ursuemas

Blog del alumnado de 4º de la ESO del Colegio Ursulinas de Gijón (Proyecto de lectura y escritura creativas)

POEMAS DE VIDA Y MUERTE

A UN OLMO SECO

Al olmo viejo, hendido por el rayo                        
y en su mitad podrido,  
con las lluvias de abril y el sol de mayo  
algunas hojas verdes le han salido.

 ¡El olmo centenario en la colina  
que lame el Duero! Un musgo amarillento  
le mancha la corteza blanquecina  
al tronco carcomido y polvoriento.

 No será, cual los álamos cantores  
que guardan el camino y la ribera,  
habitado de pardos ruiseñores.

Ejército de hormigas en hilera  
va trepando por él, y en sus entrañas  
urden sus telas grises las arañas.  

Antes que te derribe, olmo del Duero,  
con su hacha el leñador, y el carpintero  
te convierta en melena de campana,  
lanza de carro o yugo de carreta;  
antes que rojo en el hogar, mañana,  
ardas en alguna mísera caseta,  
al borde de un camino;  
antes que te descuaje un torbellino  
y tronche el soplo de las sierras blancas;  
antes que el río hasta la mar te empuje  
por valles y barrancas,   
olmo, quiero anotar en mi cartera  
la gracia de tu rama verdecida.  
Mi corazón espera  
también, hacia la luz y hacia la vida,  
otro milagro de la primavera.

Titulo: A un olmo seco.

Autor: Antonio Machado.

Encontrado en: Google.

Compresión del poema: A primera vista, parece que Machado hablase de un olmo que esta moribundo y al cual le nace una pequeña ramita verde. Pero en realidad Machado escribe este poema por la muerte de su esposa. En el poema se puede apreciar como a Machado le aparece, le nace, una pequeña esperanza tras haber perdido a su mujer, esto lo expresa a través de la metáfora de la pequeña rama verde que le nace al viejo olmo

Recursos: 

· Metáfora.

Rima consonante. 

· Hipérbaton 

· Personificación (del olmo).

 · Repetición (palabra olmo). 

PREVENCIÓN PARA LA VIDA Y PARA LA MUERTE. 
 
Si no temo perder lo que poseo, 
ni deseo tener lo que no gozo, 
poco de la Fortuna en mí el destrozo 
valdrá, cuando me elija actor o reo. 
 
Ya su familia reformó el deseo; 
no palidez al susto, o risa al gozo 
le debe de mi edad el postrer trozo, 
ni anhelar a la Parca su rodeo. 
 
Sólo ya el no querer es lo que quiero; 
prendas de la alma son las prendas mías; 
cobre el puesto la muerte, y el dinero. 
 
A las promesas miro como a espías; 
morir al paso de la edad espero: 
pues me trajeron, llévenme los días.
 

Título: Prevención para la vida y la muerte.Autor: Quevedo.

Encontrado en: www.los-poetas.com

Compresión del poema: Habla sobre la Fortuna, sobre como este le “ha de tratar”. Dice querer el no querer. Las promesas, no se cumplen, por eso dice las trata como espías. Morir espera por la edad.

Recursos: · Metáfora (el poema en si es una metáfora). · Rima asonante. · Hiperbatón (uno de ellos es: “poco de la Fortuna en mi el destrozo valdrá, cuando me elija actor o reo.”   

ENSEÑA A MORIR ANTES Y QUE LA MAYOR PARTE  
DE LA MUERTE ES LA VIDA Y ESTA NO SE SIENTE,  
Y LA MENOR, QUE ES EL ÚLTIMO SUSPIRO, 
ES LA QUE DA PENA. 
 
Señor don Juan, pues con la fiebre apenas 
se calienta la sangre desmayada, 
y por la mucha edad, desabrigada, 
tiembla, no pulsa, entre la arteria y venas; 
 
pues que de nieve están las cumbres llenas, 
la boca, de los años saqueada, 
la vista, enferma, en noche sepultada, 
y las potencias, de ejercicio ajenas, 
 
salid a recibir la sepultura, 
acariciad la tumba y monumento; 
que morir vivo es última cordura. 
 
La mayor parte de la muerte siento 
que se pasa en contentos y locura, 
y a la menor se guarda el sentimiento.

 

Título: Enseña a morir antes y que la mayor parte de la muerte es la vida y esta no se siente, y la menor, que es el último suspiro es la que da pena.Autor: Quevedo.

Compresión del poema:Enseña como se ha de morir. Ya que da a entender que la mayor parte de la vida es la muerte y que la muerte real que tan solo es un suspiro es la que da pena mientras la otra no.

Recursos: · Rima consonante. · Metáfora. 

  YA SE FUE LA CIUDAD 

Cómo marcha el reloj sin darse prisa 
con tal seguridad que se come los años: 
los días son pequeñas y pasajeras uvas, 
los meses se destiñen descolgados del tiempo. 
 
