09:00 Desayuno10:00 Excursión al Parque Nacional de las Cañadas del Teide

El Teide es con sus 3.718 metros sobre el nivel del mar la cima más alta de España y de todos los archipiélagos atlánticos, altitud que con sus abruptas laderas alcanza en apenas trece kilómetros desde la línea de costa. Se trata de un edificio volcánico de tipo estratovolcán y se encuentra asentado sobre una antigua y gigantesca depresión calderiforme configurada por dos semicalderas, separadas entre sí por los Roques de García.

El Teide culmina en el Pilón de Azúcar, que presenta aún actividad residual en forma de fumarolas y solfataras a 86º C. La caldera, conocida por Las Cañadas, ha tomado su nombre de la estructura más típica del parque: la Cañada, planicie sedimentaria situada normalmente al pie de las paredes o anfiteatro de la caldera. Todo este espectacular conjunto geológico deriva de una gran estructura volcánica, denominada Edificio Cañadas, que conformaba primigeniamente el sector central de Tenerife.

Dicho edificio, de enorme complejidad estructural, se desarrolló en altura durante milenios debido al apilamiento de gran cantidad de coladas de lava y capas de piroclastos, los cuales fueron originados en múltiples erupciones sucedidas durante 3,5 millones de años, en donde a lo largo de este periodo han alternado fases de construcción y destrucción. Los materiales emitidos en estas erupciones responden a una composición muy variada: basaltos, basanitas, traquibasaltos, fonolitas, traquitas, etc. Hay dos hechos geológicos clave referidos al Edificio Cañadas y a la depresión o caldera.

Por una parte, la desaparición de la porción más elevada del Edificio, cuya estructura interna queda expuesta en la pared del Circo, y la consiguiente formación de la citada depresión. De otra, la existencia del complejo volcánico Teide - Pico Viejo, un estratovolcán que se desarrolló dentro de la caldera, rellenándola parcialmente en fechas posteriores a la formación de la citada depresión.
El Teide y la Caldera
Con una altitud de media superior a los 2.000 metros de parque nacional, el Teide nos ofrece una de las muestras más espectaculares del vulcanismo a nivel mundial y representa la mejor muestra de ecosistema volcánico de alta montaña de toda Canarias. Geomorfológicamente, la estructura de la caldera y el estratovolcán constituyen monumentos geológicos de los más espectaculares del mundo; además, la gran variedad de conos y domos volcánicos, coladas de lava, pitones y cuevas forman un extraordinario conjunto de colores y formas, acrecentando el interés científico y paisajístico de este área.

En cuanto a su gran riqueza biológica, destaca su singular flora con un alto porcentaje de endemismos y su fauna invertebrada con numerosas especies exclusivas. Este Parque Nacional, creado en 1954 en reconocimiento a su singularidad volcánica y biológica, es con sus 18.990 hectáreas el mayor y más antiguo de los Parques Nacionales de las Islas Canarias, ocupando el quinto lugar en cuanto a extensión superficial de los trece existentes en la Red de Parques Nacionales. Además de su Zona Periférica de Protección, este espacio natural está rodeado del Parque Natural de la Corona Forestal que, con 46.612,9 ha de extensión, es el mayor espacio natural protegido de toda la Comunidad Autónoma de Canarias.

En 1989 fue galardonado con el Diploma Europeo en su máxima categoría A que otorga el Consejo de Europa. Este Diploma Europeo ha sido prorrogado en el año 1994 y en 1999. El Patronato del Parque Nacional del Teide y la Comisión Mixta de Gestión de los Parques Nacionales en Canarias, tomaron el acuerdo de la iniciativa de declaración del Parque Nacional del Teide como Patrimonio de la Humanidad. Esta propuesta de declaración está actualmente en curso.

14:30 Regreso al hotel y COMIDA
tarde libre en Puerto de la Cruz

Puerto de la Cruz, ciudad acogedora y hospitalaria Si algo le apetece a un viajero cuando sale a conocer mundo es descubrir lugares especiales mientras se siente como en casa. Y es que una de las cosas que sorprende al visitante que llega hasta nuestra ciudad es el carácter abierto y acogedor de sus gentes. No es una actitud forzada sino el deseo de cuidar al cliente, producto de siglos en los que el portuense ha tenido un trato estrecho y continuado con visitantes que, aunque hablaban idioma y poseían ideas diferentes, siempre se integraron en la vida de la ciudad. Hoy Puerto de la Cruz ofrece las más variadas instalaciones hoteleras donde recibir a los turistas que nos visitan y múltiples recursos para el ocio, la cultura, el relax o el contacto con la naturaleza. Sabemos que aquí te sentirás bien y por ello te proponemos que te des la oportunidad de comprobarlo.
Puerto de la Cruz es, sin duda, un lugar con personalidad propia. No es el tradicional municipio que surge para aprovechar el auge del turismo. Nuestra ciudad tiene una historia que se remonta a principios del siglo XVI y es la actividad portuaria la que nos conecta con las metrópolis europeas y la joven América. Es por ello por lo que Puerto de la Cruz ha tenido presencia internacional desde hace ya más de 500 años. Su vocación turística nace en el siglo XIX de la mano de los viajeros europeos que recalan en esta tierra atraídos por su excelente clima y el carácter abierto de sus habitantes. Eran unos tiempos donde el vocablo “turismo” aún no se había inventado pero ya se sabe las palabras son siempre posteriores a los hechos que definen. Puerto de la Cruz, como primer municipio turístico de Canarias, tiene su eclosión en el comienzo de la segunda mitad del siglo XX y desde entonces se ha consolidado como uno de los destinos más atractivos a nivel internacional. Los méritos del pasado y las bases hacia el futuro son lo que siguen haciendo merecedora a esta ciudad especial de un significativo lugar en el mundo que hoy queremos compartir contigo.
Zona centro
En esta zona delimitada por las calles Quintana, San Juan, C/ Iriarte, Plaza del Charco y Muelle pesquero podrá disfrutar del ambiente más tradicional del Puerto de la Cruz. A medida que se camina por la ciudad, podrá disfrutar del olor marinero tan característico de nuestra ciudad, de la gastronomía más tradicional y respirar el ambiente más típico.
Calle La Hoya
Una de las zonas comerciales más importantes del Puerto de la Cruz, con multitud de establecimientos comerciales a lo largo de una amplia vía peatonal que garantiza la tranquilidad mientras se realizan las compras.

Avda. Generalísimo
A lo largo de esta amplia avenida podrá encontrar no sólo interesantes y variadas zonas comerciales sino que es aquí donde se desarrolla gran parte de la vida social del Puerto de la Cruz.

La Paz
A pesar de ser una zona que se encuentra a cinco minutos del centro del municipio ha desarrollado en los últimos años una importante planta comercial. Un lugar agradable, con múltiples terrazas al aire libre en las que pasar un buen rato.

21:00 Cena
22:30 Descanso