Vatel

1 11 2009

http://menusp.com.br/blog/wp-content/uploads/2009/07/Vatel1.jpg

Película dirigida por Roland Joffré en 2000.

Después del espectáculo visual que el Maestro de Ceremonias François Vatel nos muestra, es obvio que el sentido de la aristocracia y la nobleza va mucho más allá de radicar en Versalles o enamorarse de las cortesanas cuando uno es dueño de sus pasiones y sus responsabilidades verdaderas.

Vatel, de Roland Joffé, nos da una visión exquisita de los excesos cortesanos en la época de Luis XVI, cuando la lealtad se medía en el coste económico y en la espectacularidad de su manifestación.

Basada en una historia real, Vatel nos muestra los tres días decisivos de un Maestro de Ceremonias (Vatel, un omnipresente Gérard Depardieu en lo relativo a roles de francés y de época), que además de servir al Príncipe de Condé, debe preparar y coordinar el banquete y festejos que se ofrecerán al mismo Rey, lidiar con los adeudos del príncipe a sus proveedores, y mantener el orden en una ocasión en la que el Rey debe gustar de los festejos para tener como General a de Condé en una posible batalla contra Holanda, situación que el príncipe desea para poder pagar sus deudas.

Como si esa responsabilidad no fuese ya un problema mayúsculo, los preparativos del banquete de tres días se complican con las carencias que obligan a Vatel a usar los recursos con imaginación y vistosidad, y el maestro además se enfrenta al hecho de enamorarse de una cortesana hermosa llamada Anne de Montausier, quien no solo es asediada por un despreciable Marquis de Lauzun, sino que es descubierta por el Rey, quien la elige a ratos como su acompañante reciente para dar celos a sus otras acompañantes recientes.

El hecho de limitarse a un espectáculo y banquete dentro de un castillo de la época permite que la majestuosidad “local” de lo que se prepara para el Rey se desborde ante nuestros ojos, con escenografías para el Rey y para nuestro deleite, y con una cinematografía impecable, un gran vestuario, y buenas actuaciones.

La parte musical es destacable, de Ennio Morricone: barroco y cantos corales mezclados con música de la época en forma de espectáculos para el Rey mezclados con la ambientación del tono de la actividad de Vatel.

Una cinta digna de verse.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  2552  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image