EL CPEE SAN CRISTOBAL DE AVILÉS Y LA ESCUELA DE HOSTELERÍA DEL IES VALLE DE ALLER COCINAN LA ILUSIÓN

14 06 2017

Ayer martes, nos desplazamos al CEE San Cristóbal, de Avilés, para participar en una actividad junto a los alumnos de dicho centro……..albóndigas a la madrileña, torrijas, etc, basadas en la obra de Gloria Fuertes……y una foto que nos encanta, verlos disfrutar saboreando su trabajo, repitieron y nos llegaron muy adentro.
No queremos dejar de mencionar el trabajo y dedicación de su profesorado (maestras, educadores, cuidadores, conserje etc etc), todos compañeros nuestros que nos hacen sentirnos orgullosos de la ENSEÑANZA PÚBLICA.

El año pasado el CPEE San Cristobal de Avilés nos planteó una colaboración para desarrollar con su alumnado. Este año de nuevo contactaron con nosotros (en esta ocasión el motivo en el que trabajaban era Gloria Fuertes y realizamos alguna receta madrileña) y no lo dudamos ni un momento. Ayer martes allí que nos fuimos. Nos gusta dar a conocer la cocina, trabajar con entidades y colectivos de todo tipo porque las sinergias que se establecen nos enriquecen en lo profesional siempre pero en este caso MUCHO MÁS EN EL PLANO PERSONAL. Además, nuestro alumnado tiene la oportunidad de realizar una práctica real en una modalidad de la cocina profesional que cobra cada vez mayor auge y desarrollo: la cocina de colectividades.

Gracias al CPEE San Cristóbal de Avilés, a María Jesús que nos dió la oportunidad de repetir una jornada inolvidable, a Vanesa, Patri, José Luis (de 1º CFGM SERVICIOS EN RESTAURACIÓN), Omar, Llara, Bea (DE 2º CFGM DE COCINA) del IES Valle de Aller.

Pero sobre todo, y queremos resaltarlo, al alumnado del centro que nos demostró su capacidad de superación, ganas de aprender y curiosidad. Venciendo dificultades de todo tipo, supervisados por nuestro alumnado,se esforzaron amasando la carne,formando las albóndigas, enharinando las mismas y “alrededores”, ayudando a freirlas y poniéndolas en salsa. Después tocaron las torrijas, partir el pan, pasarlas por leche y huevo, freirlas y acabarlas con almibar y miel. ¡Ya somos Master Chef nos decían!

Por supuesto el fin de actividad no podía ser más rico y enriquecedor…¡COMÉRSELAS ENTRE RISAS Y REPITIENDO!

Nunca podremos agradecerles lo suficiente sus muestras de cariño y alegría.