Se va, se va el minuto hacia atrás, disparado 
por la más inmutable artillería 
y de pronto nos queda sólo un año para irnos, 
un mes, un día, y llega la muerte al calendario. 
 
Nadie pudo parar el agua que huye, 
no se detuvo con amor ni pensamiento, 
siguió, siguió corriendo entre el sol y los seres, 
y nos mató su estrofa pasajera. 
 
Hasta que al fin caemos en el tiempo, tendidos, 
y nos lleva, y ya nos fuimos, muertos, 
arrastrados sin ser, hasta no ser ni sombra, 
ni polvo, ni palabra, y allí se queda todo 
y en la ciudad en donde no viviremos más 
se quedaron vacíos los trajes y el orgullo.
 

Título: Ya se fue la ciudad.

Autor: Pablo Neruda.

Encontrado en: clase

Compresión del poema: El poema habla sobre como pasa el tiempo, de lo rápido que pasan los años, los meses… Hasta llegar al último día, el día de nuestra muerte.

Recursos: · Metáfora (todo el poema en si es una metáfora). · Personificación (del tiempo y de la muerte). · Repetición (por ejemplo: siguió, siguió corriendo entre el sol…  

 SOLO LA MUERTE

Hay cementerios solos,  
tumbas llenas de huesos sin sonido, 
el corazón pasando un túnel 
oscuro, oscuro, oscuro, 
como un naufragio hacia adentro nos morimos, 
como ahogarnos en el corazón, 
como irnos cayendo desde la piel al alma.
Hay cadáveres, 
hay pies de pegajosa losa fría, 
hay la muerte en los huesos, 
como un sonido puro, 
como un ladrido sin perro, 
saliendo de ciertas campanas, de ciertas tumbas, 
creciendo en la humedad como el llanto o la lluvia.
Yo veo, solo, a veces, 
ataúdes a vela 
zarpar con difuntos pálidos, con mujeres de trenzas muertas, 
con panaderos blancos como ángeles, 
con niñas pensativas casadas con notarios, 
ataúdes subiendo el río vertical de los muertos, 
el río morado, 
hacia arriba, con las velas hinchadas por el sonido de la muerte, 
hinchadas por el sonido silencioso de la muerte.
A lo sonoro llega la muerte 
como un zapato sin pie, como un traje sin hombre, 
llega a golpear con un anillo sin piedra y sin dedo, 
llega a gritar sin boca, sin lengua, sin garganta. 
Sin embargo sus pasos suenan 
y su vestido suena, callado, como un árbol.
Yo no sé, yo conozco poco, yo apenas veo, 
pero creo que su canto tiene color de violetas húmedas, 
de violetas acostumbradas a la tierra 
porque la cara de la muerte es verde, 
y la mirada de la muerte es verde, 
con la aguda humedad de una hoja de violeta 
y su grave color de invierno exasperado.
Pero la muerte va también por el mundo vestida de escoba, 
lame el suelo buscando difuntos, 
la muerte está en la escoba, 
es la lengua de la muerte buscando muertos, 
es la aguja de la muerte buscando hilo. 
La muerte está en los catres: 
en los colchones lentos, en las frazadas negras 
vive tendida, y de repente sopla: 
sopla un sonido oscuro que hincha sábanas, 
y hay camas navegando a un puerto 
en donde está esperando, vestida de almirante.
 

Título: solo la muerte.Autor: Pablo Neruda.Encontrado en: Google.

Compresión del poema: El autor, Pablo Neruda, intenta “mostrar” distintas versiones de la muerte. Para ello menciona palabras relacionadas con la muerte, como: cementerio, muertos, ataúdes, etc. de forma metafórica.         Dice saber poco de la muerte; esto puede verse claramente en el verso número 30, el cual dice: yo no sé, yo conozco poco, yo apenas veo…

Recursos: · Personificación (de la muerte). · Metáfora (todo el poema en si es una metáfora). · Anáfora (a lo largo del poema se pueden encontrar alrededor de cinco).  

 ENSEÑA CÓMO TODAS LAS COSAS AVISAN DE LA MUERTE 
 
Miré los muros de la patria mía, 
si un tiempo fuertes, ya desmoronados, 
de la carrera de la edad cansados, 
por quien caduca ya su valentía. 
 
Salíme al campo, vi que el sol bebía 
los arroyos del hielo desatados; 
y del monte quejosos los ganados, 
que con sombras hurtó la luz al día. 
 
Entré en mi casa: vi que amancillada 
de anciana habitación era despojos; 
mi báculo más corvo, y menos fuerte. 
 
Vencida de la edad sentí mi espada, 
y no hallé cosa en qué poner los ojos 
que no fuese recuerdo de la muerte.

