el centro del hormiguero. Es la única hormiga que pone huevos, unos diez al día. Es la madre de todas las hormigas que viven en el nido.

La reina solo es fecundada por el macho una vez; pero le basta para poner huevos durante muchos años. La reina pone huevos únicamente cuando la temperatura del hormiguero sobrepasa los 25 ºC.

Normalmente, hay una reina por nido; pero algunas colonias cuentan con más de una. Algunas reinas viven más de 30 años.

 

¿POR QUÉ SALEN LAS HORMIGAS EN PRIMAVERA?

h5.jpg

Cuando el sol brilla, todas las hormigas, incluida la reina, salen del hormiguero y se ponen al sol para acumular calor. La temperatura de su cuerpo puede alcanzar los 40 ºC. Luego, se vuelven enseguida al hormiguero y utilizan el calor de su cuerpo para calentarlo.

En invierno, las hormigas cierran cuidadosamente todas las entradas del hormiguero y se refugian en las galerías más profundas, donde hace menos frío.

Las obreras se ocupan de todas las tareas de la colonia. Cavan las galerías y las mantienen limpias; además, transportan pequeñas ramas y agujas de los pinos para consolidar el hormiguero. Las obreras tienen una gran fuerza; ¡pueden levantar y transportar sobre su cabeza hasta 20 veces su peso! Si los seres humanos pudiéramos hacer lo mismo, una persona adulta de 80 kilos podría elevar y transportar un objeto de 1.600 kilos. ¿Cuánto pesas? ¿Cuánto podrías levantar entonces si fueras una hormiga? Seguro que no eres tan fuerte.

Otras obreras se ocupan de llevar la comida al hormiguero para toda la colonia. Algunas cuidan de la reina y le dan de comer.

Las encargadas de cuidar a las larvas son las obreras nodrizas. Llevan las larvas a las cámaras donde habrán de desarrollarse y se ocupan de alimentarlas.

 

¿CÓMO TRATAR A UN PULGÓN?

p1.jpg

Los pulgones son unos insectos pequeñitos que viven en las plantas y que segregan unos excrementos dulces y azucarados que les encantan a las hormigas. Las hormigas golpean con sus antenas el cuerpo de los pulgones para que estos expulsen el jarabe azucarado que tanto les gusta. ¡Es como si ordeñaran a los pulgones! Las hormigas almacenan una parte de ese jarabe. Luego, regurgitan una parte para alimentar a las nodrizas, que no salen del hormiguero. El resto se lo tragan para alimentarse.

Algunas hormigas crían a los pulgones dentro del hormiguero y cuidan de sus huevos. Son una especie de ‘ganaderos’, que vigilan y mantienen sus ‘rebaños’ de pulgones y los protegen contra sus depredadores, como las cochinillas, por ejemplo.

 

EL OFICIO DE SOLDADO

homogas2.jpg

Los soldados son más grandes que las obreras encargadas de las labores de limpieza del hormiguero y cuidado de las larvas. Tienen la cabeza más gruesa y cuentan con unas mandíbulas grandes y cortantes. Las hormigas soldado están encargadas de guardar y proteger el acceso al hormiguero, no dejando pasar más que a las hormigas de su propia colonia, a las que reconocen por el olor que emiten. También se encargan de defender la colonia si es atacada por otras hormigas.

Cuando se ven amenazados, los soldados reaccionan de diversas maneras según las especies. Unos atacan a sus adversarios con sus grandes mandíbulas; otros, como las hormigas rojas, se apoyan sobre sus patas traseras, doblan su abdomen y proyectan sobre los intrusos un veneno ácido (el ácido fórmico).

Hay hormigas que no permanecen toda la vida en el hormiguero, sino que se desplazan de un sitio a otro. Los soldados se encargan de proteger al resto de las hormigas durante los desplazamientos. En otras especies, las hormigas soldado organizan ataques contra otros hormigueros.

