19 de Octubre, celebración del Desarme en Oviedo

14 10 2016

Ganar una batalla sin un solo disparo, valiéndose de cucharas y conquistando el estómago, merece ser conmemorado. Y así lo hace Oviedo y, por extensión, otras ciudades de España y del mundo, cada 19 de octubre.

La base histórica de un episodio de las Guerras Carlistas acontecido en Asturias en la primera mitad del siglo XIX ha devenido en una leyenda épica con versiones distintas, que no restan mérito a la pacífica victoria que originó la fiesta gastronómica del Desarme, “una de las más típicas y singulares de Oviedo y del norte de España”.

La más aceptada narra que allá por 1856 y a las afueras de Oviedo, uno de los bandos disfrutaba de una copiosa comida que tenía como plato principal garbanzos con bacalao y espinacas, descuido goloso que aprovechó el enemigo para birlarle las armas.

Otra interpretación remite al 18 de octubre de 1836, cuando Oviedo logró repeler el más fuerte de los ataques carlistas, tras lo que la ciudad conmemoró su victoria con un menú compuesto por garbanzos con bacalao, origen del plato principal del menú del Desarme.

Una más, es que los ovetenses, sin medios para repeler un ataque a la ciudad, dejaron entrar a los enemigos y les invitaron “a una comilona” con el consabido y contundente potaje, que les llevó al sopor y a la siesta, momento que aprovecharon para robarles el armamento.

Sea cual fuere el verdadero origen, los “carbayones” celebran el Desarme “desde antes de 1900, según los escritos”, cada 19 de octubre, comiendo un menú compuesto por cocido carmelitano (guiso de garbanzos con bacalao y espinacas), callos a la asturiana y arroz con leche.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  765  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image