 

Título: enseña como todas las cosas avisan de la muerte.Autor: Quevedo.

Encontrado en: www.los-poetas.com

Compresión del poema: El poema habla de cómo va llegando la muerte a todo. Primero de su patria, luego de la naturaleza (como los arroyos se deshilan) y al final dice que todo le recuerda a la muerte.

Recursos:

Rima consonante· Metáfora. · Hipérbaton. 

· Hipérbole.  Personificación. 

 LA MUERTE DE MELISANDA 
 


A la sombra, de los laureles  
Melisanda se está muriendo. 
 
Se morirá su cuerpo leve.  
Enterrarán su dulce cuerpo. 
 
Juntarán sus manos de nieve.  
Dejarán sus ojos abiertos 
 
para que alumbren a Pelleas  
hasta después que se haya muerto. 
 
A la sombra de los laureles  
Melisanda muere en silencio. 
 
Por ella llorará la fuente  
un llanto trémulo y eterno. 
 
Por ella orarán los cipreses  
arrodillados bajo el viento. 
 
Habrá galope de corceles,  
lunarios ladridos de perros. 
 
A la sombra de los laureles  
Melisanda se está muriendo. 
 
Por ella el sol en el Castillo  
se apagará como un enfermo. 
 
Por ella morirá Pelleas  
cuando la lleven al entierro. 
 
Por ella vagará de noche,  
moribundo por los senderos. 
 
Por ella pisará las rosas,  
perseguirá las mariposas  
y dormirá en los cementerios. 
 
Por ella, por ella, por ella  
Pelleas, el príncipe, ha muerto.

Título: la muerte de Melisanda.Autor: Pablo Neruda.

Encontrado en: www.los-poetas.com

Compresión del poema: En este poema se nos presenta la pena y tristeza que siente Pelleas ante la muerte de Melisanda. Él va muriendo poco a poco y termina muriendo al no poder soportar su ausencia.

Recursos: · Epíteto ( por ejemplo: dulce cuerpo…). · Metáfora ( por ejemplo: manos de nieve…)  · Personificación: (por ejemplo: llorará la fuente   Orarán los cipreses). · Comparación (por ejemplo: se apagará como un enfermo). · Aliteración: repetición de “s”. · Paralelismo; en los versos 11, 13, 21, 23, 25.  

  VIVO SIN VIVIR EN MÍ 
 
Vivo sin vivir en mí, 
y tan alta vida espero, 
que muero porque no muero. 
 
Vivo ya fuera de mí, 
después que muero de amor; 
porque vivo en el Señor, 
que me quiso para sí: 
cuando el corazón le di 
puso en él este letrero, 
que muero porque no muero. 
 
Esta divina prisión, 
del amor en que yo vivo, 
ha hecho a Dios mi cautivo, 
y libre mi corazón; 
y causa en mí tal pasión 
ver a Dios mi prisionero, 
que muero porque no muero. 
 
¡Ay, qué larga es esta vida! 
¡Qué duros estos destierros, 
esta cárcel, estos hierros 
en que el alma está metida! 
Sólo esperar la salida 
me causa dolor tan fiero, 
que muero porque no muero. 
 
¡Ay, qué vida tan amarga 
do no se goza el Señor! 
Porque si es dulce el amor, 
no lo es la esperanza larga: 
quíteme Dios esta carga, 
más pesada que el acero, 
que muero porque no muero. 
 
Sólo con la confianza 
vivo de que he de morir, 
porque muriendo el vivir 
me asegura mi esperanza; 
muerte do el vivir se alcanza, 
no te tardes, que te espero, 
que muero porque no muero. 
 
Mira que el amor es fuerte; 
vida, no me seas molesta, 
mira que sólo me resta, 
para ganarte perderte. 
Venga ya la dulce muerte, 
el morir venga ligero 
que muero porque no muero. 
 
Aquella vida de arriba, 
que es la vida verdadera, 
hasta que esta vida muera, 
no se goza estando viva: 
muerte, no me seas esquiva; 
viva muriendo primero, 
que muero porque no muero. 
 
Vida, ¿qué puedo yo darle 
a mi Dios que vive en mí, 
si no es el perderte a ti, 
para merecer ganarle? 
Quiero muriendo alcanzarle, 
pues tanto a mi Amado quiero, 
que muero porque no muero.

Título: Vivo sin vivir en mí.Autor: Santa Teresa de Jesús.

Encontrado en: www.los-poetas.com 

Comprensión del poema: Quiere morir, abandonar su cuerpo para poder unirse con Dios y poder estar con él por siempre, pues para ella su cuerpo es una cárcel y su vida un estorbo.

