Mañana martes, primer acto del programa BACK TO SCHOOL del IES Valle de Aller: Samuel Fernández Pérez, ex alumno de la Escuela de Hostelería del IES Valle de Aller

5 03 2018

El Remedio es el proyecto personal del joven chef Samuel Fernández, que adquiere, después de una interesante trayectoria junto a Martín Berasategui y Jesús Sánchez (Cenador de Amós) y tres años en las grandes cocinas de Italia (Uliassi, La Stiva, IlPagliaccio), la casona de sus sueños muy cerca de Ruiloba, el pueblo donde nació.

Así, en julio de 2011, El Remedio empieza a tomar forma, paso a paso: “Teníamos poco dinero y mucha ilusión. Lo hemos ido haciendo sala a sala hasta que hace escasos meses inauguramos el piso superior”, afirma Samuel, que cuenta con el apoyo de su pareja Caterina Santucci, también chef y propietaria. En la cocina, buen hacer y respeto por la materia prima, que se basa en productos locales o de proveedores amigos como el aromático limón de Ruiloba con el que realiza una compota inolvidable, unas rabas de calamar fresco con el rebozado perfecto y un toque de jengibre para aportar frescura, la excelencia de la vaca asturiana o pescado fresco que recoge para él un amigo de San Vicente de la Barquera. Pero la buena compra se acompaña de una impecable ejecución, con un foie con toque de cacao, unas croquetas –de jamón o de centollo– al estilo de su madre, semilíquidas en el interior, unos lomos de bonito a la plancha con tomatitos y soja, una cebolla rellena de lechazo de Mallorca o una ensaladilla rusa de carabinero. Sin estridencias ni rarezas, buscando un toque de imaginación y reforzando la presencia de un buen producto.

En contraste

Samuel y Caterina han sabido darle una calidez y familiaridad al restaurante que hace que uno se sienta como en casa. Y estas características se palpan especialmente en su zona de barra, donde han conseguido mantener vivo el espíritu de ese bar del pueblo, donde los lugareños subían a tomarse un vino y unas buenas rabas. Y así sigue siendo. Un contraste con el lujo que desprenden los salones, no tanto por su decoración (que también) sino por su cuidado servicio, atento, discreto y muy profesional. Más curiosidades en su carta de vinos, donde se pueden encontrar once referencias dedicadas al champagne y cuatro al cava, con dos piezas maestras como Salon y Cristal, lujos que superan los 300 euros. Txacoli en blanco o un Corial de Cangas en honor a la zona en una carta extensa con algunos guiños internacionales y los mejores y más prestigiosos tintos del país, con un L´Ermita o un Pingus del 10 para almas caprichosas.

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  1046  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image