Emocionante mensaje que nos envía Merce…….la alegría es doble, al formar profesionales que son mejores personas……muchas gracias

21 03 2011

Hoy he colgado mis libros. Ha acabado el curso para 2º de Cocina en el I.E.S. Valle de Aller ( bueno, en realidad nos quedan las F.C.T ) y me he puesto un poco triste.

Aún recuerdo cuando entré por primera vez en aquella enorme cocina y pensé que jamás sabría dónde estaban las cosas,pues bien, hoy lo sé hasta con los ojos cerrados. Atrás quedan los nervios de los exámenes, las noches en vela, las prisas, las carreras, los madrugones e incluso el agobio, pero todo esto será recordado con agrado.

Por esos buenos momentos, por ese café a las 8 de la mañana, o a las 3 de la tarde, cualquier momento era bueno para reunirnos a hablar, o para reirnos un rato en torno a ese café.

Yo jamás había oído palabras como “salmís”, o “patatas risoladas”o “bisquet” y tampoco sabía que el puré de lentejas se llamaran de una manera tan bíblica (Essaú) o que un plato típico tuviera un nombre tan malsonante como “sorropotún”.

También desconocía que las fuentes (esas para poner los filetes o el pescado) se llamaran submarinos ( a los que yo los rebauticé como tiburones) , que existieran unos grados llamados Baumé, o una tarta llamada casi como mi gata (Nelusko), que los almíbares tuvieran todos su punto, y de entre todos me quedaría con uno:”espejuelo”.
Hoy creo que haria todo esto sin mirar la receta.

Todo esto gracias a mis profesores:
Roberto, o el hombre de las prisas, su enorme meticulosidad, su exagerado perfeccionismo (eso que dicen que no existe ), su manera de enseñarnos y su preocupación porque todos aprendiéramos, jamás oí la palabra :organolépticos, hasta que él la pronunció (pensé, qué palabra más fea dentro de un mundo tan dulce).

Segundo, lo que me he reído , incluso creo que mis “patas de gallo” se las debo a él, a su buen humor, a sus “citas”, a sus películas. Siempre recordaré aquella maravillosa “carta de vinos ” que le salió a tan buen precio.

Victor: gracias, por esa manera de enseñar, por ese gusto por las cosas bien hechas. Gracias por involucrarnos en todos tus proyectos, por no enfadarte cuando las cosas no iban , o no sabíamos lo suficiente. Ya sabemos la diferencia entre un guiso y un estofado ( habrá álguien que aún no lo sepa ) y sobre todo por ese afán en hacer de nosotros unos buenos cocineros.

También un recuerdo para Dolores, Giorgina y Ana, nuestras profesoras del pasado año, y que sentaron en nosotros las bases para acabar este curso con éxito.

A mis compañeros, casi todos ellos unos críos, Miguel, Carmen, Paula, Mar, Coral, Miguel Angel y Pablo. Durante un tiempo todos nos acordaremos de todos, luego, como casi siempre, todo caerá en el olvido.

Me lo he pasado muy bien, ha habido momentos buenos y momentos muy malos, he reído, pero también he llorado. Pero nunca pensé disfrutar tanto “entre fogones”. Un saludo : Merce.