Recursos: · Paradoja – vivo sin vivir en mi / que muero porque no muero. · Aliteración – vocales i, o; quizás la o nos introduce en el tema de la muerte, pero la i nos indica la alegría que le produce la idea de la muerte. · Rima consonante. · Versos octosílabos (arte menor). · Paralelismo - ¡Ay, qué…! · Anáfora. · Metáfora – esta divina prisión. · Comparación – del amor y el acero (entre los versos 27 y 30). · Personificación (de la muerte).  

  

EN LA CRUZ ESTÁ  LA VIDA 
 
En la cruz está la vida 
y el consuelo, 
y ella sola es el camino 
para el cielo. 
 
En la cruz está “el Señor 
de cielo y tierra”, 
y el gozar de mucha paz, 
aunque haya guerra. 
Todos los males destierra 
en este suelo, 
y ella sola es el camino 
para el cielo. 
 
De la cruz dice la Esposa 
a su Querido 
que es una “palma preciosa” 
donde ha subido, 
y su fruto le ha sabido 
a Dios del cielo, 
y ella sola es el camino 
para el cielo. 
 
Es una “oliva preciosa” 
la santa cruz 
que con su aceite nos unta 
y nos da luz. 
Alma mía, toma la cruz 
con gran consuelo, 
que ella sola es el camino 
para el cielo. 
 
Es la cruz el “árbol verde 
y deseado” 
de la Esposa, que a su sombra 
se ha sentado 
para gozar de su Amado, 
el Rey del cielo, 
y ella sola es el camino 
para el cielo. 
 
El alma que a Dios está 
toda rendida, 
y muy de veras del mundo 
desasida, 
la cruz le es “árbol de vida” 
y de consuelo, 
y un camino deleitoso 
para el cielo. 
 
Después que se puso en cruz 
el Salvador, 
en la cruz está “la gloria 
y el honor”, 
y en el padecer dolor 
vida y consuelo, 
y el camino más seguro 
para el cielo.

Título: En la cruz está la vida.Autor: Santa Teresa de Jesús.

Encontrado en: www.los-poetas.com

Compresión del poema: La cruz es el camino para llegar al cielo. Es decir, habla de lo que simboliza la cruz.

Recursos: · Rima consonante. · Se repite que ella sola es el camino para el cielo al final de todas la estrofas excepto en las dos últimas. · Metáfora – en la cruz está la vida · Antitesis – paz-guerra; cielo-tierra… · Personificación (del alma).  

  DESCUIDO DEL DIVERTIDO VIVIR A QUIEN  
LA MUERTE LLEGA IMPENSADA.
 
 
Vivir es caminar breve jornada, 
y muerte viva es, Lico, nuestra vida, 
ayer al frágil cuerpo amanecida, 
cada instante en el cuerpo sepultada. 
 
Nada que, siendo, es poco, y será nada 
en poco tiempo, que ambiciosa olvida; 
pues, de la vanidad mal persuadida, 
anhela duración, tierra animada. 
 
Llevada de engañoso pensamiento 
y de esperanza burladora y ciega, 
tropezará en el mismo monumento. 
 
Como el que, divertido, el mar navega, 
y, sin moverse, vuela con el viento, 
y antes que piense en acercarse, llega.
 

Título: Descuido del divertido vivir a quien la muerte llega inesperada Autor: Quevedo Encontrado en: www.los-poetas.com  

Comprensión del poema: El poema trata que la vida es muy breve y que consiste en los constantes nacimientos y muertes. Y que lo que hay en la vida siempre será poco, ya que siempre acabará en nada. Y que la vida no se puede llevar con tanta tranqulidad, diversión y despreocupación porque sin darte cuenta te estás acercando al peligro que es la muerte.

 Recursos destacados: Rima consonante y metáfora.  
  

 CONOCE LAS FUERZAS DEL TIEMPO, Y EL  
SER EJECUTIVO COBRADOR DE LA MUERTE 
 
¡Cómo de entre mis manos te resbalas! 
¡Oh, cómo te deslizas, edad mía! 
¡Qué mudos pasos traes, oh muerte fría, 
pues con callado pie todo lo igualas! 
 
Feroz de tierra el débil muro escalas, 
en quien lozana juventud se fía; 
mas ya mi corazón del postrer día 
atiende el vuelo, sin mirar las alas. 
 
¡Oh condición mortal! ¡Oh dura suerte! 
¡Que no puedo querer vivir mañana, 
sin la pensión de procurar mi muerte! 
 
Cualquier instante de la vida humana 
es nueva ejecución, con que me advierte 
cuán frágil es, cuán mísera, cuán vana.

Título: Conoce las fuerzas del tiempo y el ser ejecutivo cobrador de la muerte. Autor: Quevedo

 Encontrado en: www.los-poetas.com 

 Comprensión del poema: El poema siente como los años le pasan y se le acerca la muerte.

 Recursos destacados: Rima consonante en el primer y último verso de cada estrofa.  

     Realizado por Cristina y Laura