Lo que queda cuando se apagan las estrellas

14 12 2009

 Escrito por Marcos palicio en La Nueva España, el 13/12/09.

http://www.lne.es/siglo-xxi/2009/12/13/queda–apagan-estrellas/847269.html

http://viajeslibres.files.wordpress.com/2008/11/estrellas.jpg

Hay muchas formas de digerir una estrella. A Pedro Martino no le amarga troceada, servida en la salsa que quiera ponerle la crisis. La que Michelin le dio al cocinero ovetense por su restaurante en Caces terminó en la casa de empeños de la desaceleración a cambio de un espacio para seguir cocinando alta gastronomía, pero a cubierto, en raciones y para todos los públicos. Martino ahora sirve tapas para cubrir la crisis. A él se le apagó la suya por cierre del negocio, pero repite que «yo no trabajo para Michelin» y que la estrella que brilló en L’Alezna de 2003 a 2008 da prestigio y «posiciona», pero no obsesiona. Martino reconvirtió su cocina a empellones de los acontecimientos, la crisis sólo era uno de ellos, y no se arrepiente. Ahora sirve tapas a su manera en Monte Cerrao, más cerca del centro y del bolsillo de la clientela, y se revuelve así contra las dificultades que queman en los fogones de lujo acosados por la recesión. Su ejemplo podría haber llegado a ilustrar los destrozos que dejan los retrocesos de las economías en las cocinas selectas. Esos palos que pueden arruinar, pero también reformular conceptos y moderar precios manteniendo intacta la condición inexcusable de que «predomine la buena gastronomía». Leer más »



El chef enamorado

14 12 2009

http://www.jamesbowman.net/images/publications/photos/768/chefinlove-two.jpg

Película dirigida en 1996 por Nana Djordjadze.

Vitalista tragicomedia romántico-gastronómica, sobre las andanzas de un chef francés, vividor, gigoló y excéntrico, que cae en Tblissi (Georgia) a principios de siglo. Allí monta un restaurante de lujo y vive una intensa historia de amor con una princesa. Pero la revolución bolchevique de 1918 y la llegada del Ejército Rojo harán que se desvanezcan todos sus sueños. Sólo le quedará el consuelo de que “el comunismo desaparecerá algún día; la buena cocina, no”.

La película tiene una estructura narrativa —con continuos flash-back— , desde un estilo naïf a una acidez a veces bastante pesimista. Por otra parte, su edificio narrativo se cimenta sobre la exaltación individualista del hedonismo amable, de una alegría de vivir, delimitada casi exclusivamente por la cama y la mesa que encuadra la bella historia de amor. Leer más »



14 12 2009

http://www.guayabaverde.com/images/img_entradas/quino.jpg

http://blogs.laverdad.es/blogfiles/Libroscocina/laaventuradecomer7.jpg