Una bonita historia: Al principio…