Comer como un legionario (LNE)

6 10 2018

Degustación en Moreda del menú de los soldados romanos: caldo, focaccia y emparedados dulces

Carmen M. Basteiro Moreda (Aller) 06.10.2018 | 02:06

“Comer como un picador” es darle bien al diente, pero “comer como un legionario” es otro nivel. Y es que ser soldado del ejército romano en la Vía Carisa no era tarea fácil y había que coger fuerzas en la mesa: un buen caldo para entrar en calor, una focaccia de harina y un emparedado de frutos secos para dejar un sabor dulce. Con algunas licencias en los fogones, este es el menú perfecto para los soldados romanos que ayer elaboraron los alumnos de la Escuela de Hostelería del IES Valle de Aller. Hicieron un “show cooking” en la plaza de la Iglesia de Moreda, para conmemorar el Día de la Ruta de la Plata, y dieron a probar los platos. El veredicto del público fue que, si de esos sabores dependiera, salvarían al César de los leones: “Estos romanos se cuidaban bien”.

Fernando y Pablo García preparan las bandejas de una suerte de empanada para los comensales: “Es una focaccia, una receta sencilla pero con mucho sabor”, explicó Víctor Pérez, docente de la escuela. La masa es de harina, y está rellena de aceitunas. “Es fácil de hornear y puede ser un alimento muy energético, según el relleno con el que se complemente”, explicó Segundo Riesco, jefe del departamento de Cocina.

Muchas especias. A los romanos, señaló Riesco, les gustaba jugar con los sabores en la cocina. Es por eso que el caldo de carne para calentarse en La Carisa llevaba orégano y albahaca. “También bebían vino con muchas especias, eran una de las claves de su cocina”, aseguró. Y el postre: unas empanadillas rellenas de frutos secos y miel. Un dulce a prueba de batalla: “Seguro que lo comieron antes de vencer a los astures”, bromearon los alumnos de la escuela.

De buen comer y de buen beber. Aunque ayer, los tragos los sirvieron los astures. Una bebida con zumo de manzana, sidra y licor de manzana: “Es similar a lo que podían beber los astures, pero modernizado”, afirmó la profesora Natalia García. Sabas Ruiz, alumno de Servicios en Restauración, fue el encargado de rellenar las copas para que nadie se quedara con sed. Sus compañeros las repartieron entre el público.

Fueron muchos los que comieron y bebieron como legionarios. Carmen Laso y Margarita Nespral, dos amigas de Moreda, degustaron de buena gana todos los platos: “Está realmente bueno”, afirmaron tras terminar sendos trozos de focaccia. Los dulces también les gustaron a sus acompañantes, Manuel Castañón y José Antonio García: “No conocíamos este postre, pero con esto coge fuerzas cualquiera”, bromearon. Junto a ellos, Mónica Barragán y el pequeño Illán también se dejaron sorprender por la gastronomía de las legiones: “Yo quiero otra”, dictaminó el niño, muy serio, tras terminar su emparedado.

La pregunta definitiva para saber si los romanos vencieron ayer por el paladar: “¿Está mejor que la fabada?”. “No, eso no. Lo nuestro ye lo nuestro”, sentenció Carmen Laso. Al menos una que se resiste a las legiones.

Enlace LNE:  https://www.lne.es/cuencas/2018/10/06/comer-legionario/2359442.html

Estadísticas Este artículo ha sido visitado  15  veces


Acciones

Informaciones

Enviar un comentario


*
Para demostrar que eres un usuario (no un script de spam), introduce la palabra de seguridad mostrada en la imagen.
Anti-Spam Image