LA COMUNICACIÓN EN LAS HORMIGAS

Para comunicarse entre ellas, las hormigas se ponen una frente a otra y se tocan con las antenas y las patas. También liberan unas sustancias olorosas, llamadas feromonas, que transmiten información a las otras hormigas (por ejemplo, ante la presencia de un intruso).

h4.jpg

También pueden depositar las feromonas en el suelo para trazar pistas que indican, por ejemplo, dónde han encontrado un buen alimento. ¿Te has fijado en las filas que forman a veces las hormigas? Esto se debe a que las hormigas dejan un ‘camino’ de olor que siguen las demás. Si pasas un dedo por ese camino ya no saben hacia dónde dirigirse. ¡Pierden el rastro!

HORMIGAS SORPRENDENTES

Las hormigas tarro de miel. También llamadas hormigas odre, viven en las regiones desérticas de América, África y Australia. En esta especie, las obreras recogen el alimento fuera de la colonia y se lo dan a otras hormigas obreras, que lo almacenan en su interior, como si fueran almacenes de comida: dentro de su cuerpo guardan las sustancias azucaradas, que servirán de alimento a toda la colonia. Esas obreras tarro de miel tienen el abdomen totalmente hinchado, y son tan pesadas que se desplazan con mucha dificultad. Para alimentar a las otras hormigas, regurgitan el alimento directamente en su boca.

Las hormigas cultivadoras. Las hormigas cortadoras de hojas de América del Sur cultivan hongos microscópicos, de los que se alimentan. Algunas recorren el bosque para recoger hojas; en el interior del hormiguero, otras obreras cortan esas hojas en pequeños trozos y después los amontonan. Sobre esos montones de hojas en descomposición crían los hongos. Las hormigas cuidan con esmero sus ‘campos’ de hongos y los recolectan para alimentar a toda la colonia.

Las hormigas guerreras. Algunas hormigas solo saben luchar. Todas las obreras son soldados, con largas mandíbulas cortantes. Equipadas de ese modo, no pueden ni ocuparse de sus larvas, ni realizar los trabajos necesarios para el mantenimiento del hormiguero, ni tampoco recoger el alimento que necesitan. Para tener obreras capaces de cumplir con esas tareas, capturan hormigas de otras especies pacíficas y las hacen sus esclavas. Organizan verdaderos asaltos sobre otros hormigueros: fuerzan la entrada, matan a las hormigas que se interponen en su camino y entran en el interior del hormiguero para robar los huevos y las larvas, que llevan a su propio hormiguero. Las obreras que han capturado se encargan de las tareas del nido, y cuando las larvas robadas se transforman en obreras adultas, las ponen también a trabajar y las convierten en esclavas igualmente.

Las hormigas legionarias. Las hormigas legionarias no viven en hormigueros. Son nómadas y pasan gran parte de su tiempo desplazándose para buscar alimento. Son carnívoras y viajan en grupos, convirtiendo en pedazos a todo animal pequeño que se encuentran en su camino. Estos grupos que avanzan buscando comida pueden estar formados por varios miles de hormigas. En el centro, las nodrizas transportan a las larvas, protegidas por soldados con enormes mandíbulas. Las hormigas legionarias interrumpen regularmente su marcha para descansar. Para ello, eligen el agujero de un árbol, y las obreras se pegan las unas a las otras formando una especie de bola. Es decir, forman un verdadero nido viviente, en cuyo centro mantienen protegidos los huevos, las larvas y la reina. En algunas especies, la reina pone 50 millones de huevos al año.

Las hormigas tejedoras. Las hormigas tejedoras de África se han especializado en el ‘cosido’ de las hojas. No excavan su hormiguero en el suelo, sino que fabrican un nido juntado las hojas y cosiéndolas con hilos de seda. Pero ¿de dónde sacan la seda? Nada más sencillo, se aprovechan de las larvas que se disponen a fabricar su capullo y utilizan la seda que producen. Cuando las hojas que forman su nido se marchitan, las hormigas tejedoras cambian de árbol.

Realizado por:

Jacqueline Fernández González y Tamara Mendez Vuelta

Watch this vídeo

RSS 2.0 | Enviar un comentario | Enlazar

Envía un comentario

Debes estar autentificado para enviar un comentario.