No al Racismo

21 03 2010

racismo.jpg

El 21 de Marzo de cada año se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial. Declarado por la Asamblea General de Naciones Unidas, esta jornada recuerda la tragedia racista ocurrida en 1960 en la ciudad de Sharpeville, en Sudáfrica, y nos invita al compromiso colectivo para la erradicación de esta lacra social.

Hoy el racismo adopta formas diversas  aunque siempre conlleva discriminación, segregación, rechazo a la cultura y a los valores ajenos, y puede manifestarse en conductas que van desde la negación de derechos , hasta la violencia y la limpieza étnica.

La ética de la tolerancia y la educación intercultural junto a la integración social y la garantía de los derechos humanos, son factores necesarios para avanzar en esa lucha permanente para la eliminación de la discriminación racial . Sobre todo, para construir una mundo mejor donde impere el lema:

¡¡ SOLO UNA RAZA, LA RAZA HUMANA!!

mosaico-de-culturas.jpg

“La discriminación entre los seres humanos por motivos de raza, color u origen étnico es un atentado contra la dignidad humana.” (NN.UU.) 
 



Miguel Delibes y los valores humanos

13 03 2010

 

delibes.jpg

 Cuando nos deja un escritor como Miguel Delibes en Internet encontramos miles de páginas con su biografía, sus obras, sus premios…

Yo quiero resaltar su faceta humana y recordar, no un premio literario (los consiguió todas menos el Nobel) sino el recibido por su personalidad en junio del 2006:  ”Premio a los Valores Humanos” para reconocer su defensa de los más desfavorecidos , su sensibilidad personal, la lucha por la libertad y su amor a la naturaleza.

En este video os recuerdo estos valores por los que intentamos trabajar todos los días:



ME GUSTA LEER

8 03 2010

“Un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruido, un corazón que llora”.  Proverbio Indú.

Este video expresa con palabras e imágenes los sentimientos que produce la lectura



Día de la Mujer

7 03 2010

Esta película necesita Flash Player 7

 mujer.jpg

       El 8 de marzo se celebra a nivel internacional el Día de la Mujer. Muchos investigadores han estudiado el origen de esta conmemoración: 

        Hacia finales del siglo XIX, la necesidad de promover la lucha por el derecho al voto. 
        Las huelgas que exigían mejores condiciones laborales, la abolición del trabajo infantil y la explotación en la jornada laboral. Entre las manifestaciones más relevantes se encuentran las realizadas por las mujeres trabajadoras norteamericanas en 1857 y la conocida huelga de la fábrica textil en Nueva Cork, la Cotton Textil Factory en 1908, que acabaría con un trágico incendio en el que murieron  cientos de mujeres obreras.
       Fue en el año de 1910, durante la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas realizada en Copenhague en que se propone la organización de la celebración del Día Internacional de la Mujer. Este esfuerzo se cristalizaría el año siguiente el 19 de marzo de 1911 y fue seguido por países como Austria, Alemania, Dinamarca y Suecia.  

      En la actualidad el 8 de marzo se conmemora oficialmente el Día Internacional de la mujer.

 

coeducacion.jpg

“Carta de una madre”

Carta de una madre” es un documento impresionante que puede servir para trabajar con el alumnado en este día tan especial.

 

           Queridos todos: Me voy. Volveré cuando sepáis dónde están guardadas las bolas de naftalina, cuando nuestra casa ya no tenga secretos para ninguno de vosotros, cuando seáis capaces de descifrar los códigos de los botones de la lavadora, cuando logréis reprimir el impulso de llamarme a gritos si se acaba la pasta de dientes o el papel higiénico. Volveré cuando estéis dispuestos a llevar conmigo la corona de reina de la casa. Cuando no me necesitéis más que para compartir
         Ya sé que me echaréis de menos, estoy segura. También yo a vosotros, pero sólo desapareciendo podré rellenar los huecos que vuestro cariño me produce… Sólo podré estar segura de que verdaderamente me queréis cuando no tengáis necesidad de mí para comer o para vestiros o para lavaros o para encontrar las tijeras. Ya no quiero ser la reina de la casa, estoy harta, me he cansado de tan gran responsabilidad y he caído en la cuenta de que si sigo jugando el papel de madre súper no lograré inculcaros más que una mentalidad de súbditos. Y yo os quiero libres y moderadamente suficientes y autónomos.
Ya sé que vuestro comportamiento conmigo no es más que un dejarse llevar por mi rutina; también por eso quiero poner tierra por medio. Si me quedo, seguiré poniéndoos todo al alcance de la mano, jugando mi papel de omnipresente para que me queráis más.

         Sí, para que me queráis más. Me he dado cuenta de que todo lo que hago es para que me queráis más, y eso me parece tan peligroso para vosotros como para mí. Es una trampa para todos.

        Palabra de honor que no me voy por cansancio, aunque sea una lata dormirse todas las noches pensando en la comida del día siguiente y hacer la compra a salto de mata cuando vienes del trabajo y, a la larga, pesa mucho la manía de ver siempre un velo de polvo en los muebles cuando me siento un rato en el sofá, y la perenne atracción hacia la bayeta y la cera. Pero no es sólo por eso. No. Tampoco me voy porque esté harta de poner la lavadora mientras me desabrocho el abrigo ni porque quiera estar más libre para hacer carrera en mi trabajo. No. Hace ya mucho tiempo que tuve que elegir una perpetua interinidad en mi profesión porque no podía compatibilizar una mayor dedicación mental al trabajo profesional con la lista de la compra.

         Me voy para enseñaros a compartir, pero sobre todo me voy para ver si aprendo a delegar.Porque si lo consigo, no volveré nunca más a sentirme culpable cuando no saquéis notas brillantes o cuando se quemen las lentejas o cuando alguno no tenga camisa planchada que ponerse.

         La culpa de que sea imprescindible en casa es sólo mía, así que desapareciendo yo por unos días, os daréis cuenta vosotros de que la monarquía doméstica es fácilmente derrocable y quizá yo pueda aprender la humildad necesaria para ser, cuando vuelva, una más entre la plebe.Cuando encontréis la naftalina no dejéis de avisarme.

        Seguro que para entonces yo también habré aprendido a no ser tan excesivamente buena. Puede ser que ese día no nos queramos más, pero seguro que nos querremos mejor. Besos. Mamá.

 

¿Qué tenemos que decir? Después de leer con responsabilidad esta carta y reflexionar, no sólo para comprender las verdades que se cuentan en ella y escribir en los comentarios opiniones sin sentido, sino para tomar una postura que implique cambios en nuestras conductas diarias. Escribe tus compromisos personales.